Artículos

La tecnología amenaza los derechos humanos en la lucha contra el coronavirus

Print Friendly, PDF & Email

por Wendy H. Wong

¿Pueden los derechos humanos sobrevivir al COVID-19? A medida que es más probable que el virus nos afecte en múltiples oleadas en los próximos años, los gobiernos están lidiando con qué hacer para minimizar la mortalidad hasta la vacuna.

Muchos de nosotros nos hemos familiarizado con la técnica del distanciamiento social y, sin embargo, algunos argumentan que no es suficiente. Algunos analistas señalan a China, Israel, Singapur, Corea del Sur y Taiwán como modelos en el retroceso contra la propagación del SARS-CoV-2, lo que sugiere un menú de técnicas.

Parece que las pruebas generalizadas, la preparación y el personal médico debidamente equipado son solo el comienzo para vencer una enfermedad como COVID-19. Los métodos invasivos, como las aplicaciones de rastreo, la tecnología de reconocimiento facial, el rastreo de transacciones con tarjetas de crédito, el uso de información de teléfonos celulares, secuencias de video y la publicación pública de información detallada de los afectados, proporcionan medios adicionales para que los gobiernos actúen.

Sin embargo, estas técnicas violan algunos de los valores fundamentales de los regímenes democráticos liberales. Los derechos humanos a la libertad de movimiento, el derecho a la privacidad, los derechos de datos emergentes y el derecho al olvido están todos amenazados por las acciones invasivas tomadas por los gobiernos. Dados los desafíos de COVID-19, ¿los gobiernos tienen otra opción?

Los derechos humanos pueden ser omnipresentes en el lenguaje de la política global, pero su persistencia depende de las acciones de los individuos y sus gobiernos. Vimos esto cuando Canadá adoptó una costosa posición contra el encarcelamiento de activistas de derechos humanos por Arabia Saudita en 2018.

Cambios de poder

Las tecnologías de vanguardia ahora funcionan con inteligencia artificial (IA) y big data (macrodatos). Las tecnologías están cambiando fundamentalmente la distribución del poder entre personas individuales que proporcionan datos y entidades que pueden tener sentido y uso de estos datos. Se ha derramado mucha tinta sobre cómo Google nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos. Se ha escrito menos acerca de cómo la inteligencia artificial y los macrodatos ofrecen a los gobiernos oportunidades para restringir los derechos humanos.

Una calamidad como el COVID-19 obliga a las democracias liberales a enfrentar la tensión entre proteger los derechos individuales y enfrentar una amenaza existencial a nuestro derecho colectivo a la salud. Las democracias, sin duda, tienen sus trampas.

En general, son mejores protectores y defensores de los derechos humanos que las no democracias. Sin embargo, la sorprendente velocidad de COVID-19 ha hecho que algunas de las otras fortalezas de la democracia (deliberación, representación, rendición de cuentas) sean lentas y, en algunos sentidos, obstruyan la respuesta al virus.

Las tecnologías existentes se pueden emplear para impulsar las respuestas gubernamentales. Algunos gobiernos ya han utilizado el seguimiento de los pings de las torres de teléfonos móviles y las ubicaciones de GPS para ayudar a hacer cumplir la cuarentena. Apple y Google están trabajando juntos en una aplicación que usa Bluetooth para alertar a las personas que han estado en contacto con un caso positivo de COVID-19. Existen otras aplicaciones similares en Singapur y Europa.

Algunos municipios estadounidenses están compartiendo los datos médicos personales de los pacientes afectados por COVID-19 entre las unidades de salud pública y de primeros auxilios. La IA también ha sido útil de muchas maneras para combatir el COVID-19, desde el laboratorio hasta el entorno del paciente en el diagnóstico, tratamiento y análisis de la enfermedad en sí, para ayudar a los epidemiólogos a modelar el movimiento y el futuro del virus.

Estas tecnologías se basan en big data, que es una tensión para las democracias liberales en particular. Aprovechar la tecnología en la batalla contra el COVID-19 podría hacer que los esfuerzos del gobierno sean más efectivos, especialmente en el caso de una pandemia cuando hay mucho en juego. Pero sus efectos sobre los derechos después de una pandemia podrían ser irreversibles.

Incluso si se tiene cuidado para proteger la privacidad de los datos de ubicación, tales disposiciones están lejos de ser perfectas. Al final del día, los datos deben almacenarse en algún lugar, lo que los hace potencialmente vulnerables a la piratería. Los gobiernos deben lograr un equilibrio entre responder a la pandemia y proteger los derechos humanos clave.

Política pública y privacidad

Este acto de equilibrio es más difícil para las democracias debido a sus valores y compromiso con los derechos de privacidad. Sin embargo, estas preocupaciones no son novedades.

COVID-19 simplemente puso su importancia en las políticas públicas al frente y al centro. La crisis muestra la simbiosis entre big data e inteligencia artificial para proporcionar información relevante sobre la cual los gobiernos pueden tomar medidas. La utilidad puede ser seductora y problemática, dada la naturaleza de la tecnología.

Más allá de los derechos de privacidad y datos, los gobiernos ni siquiera han comenzado a lidiar con los prejuicios y la discriminación incorporados en los algoritmos que impulsan la inteligencia artificial. Estos problemas plantean amenazas más sutiles pero no menos importantes para los derechos humanos en el futuro. Con la inversión en inteligencia artificial en curso a una velocidad notable incluso cuando nos auto-aislamos, su utilidad en esta pandemia en etapas aún formativas debería hacernos pensar.

Actualmente, el campo de la IA está controlado principalmente por intereses corporativos . Estos desarrollos también muestran que los gobiernos deben actuar, pero deben hacerlo de manera deliberada y cuidadosa, dada la naturaleza de la tecnología.

Fuente: The Conversation US

A %d blogueros les gusta esto: