Tecnología (general)

La privacidad es importante incluso si “no tienes nada que ocultar”

Print Friendly, PDF & Email

A la gente no parece importarle la privacidad en línea. Si no tienen “nada que ocultar”, ¿por qué deberían hacerlo? Sin embargo, esta idea de esconderse es fundamentalmente defectuosa.

La privacidad es un derecho humano, como cualquier otro. ¿Por qué demonios renunciarías a eso? La famosa (y algo obligatoria) cita de Edward Snowden, el denunciante de la NSA:

Argumentar que no le importa el derecho a la privacidad porque no tiene nada que ocultar no es diferente a decir que no le importa la libertad de expresión porque no tiene nada que decir.

La cuestión de la privacidad no se trata de esconderse, se trata de compartir. No es que no tenga nada que ocultar, simplemente no tengo nada que quiera compartir, especialmente sin saberlo. Toda esta narrativa de que la privacidad es solo para personas viles es impulsada por aquellos que claramente se preocupan mucho por la privacidad. Mark Zuckerberg gastó decenas de millones de dólares comprando las casas que rodeaban su casa, por ejemplo. La ironía es dolorosa.

A todos nos importa nuestra privacidad, aunque es posible que no lo sepamos. Es por eso que cerramos la puerta cuando vamos al baño; o por qué cerramos las cortinas para evitar que la gente mire dentro de nuestras casas.

En su ensayo para Aeon Magazine, Carissa Véliz argumentó que la privacidad es poder. Es el poder de “mostrarte anuncios … y predecir tu comportamiento”. Pero también es el poder de influir. Cada vez más, las grandes tecnologías, como Facebook, Amazon y Microsoft, comparten cada vez más información con los gobiernos. A su vez, los gobiernos están comenzando a aprender más y más sobre sus ciudadanos. Facebook permite a los gobiernos arrestar a las personas que planean participar en protestas incluso antes de que hayan comenzado, y esta es la punta del iceberg.

Nuestra privacidad se está erosionando. Como sociedad, estamos comenzando a aceptar esta falta de privacidad como algo normal, y esto es extremadamente peligroso. La privacidad nos brinda un lugar para ser nosotros mismos, para expresarnos de nuevas formas sin temor a ser observados. Si perdemos la privacidad, perdemos esta capacidad de experimentar y, lo que es más importante, perdemos nuestro poder.

Sin embargo, la guerra no está perdida. Abrimos el camino para el Big Tech, aunque ya no tenemos que seguirlo. Si cambiamos nuestras acciones, se puede lograr mucho. En la mayoría de los casos, existen alternativas a los productos convencionales, como Google. Los sitios web como PrivacyTools.io, del cual soy miembro del equipo, muestran herramientas y conocimientos para proteger su privacidad. Al cambiar nuestras acciones y cambiar a algunos servicios diferentes, podemos revertir lentamente el daño que se hizo.

La privacidad importa, independientemente de quién sea usted. Tenemos que empezar a protegerlo seriamente.

Fuente: Freddy’s Ramblings

A %d blogueros les gusta esto: