Sociedad

Introducción a la democracia líquida

Print Friendly, PDF & Email

por Jim Ruth

Si bien el texto menciona a Estados Unidos puede aplicarse a cualquier país.

Las instituciones democráticas de Estados Unidos son incapaces de hacer frente a los principales desafíos de hoy. Estamos divididos en equipos rojos (republicanos|conservadores) y azules (demócratas|progresistas) confusos e incoherentes que no logran abordar las necesidades y deseos reales de la gente. En lugar de enfrentar los graves problemas locales, estatales, nacionales y globales que tenemos ante nosotros, desde el deterioro de la infraestructura hasta el cambio climático, la deuda nacional cada vez mayor y la desigualdad de ingresos cada vez mayor, nos atascamos y echamos a perder el camino.

Una alternativa a la política de equipos rojos (republicanos|conservadores) y azules (demócratas|progresistas) se conoce como “Democracia líquida“. También llamada “democracia delegativa” o “democracia por poder (proxy)“, la democracia líquida combina elementos de democracia directa y representativa. Permite a las personas votar directamente o asignar su voto a personas u organizaciones en las que confían. La democracia líquida está diseñada para canalizar y aprovechar la experiencia colectiva que necesitamos, para resistir la corrupción del dinero en la política y para aumentar el sentido de participación política con una mayor aceptación de las decisiones.

Este ensayo explora la forma en que funciona, sus probables beneficios y los desafíos para su implementación.

Democracia: un resumen rápido

En la democracia directa, la forma original de democracia, todos tenían un voto en cada tema. Se practicaba en la antigua Atenas, solo por terratenientes masculinos, y todavía se usa hoy en la reunión de la ciudad de Nueva Inglaterra. Pero la democracia directa no escala. En un país del tamaño de Estados Unidos (por ejemplo), con más de 230 millones de personas en edad de votar, la democracia directa es inviable. Incluso si fuera técnicamente posible, no es razonable esperar que la mayoría de los votantes puedan tomar decisiones informadas sobre cada tema.

En lugar de la democracia directa, Estados Unidos (y muchos otros paises) hace tiempo que hace uso de la democracia representativa. Aquí, todos los votantes en una jurisdicción geográfica predefinida votan por un representante de esa jurisdicción donde el ganador se lo lleva todo. Este representante luego emite votos en nombre de cada votante en esa jurisdicción sobre cada tema. Una vez que se elige al representante, los votantes no pueden reclamar ni redirigir su voto hasta la próxima elección. Y los que votan por el candidato perdedor no tienen voz en absoluto.

Democracia líquida: cómo funciona

La democracia líquida es un híbrido escalable y tecnológicamente habilitado de democracia directa y representativa. Permite a los votantes, en la medida en que lo deseen, votar por sí mismos en algunos o todos los temas, o delegar su voto en quien elijan. Además de otras personas, los delegados también pueden ser organizaciones sin fines de lucro, como el Sierra Club o la NRA.

Como se muestra a continuación, algunos votantes, los de color naranja, emiten sus votos directamente sobre un tema. Pero la mayoría de los votantes, que se muestran en verde, delegan su voto en una persona u organización de la que confían que representará efectivamente sus puntos de vista.

Los atributos clave de la democracia líquida:

  • Cada votante tiene el derecho y la capacidad de votar sobre todos los temas. En este sentido, La democracia líquida es una forma de democracia directa voluntaria. Ees decir, aquellos que deseen pueden involucrarse, educarse, y votar en cualquiera o en todos los temas.
  • La mayoría de las personas, sin embargo, no tendrán la experiencia o el tiempo necesarios para informarse sobre una amplia gama de cuestiones. Por lo tanto, cada votante tiene la opción de delegar su poder, en cada tema de votación, a otra persona u organización, es decir, a un delegado que elija el votante. Tal delegado presumiblemente tendrá más experiencia, interés o longevidad en el tema en cuestión y el votante confiará en él.
  • En lugar de votar sobre un tema, una persona u organización a la que se le ha otorgado el poder de otra persona puede transmitir, a otro delegado, tanto su propio poder como el de todos los demás que lo hayan elegido.
  • En cualquier momento, un votante puede retirar su poder y reasignarlo a otro delegado o votar directamente. Por ejemplo, suponga que el delegado que ha elegido para cuestiones ambientales cambia repentinamente de pro-solar a pro-fracking. Luego, votaría usted mismo directamente o reasignaría su poder a un delegado más alineado con sus preferencias.
  • Para mantener las cosas manejables, la amplia gama de problemas que enfrentan los votantes se dividirá en algo del orden de 20 áreas temáticas. Ejemplos de posibles áreas de problemas incluyen defensa, medio ambiente, libertades civiles, atención médica y educación, entre otros.

    Si el votante en el gráfico a continuación le ha dado su poder (proxy) de “defensa” a su tío Charlie, un comandante del ejército, no necesitaría tomar una decisión por separado cada vez que surgiera un problema de defensa. Pero si no está contento con la forma en que el tío Charlie está votando en asuntos de defensa, puede retirar su poder en cualquier tema específico y votar por sí misma, o transferir su poder de “defensa” completo a un delegado diferente.

Beneficios e importancia

Además de ser más democrática que las formas anteriores de democracia, la democracia líquida proporcionaría múltiples beneficios importantes. Cuatro de los más importantes son:

  • Mejor toma de decisiones
  • Aumento de las tasas de participación ciudadana, propiedad y participación de los votantes
  • Alineación más granular de los votantes con la toma de decisiones
  • Reducción de la poderosa influencia corruptora del dinero en la política

En primer lugar, las soluciones superiores y más innovadoras se derivarían de la experiencia de delegados conocedores . Por ejemplo, en una decisión sobre la adquisición de un nuevo avión de combate de la Fuerza Aérea, un grupo de votantes podría estar representado por una organización de pilotos retirados y actuales de la Fuerza Aérea, mientras que otro grupo de votantes podría estar representado por delegados conocidos por sus críticas al desperdicio. e ineficiencia en las adquisiciones militares. Se podría esperar que la dinámica entre estos grupos de interés de buena fe produzca un diálogo mucho más fructífero que el sistema legislativo actual, que está dominado por el clientelismo, el afán de lucro y el posicionamiento ideológico.

Por lo tanto, las elecciones confiables hechas por los votantes que seleccionan delegados informados servirían para canalizar y reforzar la experiencia real en el proceso de toma de decisiones, lo que resultaría en mejores decisiones en general. Dicho de otra manera, podríamos trabajar para regresar a un proceso de toma de decisiones políticas basado principalmente en la realidad, la experiencia y los hechos, en contraposición a uno basado en intereses especiales, ignorancia y corrupción.

En segundo lugar, veríamos una mayor participación ciudadana, un sentido de propiedad y mayores tasas de participación en el voto .

En nuestro sistema actual, muchas personas creen que cómo se sienten y lo que quieren simplemente no importa. Incluso en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, menos del 60% de los que tienen derecho a votar lo hacen actualmente.

Sabiendo que sus propios intereses y preferencias están siendo atendidos por sus propios delegados de confianza elegidos a dedo, las personas sentirían un mayor sentido de propiedad en el proceso de gobernanza. Tendrían más interés, prestarían más atención y participarían de una manera que, para cada votante, sería más significativa y acorde con sus propios ritmos personales. Incluso los ciudadanos que se mantuvieran mínimamente comprometidos políticamente, tal vez simplemente restableciendo sus representantes en las áreas de problemas principales cada año o dos, experimentarían un mayor sentido de propiedad del proceso de gobernanza, con solo una pequeña inversión de tiempo.

En tercer lugar, bajo la democracia líquida, las personas experimentarían un mayor sentido de alineación e influencia granular sobre su gobierno.

Por ejemplo, la democracia representativa en los Estados Unidos hoy obliga a los votantes a elegir representantes del Equipo Rojo (republicanos|conservador) o del Equipo Azul (demócratas|progresista) que inevitablemente no se ajustan a todo el perfil de intereses y preferencias de cualquier votante dado. Supongamos que alguien es socialmente progresista pero fiscalmente conservador. En este momento, tiene una decisión difícil: puede votar por un republicano para honrar sus valores fiscales pero comprometer su postura socialmente progresista, o votar por un demócrata con el efecto contrario. Ninguno es satisfactorio.

Bajo la democracia líquida, alguien puede hacer ambas cosas: otorgar su poder a los delegados progresistas en temas sociales y al mismo tiempo otorgar su poder en temas económicos a una persona fiscalmente conservadora o una organización sin fines de lucro. Con las preferencias e inquietudes representadas de una manera más matizada y precisa, los ciudadanos más felices y comprometidos participarían en mayor medida.

Además, considere los casos en los que el Equipo Azul o el Equipo Rojo dominan por completo el proceso legislativo, por ejemplo, la abrumadoramente demócrata de California o la abrumadoramente republicana Wyoming. Ya no habría una situación binaria en la que las personas que respaldan al partido minoritario se encuentren en el lado perdedor de todos los problemas. En cambio, encontrarían sus preferencias ganando al menos parte del tiempo, algo que a todos les gusta.

Cuarto, la democracia líquida proporcionaría una forma de limitar la poderosa influencia corruptora en nuestra política actual de dinero, cabildeo (lobby) y la puerta giratoria. Dado que todos los votantes podrían votar directamente o dar su poder a un delegado en el que confían y prefieren, los motivos económicos egoístas que a menudo contaminan nuestro proceso actual de toma de decisiones se mitigarían.

En lugar de solo 535 senadores y congresistas para potencialmente subvertir, bajo la democracia líquida habría millones de delegados en muchas áreas temáticas, lo que haría que la corrupción fuera mucho más difícil y costosa. El miembro del personal retirado del Congreso que se convierta en un cabildero de una gran empresa de fabricación de defensa ya no tendría tanta influencia en la toma de decisiones de los aviones de combate, ya que tener el oído de los miembros del Congreso ya no sería desproporcionadamente útil.

Retos y obstáculos potenciales

Para que la democracia líquida funcione en Estados Unidos (y en otros países), el primer desafío obvio es diseñar una plataforma de software adecuadamente robusta, segura y fácil de usar. El software necesario debe diseñarse e implementarse cuidadosamente para que sea fácil de usar, escalable y lo más seguro posible. Afortunadamente, como lo demuestra la implementación exitosa de varias plataformas de software de democracia líquida de código abierto en Europa, los desafíos técnicos no son demasiado abrumadores. Combinado con los avances en áreas como las criptomonedas y el blockchain, es probable que se pueda construir o perfeccionar una plataforma de software funcional con relativa rapidez, quizás en cuestión de meses. Puede encontrar una lista del software existente aquí.

Otro desafío tiene que ver con la posibilidad de privar de sus derechos a los votantes que no están conectados actualmente. Con la democracia líquida necesariamente basada en una plataforma computarizada, aquellos que no están actualmente en línea podrían perder efectivamente su voto. Aproximadamente el 15% de los estadounidenses no se conecta ni utiliza Internet, un número que se ha mantenido estable, por lo que habría que establecer formas de darles acceso para votar y delegar. Por ejemplo, las bibliotecas públicas podrían tener terminales diseñados para este propósito.

Otro problema a tener en cuenta es la psicología de la masa y los circuitos de retroalimentación descontrolados. La caricatura a continuación muestra a todos los perros en una balsa salvavidas levantando una pata para afirmar la orden de su líder de comerse toda la comida para perros rescatada de inmediato. ¡Mala decisión! Como muestran libros como Extraordinary Popular Delirions y Madness of Crowds, los seres humanos son bastante capaces de desarrollar delirios masivos, por lo que no es demasiado difícil imaginar una idea terrible ganando credibilidad y extendiéndose rápidamente a través del proceso de delegación de poderes. Imagínese lo que podría haber sucedido si en la semana posterior al 11 de septiembre de 2001 se votara una importante legislación que restringiera las libertades civiles.

Un enfoque para este desafío es hacer que la plataforma de software Liquid Democracy incorpore niveles de viscosidad , es decir, formas de ralentizar el proceso general y requerir la reconsideración y confirmación de decisiones que posiblemente se tomen apresuradamente. Por ejemplo, podría haber un período de espera obligatorio desde la introducción de una resolución hasta la votación. Y para la legislación importante, podría haber un requisito para una segunda votación que confirme treinta o sesenta días después de la primera. De esta manera, las cosas podrían ralentizarse lo suficiente como para que los votantes reasignen sus poderes o reclamen su voto por sí mismos en una legislación verdaderamente importante o equivocada.

Un problema relacionado se refiere a las protecciones de la “tiranía de la mayoría”. Los Fundadores de esta nación tenían razón al tener una Declaración de Derechos y al organizar la protección de las opiniones de las minorías. Además de que la viscosidad juega un papel en la ralentización de las cosas, se podrían requerir super mayorías para ciertos tipos de acciones, como las que limitan las libertades civiles o las declaraciones de guerra.

Conclusión y próximos pasos

La democracia líquida puede reunir lo mejor de la democracia representativa y directa en el medio social y tecnológico moderno. Nos permite abordar problemas aparentemente insolucionables, como la influencia corruptora del dinero, el cabildeo y la puerta giratoria, al mismo tiempo que nos permite aprovechar la confianza y la experiencia para aumentar la participación de los votantes y tomar mejores decisiones en general. Aumentaría el sentido de participación y propiedad de nuestro gobierno por parte de sus ciudadanos, incluso aquellos mínimamente comprometidos en seguir la política.

¿Cómo podemos realmente llevar la democracia líquida a Estados Unidos (y a otros países) de una manera que pueda funcionar y marcar la diferencia? Hay dos pasos clave que deben seguirse.

El primero es comprender el concepto básico y ayudar a difundir el mensaje. Si encuentra útil este ensayo, compártalo en sus cuentas de redes sociales y envíelo por correo electrónico a sus amigos interesados ​​en la política.

Tenga en cuenta que este artículo presenta una descripción general del concepto de democracia líquida. No solo se ha omitido necesariamente una gran cantidad de detalles, sino que cualquier instanciación del mundo real probablemente diferirá de esta descripción general de algunas maneras significativas.

Dicho esto, el segundo paso clave es encontrar una manera de incorporar una versión bien pensada de la democracia líquida en nuestro sistema político actual.

Fuente: Medium

A %d blogueros les gusta esto: