Herramientas para un pensamiento crítico (XIII): Cómo el sesgo actor – observador afecta la manera en que interactuamos con la gente

Print Friendly, PDF & Email

El sesgo actor-observador es un término de la psicología social que se refiere a la tendencia a atribuir las propias acciones a causas externas, mientras que se atribuye el comportamiento de otras personas a causas internas. Es un tipo de sesgo atribucional que juega un papel en la forma en que percibimos e interactuamos con otras personas. Esencialmente, las personas tienden a hacer diferentes atribuciones dependiendo de si son el actor o el observador en una situación.

Sesgo Actor-Observador

El sesgo actor-observador tiende a ser más pronunciado en situaciones en las que los resultados son negativos. Por ejemplo, en una situación en la que una persona experimenta algo negativo, el individuo a menudo culpa a la situación o circunstancias. Cuando algo negativo le sucede a otra persona, las personas a menudo culpan al individuo por sus elecciones, comportamientos y acciones personales.

Por ejemplo, cuando un médico le dice a alguien que sus niveles de colesterol están elevados, el paciente puede culpar a factores que están fuera de su control, como las influencias genéticas o ambientales. Pero, ¿qué pasa cuando alguien más descubre que sus niveles de colesterol son demasiado altos? En tales situaciones, la gente lo atribuye a cosas como la mala alimentación y la falta de ejercicio. En otras palabras, cuando nos pasa a nosotros, está fuera de nuestro control, pero cuando le pasa a alguien más, es todo culpa suya.

Los investigadores han encontrado que las personas tienden a sucumbir a este sesgo con menos frecuencia con personas que conocen bien, como amigos cercanos y miembros de la familia. ¿Por qué? Debido a que tenemos más información sobre las necesidades, motivaciones y pensamientos de estos individuos, es más probable que tengamos en cuenta las fuerzas externas que impactan el comportamiento.

Entendiendo el sesgo Actor-Observador

Entonces, ¿qué causa el sesgo actor-observador? Una posible razón es que cuando las personas son los actores de una situación, no pueden ver sus propias acciones. Sin embargo, cuando son los observadores, pueden observar fácilmente el comportamiento de otras personas. Debido a esto, es más probable que las personas consideren las fuerzas de la situación cuando atribuyen sus propias acciones, pero se enfocan en las características internas cuando explican los comportamientos de otras personas.

Por ejemplo, imagina que tu clase se está preparando para hacer un gran examen. Usted no observa sus propias conductas de estudio (o la falta de ellas) antes del examen, sino que se concentra en las variables situacionales que afectaron su desempeño en la prueba. La habitación estaba caliente y congestionada, su lápiz se rompía, y el estudiante a su lado seguía haciendo ruidos que distraían durante todo el examen. Cuando usted obtiene sus resultados y se da cuenta de que lo hizo mal, culpa a esas distracciones externas por su pobre desempeño en lugar de reconocer sus malos hábitos de estudio antes de la prueba.

A uno de tus amigos también le fue bastante mal, pero inmediatamente te das cuenta de que a menudo se salta las clases, nunca lee su libro de texto y nunca toma notas. Ahora que usted es el observador, las atribuciones que usted hace un cambio para centrarse en las características internas en lugar de las mismas variables situacionales que usted se siente contribuido a su propia puntuación de la prueba por debajo de la norma.

¿Qué impacto tiene?

Obviamente, el sesgo actor-observador puede ser problemático y a menudo conduce a malentendidos e incluso a discusiones.

“En un argumento, puede ser común que ambos lados se vean a sí mismos como respondiendo a lo que el otro hace. “¡Él empezó!” es una queja común, a menudo escuchada en ambos lados, porque cada lado atribuye su propio comportamiento a la situación, pero el comportamiento de los otros a sus rasgos y otras disposiciones”, explican los autores Baumeister y Bushman en su libro Psicología Social y Naturaleza Humana. “Parece natural inferir que están luchando porque son malos, mientras que nosotros estamos luchando porque nos atacaron. O, en las palabras más simples del jugador profesional de hockey Barry Beck en una pelea que estalló en un juego, “Sólo tenemos una persona a quien culpar, y esa es a la otra'”.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Herramientas. Bookmark the permalink.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.