La información científica es la clave de la democracia

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

por Scott McKenzie

Recientemente, funcionarios de alto rango del gobierno del presidente Donald Trump dieron a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) una selección de palabras comunes que estaba prohibido utilizar en los borradores de solicitudes de presupuesto.

La lista circulada incluía “diversidad“, “basada en la evidencia” y “basada en la ciencia“.

La lucha contra las enfermedades infecciosas es una tarea difícil, pero obstaculizar la capacidad de organizaciones como el CDC para explicar sus funciones básicas nos perjudica a todos.

Pero esto está lejos de ser un incidente aislado.

Después del huracán María, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias de EE. UU. Eliminó estadísticas clave en su página web sobre el porcentaje de puertorriqueños que vivían sin agua potable y electricidad, junto con otras medidas clave de recuperación.

Esto hizo difícil juzgar la efectividad de los esfuerzos de recuperación, incluso si los números fueron restaurados más tarde. Tres semanas después de la tormenta, el 35 por ciento de los residentes no tenían acceso a agua potable y algunos incluso bebían agua de los sitios tóxicos.

Ahora, el territorio está reexaminando el número de muertes informadas debido al huracán María, y sugiere que los números oficiales deben ser revisados, es decir, 10 veces más personas han muerto de las reportadas.

Estos eventos resaltan la hostilidad de la administración Trump hacia la ciencia y su lucha contra el derecho del público a la información científica.

El presidente Donald Trump arroja toallas de papel a una multitud en Guaynabo, Puerto Rico el 3 de octubre de 2017, donde también elogió los esfuerzos de ayuda de su administración, a pesar de las agudas críticas sobre la respuesta federal. (AP Photo / Evan Vucci)

Necesitamos todas las herramientas que podamos obtener para abordar la desigualdad ambiental y económica que sienten muchos en todo el mundo. El conocimiento es un componente clave.

La democracia depende de que los ciudadanos tengan conocimiento y sean parte del proceso de toma de decisiones ambientales: el hecho de que se los excluya resulte en brechas crecientes entre los que están protegidos y los que no.

La clave de la participación pública

El exsecretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, es bien conocido por su descripción de los conocimientos conocidos, las “cosas que sabemos que sabemos” y las incógnitas desconocidas, “las que no sabemos que no conocemos“.

Esta segunda parte es el reino de la ciencia. Explorando, buscando, encontrando. Pero, como vimos en numerosas ocasiones en 2017, hoy nos cuesta mantener el catálogo de lo que sabemos.

Estos son los detalles que necesita el público para poder involucrarse e informarse, participar en el proceso de toma de decisiones y ser capaz de trasladar su concentración y energía colectiva a donde más se necesita. Esta información es fundamental para responsabilizar a todos los funcionarios electos, desde el alcalde de una pequeña ciudad hasta el primer ministro o presidente, un punto clave en una democracia.

Los derechos del público al conocimiento y a participar en el proceso de toma de decisiones ambientales se describen en la Convención de Aarhus. Aunque ni Estados Unidos ni Canadá son signatarios de la convención, el ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, dijo que su “significado … es global … la empresa más ambiciosa en el área de la democracia ambiental“. Los Estados tienen la obligación de recopilar y difundir hechos “importantes en la elaboración de las principales propuestas de política ambiental“.

El valor de un público informado

Solo cuando el público conoce la información ambiental, puede actuar.

Vimos que en la década de 1970 cuando la preocupación por el creciente agujero de ozono y su relación con un mayor riesgo de cáncer de piel despertó la opinión pública y dio como resultado el innovador Protocolo de Montreal, el tratado internacional que elimina la producción de sustancias que agotan la capa de ozono.

Y lo vimos en Canadá cuando la administración Harper cortó el censo de larga trayectoria y no se contabilizaron vastas áreas del país. Esta información vital ya no estaba disponible para nadie, incluidos los grupos comunitarios y las empresas que dependen de información confiable para planificar sus enfoques para abordar nuestros problemas clave.

El conocimiento aumenta el rendimiento de cuentas

Conocer los hechos ambientales también es clave para responsabilizar a nuestros funcionarios públicos.

La situación del agua potable en Puerto Rico se hace eco de la historia de Flint, Michigan. Allí, el público fue excluido de la decisión de ahorrar dinero de la ciudad para cambiar la fuente de su agua potable.

Veronica Robinson extrae sangre de Zyontae Looney, de 7 años, en una clínica de pruebas de plomo. Miles de padres en Flint, Michigan, han hecho que sus hijos sean evaluados en clínicas gratuitas, ya que se dieron cuenta de que el agua se había contaminado con plomo. (AP Photo / Mike Householder)

La medida dio lugar a una crisis masiva de salud pública que continúa desarrollándose. Más de un año después, los residentes de Flint todavía se ocupan de agua contaminada. Cinco personas relacionadas con la decisión han sido acusadas de homicidio involuntario.

Tanto en Flint como en Puerto Rico, las fallas de las políticas públicas se relacionaron con la falta de apertura en torno al acceso público a la información. ¿Cómo se puede evaluar la política en ausencia de un hecho científico?

Como ha demostrado mi propio trabajo de campo en Sudáfrica, cuando los miembros del público tienen problemas para acceder a la información científica y al proceso de participación pública, pueden recurrir al sistema legal. Sin embargo, las leyes que respaldan el derecho del público son esenciales.

Nuestro futuro – cambio climático y ciencia

En el futuro, nuestra respuesta al cambio climático será fundamental para determinar qué ocurre con las personas más vulnerables del mundo. Hasta hace poco, la mitigación del cambio climático se ha discutido principalmente en la escena mundial, pero pronto pasará de ser un tema internacional a uno que afecte a comunidades grandes y pequeñas.

Los impactos del cambio climático son numerosos y aumentarán la desigualdad de muchas maneras. Las economías desestabilizadas perderán puestos de trabajo poco calificados, el aumento del nivel del mar obligará a muchos a moverse, y períodos más largos de calor severo crearán una mayor demanda de aire acondicionado, lo que afectará a las redes eléctricas, agregará gases de efecto invernadero a la atmósfera y liberará más calor a la atmósfera.

Estos resultados son más fácilmente capeados por individuos y familias adineradas, pero podrían ser desastrosos para quienes viven con bajos ingresos.

Poco después de la toma de posesión de Trump en enero de 2017, la administración de EE. UU. Comenzó a neutralizar las referencias a los impactos bien documentados del cambio climático. Estas acciones fueron rechazadas por muchas ciudades, incluida Chicago.

“La administración Trump puede intentar borrar décadas de trabajo de científicos y empleados federales sobre la realidad del cambio climático, pero esconder la cabeza en la arena no borra el problema”, dijo el alcalde de Chicago Rahm Emanuel en ese momento.

La ciencia puede ayudar al público a abordar un futuro incierto. Solo una política de apertura garantizará un compromiso compartido de igualdad para todos.

Share Button
This entry was posted in Artículos, Ciencia, DD.HH., Medioambiente, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.