La revolución inevitable: ¿cómo encarar el avance de la inteligencia artificial?

Print Friendly, PDF & Email

La inteligencia artificial se ocupa de crear sistemas que puedan aprender y razonar lógicamente, imitando la mente humana. La temática ampliamente explorada en el cine y la ciencia ficción, hoy impacta con gran fuerza en el mundo real, gracias a su tremendo potencial para simplificar nuestros problemas. Y así como vamos, esta disciplina de la ciencia podría protagonizar la siguiente revolución industrial.

Sí, es un tema que me seduce. El solo hecho de pensar que un computador sea capaz de contar una historia que me haga soltar una lágrima, me da una mezcla de curiosidad y escalofríos. Temor a quedar obsoleto, como aquel antiguo computador que nadie quiere llevarse porque es muy lento y huele a plástico quemado. No es que reniegue de mi fortuna de ser humano. Es solo que me da miedo, que todo lo que pueda inventar luzca horrible, al lado de una creación sintética que parece perfecta. Temor a vivir en un mundo en donde ya no necesitan nuestro ingenio y creatividad, porque el computador lo hace diez veces mejor. Mi contradictoria naturaleza humana, me hace también desear ver cómo sería ese mundo y qué nuevos caminos aparecerán espontáneamente frente a nuestros ojos.

Si vamos a cualquier medio digital y filtramos las noticias por “tecnología”, podremos fácilmente verificar que hay una tendencia, que no se veía hace unos cuantos años atrás. Es cada vez más frecuente ver titulares que hablan de los diversos logros que nuestros hijos de silicio han logrado. Hoy nos unimos a esa tendencia en El Definido, a modo de dejar claro que algo muy curioso está pasando en el mundo: la inteligencia artificial avanza más rápido de lo previsto y nuestro insignificante lugar en el universo, se asimila cada vez más a la ciencia ficción escrita por nuestros predecesores.

Aquí una pequeña muestra (que dista de ser exhaustiva):

Y la lista sigue y va a crecer más temprano que tarde. Eso sí, los expertos coinciden que aún estamos lejos de la singularidad: aquel momento, en el que la inteligencia artificial supera del todo al humano. No obstante, estamos en el momento en el que se nos deja atrás en campos específicos y con gran holgura. En el instante en el que nos deberíamos preguntar cómo reorganizaremos la sociedad para que la llegada de estas nuevas personas electrónicas (como pretende llamarles la Unión Europea), haga de este mundo un lugar mejor. Por ejemplo, en algunas décadas gran parte de nuestros trabajos será realizada por sistemas de inteligencia artificial, ¿será eso un cambio positivo?

Hay dos visiones extremas del futuro que nos espera; la optimista, según la cual los humanos dejaremos de dedicar la mayoría de nuestro tiempo a trabajar porque todo estará automatizado y funcionará de una manera más eficiente: habrá tanta riqueza que todos podremos disfrutar de ella. En el otro extremo, según la visión pesimista, quienes sean dueños de las máquinas gozarán de la riqueza y el resto vivirá en precarias condiciones.

Esperemos que la realidad se aproxime a la visión optimista, al menos en este momento, la aparición de estos sistemas está ayudando a resolver problemas importantes para la humanidad, como el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Solo basta mirar cómo era el mundo hace 20 años, para darse cuenta de la rapidez con la que la tecnología irrumpe en nuestras vidas.

El cambio se gesta cada vez a más velocidad, porque hoy tenemos mayor cobertura educacional y tecnológica. Ahora solo nos queda aceptar que este proceso no tiene vuelta atrás; todo se seguirá moviendo cada vez más rápido y la clave para hacer de esto una oportunidad, estará en nuestra capacidad para adaptarnos.

Si algún día se crea un sistema que pueda hacer lo mismo que un ser humano y mucho más, ¿se convertirá en nuestro sucesor en este planeta? Por ahora no somos buenos para sobrevivir en el espacio y algún día la tierra dejará de ser un lugar habitable. Tal vez sea un descendiente artificial el que quede presente como vestigio de nuestra historia.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Inteligencia Artificial. Bookmark the permalink.

Comments are closed.