La importancia de las contraseñas y cómo usar un software para gestionarlas, en un divertido vídeo

Print Friendly, PDF & Email

Un programa de la televisión australiana llamado The Checkout ha grabado este pequeño episodio titulado simplemente Contraseñas (Passwords) donde se explican algunas ideas genéricas acerca de las contraseñas: divulgación con un toque de humor y muy buena producción – me recordó a Adam Ruins Everything. De hecho dicen que es probablemente la forma más humana de explicar algo que a veces resulta demasiado complicado o es directamente incomprensible.

Entre los consejos sobre las contraseñas están los más habituales (que no sean obvias, no repetirlas de un servicio a otro) y algunas técnicas (generar una frase a modo de clave). Se explican el porqué y el cómo, de modo que todo acaba teniendo sentido: cuatro palabras al azar (Apuesto Trombón Minotauro Contable) puede equivaler a ApTrMiCo que ya es única y más difícil de adivinar… Eee, bueno casi siempre.

También se explica para qué sirven y cómo usar los gestores de contraseñas: pequeñas aplicaciones que a lo Mary Poppins (gran «estrella invitada») guardan todas las contraseñas que se necesitan en el día a día bajo una clave maestra, que puede ser por ejemplo una de esas frases complicadas. Entre los gestores de contraseñas que se mencionan están:

Algunos son gratuitos –al menos en versión de pruebas– pero en general no muy caros. (Me extrañó que olvidaran 1Password, que también es bueno).

Aparte de esto lo más recomendable es usar los sistemas de autenticación de dos factores (2FA) que permiten hoy en día casi todos los servicios importantes – y que simplemente requieren una segunda contraseña de «confirmación» que llega a través del móvil o similar.

Los más indómitos pueden recurrir a trucos de viejo lobo a lo Bruce Schneier – guardarlas en papel en la cartera, el típico lugar donde no miras nadie salvo tú mismo y que te darías cuenta rápido si te lo birlaran… E incluso guardar algunas en Password Safe, un software que escribió él mismo.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.