La regulación gubernamental de las redes sociales sería una cura mucho peor que la enfermedad

Print Friendly, PDF & Email

por Paul Levinson

El consejero especial Robert Mueller acusó el viernes a 13 rusos de inmiscuirse en las elecciones presidenciales de 2016. La principal herramienta de los rusos para inmiscuirse fue en las redes sociales, que utilizaron para promover la candidatura presidencial de Donald Trump y denigrar la campaña de Hillary Clinton.

La acusación formal acusa a los rusos de violar las leyes estadounidenses que prohíben a los extranjeros gastar dinero para influir en las elecciones estadounidenses.

Los cargos, y la confirmación de que los rusos habían usado las redes sociales en un intento de influir en las elecciones de 2016, probablemente alimentarán el llamado a la regulación gubernamental de Twitter, Facebook y otras redes sociales. Cuando los tweets y publicaciones pueden dañar la democracia, Estados Unidos debería hacer algo, ¿no?

Incorrecto.

A fines del año pasado, el Congreso interrogó a Twitter, Facebook y Google sobre su papel al permitir que los intereses extranjeros coloquen anuncios y artículos destinados a dividir al electorado y difundir información falsa durante las elecciones de 2016.

Las personas dentro y fuera del gobierno piden la regulación federal de las redes sociales.

Establezca algunas reglas, según se piensa, y podríamos evitar la infestación, ahora alegada en la acusación del viernes, de bots y noticias falsas de nuestros feeds de noticias y anuncios. La democracia se salvaría o, al menos, la interferencia extranjera en nuestras elecciones se mantendría bajo control.

Sin embargo, como alguien que ha estudiado y enseñado la Primera Enmienda por décadas, yo diría que si se promulgaran tales regulaciones, las principales víctimas no serían los proveedores de noticias falsas, sino nuestra libertad de expresión. En mi opinión, el resultado haría mucho más daño a nuestra democracia que cualquier campaña extranjera de desinformación.

La libertad de expresión es atacada por todos lados

La Primera Enmienda está bajo mucha coacción.

Posiblemente, ha sido así desde la decisión de la Corte Suprema de “peligro claro y presente” en 1919, que estipuló cuando los límites a la libertad de expresión podían ser legales. No solo sostenía que el gobierno tenía la obligación de evitar que alguien “gritara falsamente fuego en un teatro”, sino que también abría las puertas a toda clase de violaciones gubernamentales de la medida cautelar de la Primera Enmienda que “el Congreso no hará ninguna ley … restringiendo la libertad”. del habla, o de la prensa “.

Estos van desde la “Doctrina de equidad” de la FCC, confirmada por el Tribunal Supremo, que requería que los difusores presentaran cuestiones controvertidas de forma equilibrada (en opinión de la FCC), a la advertencia de la FCC a las emisoras de radio en 1971 de no tocar canciones que el uso glorificado de drogas, que en realidad tuvo el efecto de limitar el juego aéreo de canciones que criticaban la cultura de las drogas.

Los ejecutivos de las redes sociales juran su testimonio sobre la propaganda rusa ante un comité del Senado el 31 de octubre de 2017. REUTERS / Jonathan Ernst

De hecho, con la excepción de las decisiones de la Corte Suprema en el caso Patents Pentagon en 1971 y la Ley de Decencia en las Comunicaciones en 1997, el gobierno estadounidense ha aumentado sistemáticamente su control de los medios.

La situación ha empeorado durante el año pasado. El presidente Trump ha twitteado acerca de retener las licencias de la NBC,  afiliados y arremetió contra otros medios que no le gustan.

Aunque las fanfarronadas de Trump sobre limitar y castigar a los medios pueden ser tan fáciles de burlar, el hecho de que esté en la Casa Blanca y tenga la capacidad de nombrar comisionados de la FCC significa que sus amenazas deben tomarse en serio.

Mientras tanto, una teoría del filósofo Karl Popper, la “paradoja de la tolerancia”, se cita ampliamente como una justificación para proscribir el discurso de odio, a pesar de la Primera Enmienda. De su libro de 1945 ” The Open Society and its Enemies “, dice que la tolerancia se derrota a sí misma cuando permite el discurso intolerante.

Estudié extensivamente a Popper mientras investigaba mi primer libro, una antología de ensayos sobre el trabajo de Popper. Hay muchos aspectos de la filosofía de Popper para admirar, pero no creo que la “paradoja de la tolerancia” esté entre ellos.

Prohibir el discurso de odio podría convertir a nuestra sociedad tolerante y democrática en el tipo de estado que exige el discurso del odio: podría abrir una oportunidad para que todo tipo de discurso sea denominado “discurso de odio”.

Una pendiente resbaladiza

Cuando se regulan las noticias falsas en las redes sociales, existe el peligro de que se produzca el mismo tipo de fenómeno. Y es exactamente por eso que el bien intencionado matiz de que el gobierno necesita intervenir y prohibir que los sitios de medios sociales difundan noticias falsas o permitan cuentas que en realidad son bots es tan peligroso.

Las noticias falsas no son nada nuevo. Hace siglos, las publicaciones antisemitas difundieron rumores de que los judíos asesinaban a niños cristianos y bebían su sangre en vacaciones.

En los últimos dos años, las redes sociales han aumentado la amplitud y el alcance de las noticias falsas. Pero también ha surgido la ascensión de una figura política, Trump, que ha cambiado la situación etiquetando cualquier noticia no deseada como “falsa”.

Los anuncios de Facebook vinculados a un esfuerzo ruso para interrumpir el proceso político estadounidense se muestran mientras los representantes de Google, Facebook y Twitter testifican ante el Comité de Inteligencia de la Cámara el 1 de noviembre. Manuel Balce Ceneta / AP Photo

Esta última debería ser una razón más que suficiente para rechazar los pedidos de censura gubernamental de noticias falsas. Después de todo, ¿quién va a decir que un gobierno que determine qué es “falso” no solo seguirá la iniciativa de Trump, y suprimirá el contenido crítico y veraz bajo la apariencia de que es falso?

En cambio, las redes sociales podrían desarrollar e implementar algoritmos para identificar y eliminar noticias falsas al reunir los mismos motores que difunden noticias falsas en primer lugar. Estos algoritmos no serían administrados por el gobierno; más bien, Facebook y otras redes sociales serían responsables.

Twitter ya ha progresado considerablemente al marcar y eliminar cuentas que propagan la propaganda del Estado Islámico. No hay ninguna razón para pensar que el mismo proceso no se puede aplicar a bots rusos que buscan inflamar la discordia política y dañar el sistema político de Estados Unidos.

Dicha autorregulación es en el mejor interés de estas compañías de medios. Aumentará la confianza de sus usuarios en lo que encuentran en línea. También tendría el beneficio adicional de mantener a raya a los reguladores gubernamentales.

Al final, el último antídoto contra noticias falsas y bots es la racionalidad de la mente humana.

Como John Milton lo hizo famoso en su “Areopagitica“,

si dejas que la verdad y la falsedad combatan en el mercado de las ideas, la racionalidad humana muy probablemente elegirá la verdad. La regulación de lo que puede entrar en ese mercado podría perjudicar o destruir este proceso, al desviar inadvertidamente la verdad de la conciencia pública.

La capacidad del pensamiento racional para identificar noticias falsas es más que un ideal miltoniano: se ha demostrado en un experimento 2015 cuidadosamente realizado. Cuando se les dio un pequeño incentivo financiero, los sujetos pudieron identificar las noticias falsas como falsas, incluso si las noticias falsas respaldaban las opiniones políticas de los sujetos.

De hecho, la racionalidad está profundamente implícita en la democracia misma. No puedes tener lo último sin lo primero.

La clave para combatir las noticias falsas y los ataques afines a nuestro cuerpo político es darle a nuestra racionalidad el máximo acceso a toda la información, incluida la verdad. Y en mi opinión, esto significa resistir cualquier intento del gobierno de limitar la información que nos llega.

Esta es una versión actualizada de un artículo publicado originalmente el 28 de noviembre de 2017.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Política, Redes sociales, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.