La verdadera ‘innovación’ genera ideas, no riqueza

Print Friendly, PDF & Email

por

Los antiguos innovadores eran poetas, pensadores, artesanos y científicos, no empresarios. El filósofo griego clásico Sócrates no se hizo famoso por los enormes dividendos que proporcionaba a sus accionistas en la industria de la cicuta.

Recordamos a los innovadores por sus ideas, no por su riqueza. ¿Por qué entonces la innovación ha sido cooptada en gran medida por los intereses de las empresas?

Cuando la mayoría de la gente piensa en la innovación, tiende a pensar en personas que ganan dinero con la ejecución de ideas novedosas. Piensan en los capitalistas exitosos de hoy como Elon Musk, Bill Gates o Warren Buffett.

La gente de negocios no se apresura a corregirlos y no los culpo. Dicho esto, existe el peligro de dejar que un grupo dicte completamente la narrativa social de lo que es “innovación” y de quién es “innovador”.

El dinero no es un requisito

Para mi tesis doctoral, entrevisté a 30 innovadores canadienses en una variedad de escenarios sobre lo que los motiva a ser innovadores. Les pregunté, entre otras cosas, si una idea puede ser innovadora aunque tenga un potencial cero para recuperar su inversión.

Seis de ellos procedían de entornos empresariales, 24 no; los 30 dijeron que ganar dinero no era un requisito para que una idea fuera innovadora y que la mayoría de las grandes ideas son interdisciplinarias.

Cuando hice mi encuesta de 500 innovadores canadienses fuera del mundo de los negocios, ninguno de ellos consideraba que las recompensas como el dinero fueran fuertes motivadores positivos. Ese es el sonido del dinero defraudando a todos.

El hecho es que la innovación sólo se ha convertido recientemente en dinero y ha sido generalmente interdisciplinaria.

Por eso reconocemos el nombre de Marie Curie, que combinó la química y la física en lo que crecería y se convertiría en el nuevo campo de la radiología y la medicina de la radiación. Recordamos a Sun Tzu, ya que fue uno de los primeros en desdibujar la línea entre estrategia, historia, filosofía y tácticas militares. Conocemos a Michael Faraday, quien descubriría el benceno y popularizaría el estudio de la electricidad – combinando ideas dispares de matemáticas, física, educación y naturaleza.

Todos estos innovadores eran conocidos por un campo, pero se inspiraron en otros campos, y no se hicieron ricos.

Éxito minoritario

Nos hemos olvidado de las artes. ¿Quiénes fueron los grandes pensadores del Renacimiento? Eran poetas, pintores, compositores, filósofos y dramaturgos. Eran ingenieros, autores, maestros y líderes.

Privilegiamos a los innovadores que ganan dinero. Si definimos la innovación de esta manera, los innovadores famosos tienden a ser blancos, hombres y en su mayoría orientados a los negocios.

Ese no debería ser el caso. No empezamos a inmortalizar a los capitalistas hasta más tarde. Definitivamente se lo merecían, ¿pero a dónde fueron los demás? Considere en cambio la gama de innovaciones que son de naturaleza social. Los negocios son un valioso contribuyente potencial a la creatividad de la humanidad, pero también lo son muchas otras disciplinas.

Si definimos la innovación como la ejecución novedosa de ideas que crean valor, entonces, lógicamente, el recurso de mayor potencial y menos aprovechado es aplicar el conocimiento y las habilidades a través de las disciplinas, de modo que se puedan abordar creativamente los desafíos existentes.

¿Por qué entonces vinculamos la innovación con el éxito económico? Respuesta corta: los esfuerzos de las empresas tienden a tener más exposición y pueden permitirse comprar más exposición a través del marketing. ¿Cuánto más exposición? Mi mejor suposición, usando software de webscraping, es un poco más de 21 veces más de exposición económica (255.648.990 visitas) que de definición social (11.867.330 visitas).

A pesar de la clara sobrerrepresentación de las empresas en la literatura, los medios de comunicación y, por lo tanto, en el pensamiento de la sociedad, los informes encargados en Canadá y los Estados Unidos muestran que una abrumadora mayoría de los innovadores proceden de fuera de las empresas y que las minorías culturales y étnicas albergan la mayor reserva de ideas nuevas.

Considere el trabajo de Muhammad Yunus, quien popularizó el microcrédito para apoyar a los aspirantes a innovadores en los países en desarrollo. Más cerca de casa (Canada), Catherine Hernández ha traído una voz brillante a las diversas comunidades de Canadá en su libro “Scarborough” que tangiblemente trae la diversidad a la vida.

Continuando con la tendencia de los innovadores que hacen el bien social, Afzal Habib ha llevado el conocimiento de la gestión empresarial al sector sin fines de lucro con su programa Kidogo, que crea capacidad en el extranjero para ofrecer guarderías educativas asequibles y de alta calidad en los países en desarrollo.

Amansamos el fuego para mantenernos vivos

Mucha gente muestra un comportamiento innovador, no todos se hacen famosos. Sin embargo, todo pensamiento innovador tiene el potencial de contribuir a la humanidad, independientemente de su escaso potencial para generar dinero.

Hemos dejado que el capitalismo domine la definición de innovación. No es de extrañar que esté ligado al dinero. La innovación es común fuera de la empresa si la buscas. Estoy bastante seguro de que no domamos el fuego para emborracharnos y comprar yates.

Amansamos el fuego para que no nos congelaramos hasta la muerte la mayor parte del tiempo. La innovación se produce en todas las áreas del quehacer humano en las que nos enfrentamos a los retos, no sólo en las que nos pagan.

La gente se enfrenta a los retos y da saltos en innumerables campos y ya es hora de que comencemos a tratar la innovación en voz alta y con orgullo como interdisciplinaria y de valor si mejora la humanidad sin ganar un centavo.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.