Herramientas para un pensamiento crítico (VII): Entendiendo el sesgo del optimismo

Print Friendly, PDF & Email

También conocida como la Ilusión de Invulnerabilidad.

Aunque a menudo nos gusta pensar en nosotros mismos como altamente racionales y lógicos, los investigadores han descubierto que el cerebro humano es a veces demasiado optimista para su propio bien. Si se le pidió que estimara qué tan probable es que experimente un divorcio, una enfermedad, la pérdida del trabajo o un accidente, es probable que subestime la probabilidad de que tales eventos alguna vez afecten su vida. Esto se debe a que su cerebro tiene un sesgo de optimismo incorporado. El fenómeno también se conoce como “la ilusión de la invulnerabilidad”, “optimismo irrealista” y “fábula personal”.

Este sesgo nos lleva a creer que es menos probable que suframos de una desgracia y más probable que alcancemos el éxito de lo que la realidad sugiere. Creemos que viviremos más tiempo que el promedio, que nuestros hijos serán más inteligentes que el promedio y que tendremos más éxito en la vida que el promedio.

Pero por definición, no todos podemos estar por encima de la media.

El sesgo del optimismo es esencialmente una creencia errónea de que nuestras posibilidades de experimentar eventos negativos son menores y nuestras posibilidades de experimentar eventos positivos son mayores que las de nuestros compañeros. Este fenómeno fue descrito inicialmente por Weinstein (1980), quien encontró que la mayoría de los estudiantes universitarios creían que sus posibilidades de desarrollar un problema con la bebida o de divorciarse eran menores que las de otros estudiantes. Al mismo tiempo, la mayoría de estos estudiantes también creían que sus probabilidades de obtener resultados positivos, como ser dueño de su propia casa y vivir hasta una edad avanzada, eran mucho mayores que las de sus compañeros.

El impacto del sesgo del optimismo

El sesgo del optimismo no significa que tengamos una visión demasiado soleada de nuestras propias vidas. También puede conducir a una toma de decisiones deficiente, que a veces puede tener resultados desastrosos. Las personas pueden saltarse el examen físico anual, no usar el cinturón de seguridad, no agregar dinero a su cuenta de ahorros para emergencias o no ponerse bloqueador solar porque creen erróneamente que tienen menos probabilidades de enfermarse, de tener un accidente, de necesitar dinero extra o de tener cáncer de piel.

La neurocientífica cognitiva Tali Sharot, autora de The Optimism Bias: A Tour of the Irrationally Positive Brain (El sesgo del optimismo: un recorrido por el cerebro irracionalmente positivo), señala que este sesgo está muy extendido y se puede observar en culturas de todo el mundo. Sharot también sugiere que mientras que este sesgo de optimismo a veces puede llevar a resultados negativos como involucrarse tontamente en conductas de riesgo o tomar malas decisiones sobre su salud, también puede tener sus beneficios. Este optimismo mejora el bienestar al crear una sensación de anticipación sobre el futuro. Si esperamos que sucedan cosas buenas, es más probable que seamos felices. Este optimismo, explicó también en una charla TED de 2012, puede actuar como una profecía autocumplida. Al creer que tendremos éxito, las personas tienen más probabilidades de tener éxito.

El optimismo también nos motiva a perseguir nuestros objetivos. Después de todo, si no creíamos que podíamos lograr el éxito, ¿por qué nos molestaríamos en intentarlo? Los optimistas también son más propensos a tomar medidas para proteger su salud, como hacer ejercicio, tomar vitaminas y seguir una dieta nutritiva.

Entonces, ¿por qué estamos tan orientados hacia el optimismo? Los expertos creen que nuestros cerebros pueden estar conectados evolutivamente para ver el vaso medio lleno.

Los investigadores han sugerido varias causas que llevan al sesgo del optimismo, incluyendo factores cognitivos y motivacionales. Cuando evaluamos nuestros riesgos, comparamos nuestra propia situación con la de otras personas, pero también somos egocéntricos. Nos enfocamos en nosotros mismos en lugar de mirar de manera realista cómo nos comparamos con los demás.

Pero también estamos muy motivados para ser tan optimistas. Al creer que es poco probable que fallemos y que tenemos más probabilidades de tener éxito, tenemos mejor autoestima, niveles de estrés más bajos y un mejor bienestar general.

Factores que hacen que el sesgo del optimismo sea más probable que ocurra

  • Es más probable que los eventos poco frecuentes se vean influenciados por el sesgo del optimismo. La gente tiende a pensar que es menos probable que se vean afectados por cosas como huracanes e inundaciones simplemente porque generalmente no son eventos cotidianos.
  • Las personas experimentan más el sesgo del optimismo cuando piensan que los eventos están bajo el control e influencia directa del individuo. Como Sharot describió en su charla sobre TED, no es que la gente crea que las cosas funcionarán mágicamente, sino que piensan que tienen las habilidades y los conocimientos para hacerlo.
  • El sesgo de optimismo es más probable que ocurra si el evento negativo se percibe como poco probable. Si, por ejemplo, una persona cree que contraer cáncer de piel es muy raro, es más probable que sea poco realista y optimista sobre los riesgos.

Factores que disminuyen la incidencia del sesgo de optimismo

  • Las investigaciones también han demostrado que las personas que están deprimidas o ansiosas son menos propensas a experimentar el sesgo del optimismo.
    En realidad, experimentar ciertos eventos puede reducir el sesgo del optimismo.
    Las personas son menos propensas a experimentar el sesgo del optimismo cuando se comparan con seres queridos muy cercanos, como amigos y familiares.
  • Aunque los investigadores han intentado ayudar a las personas a reducir el sesgo del optimismo, particularmente para promover conductas saludables y reducir las conductas de riesgo, han encontrado que reducir o eliminar el sesgo es en realidad increíblemente difícil.
  • En estudios que incluyeron intentos de reducir el sesgo de optimismo a través de acciones tales como educar a los participantes sobre los factores de riesgo, alentar a los voluntarios a considerar ejemplos de alto riesgo, y educar a los sujetos y por qué estaban en riesgo, los investigadores han encontrado que estos intentos condujeron a pocos cambios y en algunos casos en realidad aumentaron el sesgo de optimismo. Por ejemplo, contarle a alguien los riesgos de morir por un hábito en particular, como fumar, en realidad puede hacer que crea que no se verá afectado negativamente por el comportamiento.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Herramientas, Pensamiento crítico. Bookmark the permalink.

Comments are closed.