Artículos

La vida ‘millennial’ explicada a un ‘baby-boomer’

Print Friendly, PDF & Email



por José Antonio López Ruiz

“El hecho de que muchos de nosotros no nos sintamos adultos es una de
las características más salientes de mi generación y uno de sus
principales problemas”.
Meredith Haaf

El término “generación
sitúa a las personas que nacieron en un mismo intervalo de tiempo
dentro de un tramo del ciclo vital –juventud, vida adulta, madurez y
vejez–. A los millennial no les gustan las etiquetas,
pero tienen en común la aspiración de cobrar un sueldo de más de tres
cifras o abandonar la casa de los padres antes de llegar a la treintena.

¿Pero cómo explicar de forma breve la realidad millennial a un baby-boomer sin que parezca que sólo están reprochando a la sociedad los problemas que viven?

Diferencias generacionales

Los millennial más jóvenes hoy están acercándose a la
veintena y los mayores rozan la cuarta década en sus vidas (nacidos
entre 1983-2002). Los baby-boomers en España son la generación
que vivió la transición a la democracia, las primeras elecciones en 1977
y el referéndum de la Constitución (1977-78) cuando tenían entre los 15
y 35 años, además de la Guerra Fría y el Telón de Acero, los atentados
de ETA, la reforma política, y toda una época de pactos y grandes
acuerdos.

Con los baby-boomers subió el nivel educativo medio en
España, se vivió el ascenso social dentro de muchas familias, el auge de
la clase media, la sociedad de consumo y el modelo de bienestar basado
en el “consumo de masas”. Sin embargo, vieron cómo sus hijos, la llamada
Generación X
(la X representa, sobre todo, la idea de indefinición), se veían
frenados por una recesión económica fuerte y desempleo anclado en
valores de más del 20% para los jóvenes, retrasando la emancipación e
independencia económica más que generaciones anteriores.

A los millennial, hijos de los baby-boomers más
jóvenes y de la Generación X, les está resultando más difícil aún
emanciparse. En el caso de que lo hagan, les costará mucho situar sus
hogares en un tramo de ingresos medios.

Helena Lopes / Unsplash

De hecho, los últimos informes de la OCDE
señalan que se está generalizando a escala mundial el declive de la
clase media y el incremento de la desigualdad social. Aún en este
contexto económico recesivo que enmarca a la generación millennial, por algo han sido etiquetados en España también como miserials y mileuristas, los jóvenes de ésta generación se autodefinen como consumistas y se las ingenian para comprar lo que quieren, aún contando con tan pocos recursos económicos.

¿Como ven la vida los millennial europeos y españoles?

Teniendo en cuenta que han vivido la Gran Recesión,
han visto la precariedad laboral –con sueldos misérrimos y contratos
“basura”– y el paro siempre acampado en el horizonte, a partir de datos
de diversos estudios recogidos entre los años 2014 y 2016 se puede decir que:

  • Alrededor del 50% de ellos considera que el éxito en la vida está
    determinado por circunstancias que están más allá de su control.
  • Aunque la mayoría de los millennial españoles considera
    que una buena educación y el trabajo duro son clave para prosperar en la
    vida, en otros países europeos como Polonia, Francia o Grecia apenas el
    30% lo afirmaría.
  • Este tipo de actitudes denotan una más general que sería el “posoptimismo”, ya que en el vocabulario político del millennial
    la palabra futuro no se asocia con oportunidades o aspiraciones, sino
    sólo las condiciones generales ecológicas y económicas bajo las que les
    cabe imaginar su futuro y el de sus hijos.

La tecnología informática, el mundo virtual y las redes

Los millennials fueron testigos de la llegada de Internet a
los hogares y de la expansión de su uso en educación, junto a la llegada
de la “tríada tecnológica” (smartphones, ordenadores
portátiles y tabletas). Aún así, sociológicamente cabe preguntarse hasta
qué punto esa cultura juvenil se puede explicar en relación al uso y la
presencia de las TIC en la vida cotidiana de los jóvenes. Cultura juvenil y cultura digital
no son términos sinónimos, pero sin duda están sumamente
interrelacionados y es muy importante el análisis del lugar que tiene
internet en la primera.

Daniel Salcius / Unsplash

En la red existe un espacio social en sí mismo, que comparte
características con otros espacios sociales externos a ella, pero que
también da lugar a actividades y relaciones sociales online que llegan a alcanzar cierta independencia de aquellas que las personas realizan en su vida offline.

La interacción de los jóvenes con estos medios digitales puede estar
impulsando ciertas habilidades y capacidades. Entre éstas podemos
encontrar el trabajo en equipo, la creatividad aplicada a contenidos
audiovisuales, el poder gestionar múltiples tareas a un mismo tiempo o
el sentirse cómodos con la libertad a la hora de expresarse, aumentando
el alcance de sus aportaciones, que ahora pueden hacerse a escalas
“planetarias” o “virales” en cuestión de minutos, horas o días.

A los jóvenes y ya no tan jóvenes millennial les va a
suceder una nueva generación, la de los nacidos desde el año 2000 hasta
ahora, para los que se está acuñando la etiqueta de Generación Z.

En esta nueva generación de jóvenes destaca que:

  • Aceptan la diversidad, y la respetan, como algo intrínseco a las sociedades.
  • Han crecido conectados a internet y una tecnología de la
    información y las comunicaciones sofisticada y potente, algo
    inimaginable para la humanidad en tiempos anteriores al final del siglo
    XX y principios del XXI.
  • Son ciudadanos en la “era digital”.
  • Su capacidad para comunicarse, trasmitir la información y
    organizarse en grupos en diferentes contextos y situaciones es muy
    elevada.
  • Pueden organizar y trasmitir información de una forma extraordinariamente flexible y compartida.
  • Es posible que, con tanta información, pierdan algo de sentido crítico y criterios para dar credibilidad a la información.
  • También es posible que, acostumbrados a la información breve e
    inmediata, demanden en la educación menos contenidos teóricos y más
    aplicaciones prácticas y capacitación para la resolución de problemas.
    Sin tener en cuenta que “no hay nada tan práctico como una buena
    teoría”.
  • Para algunos autores, lo característico de la Generación Z son las cuatro íes: internet, irreverencia, inmediatez e incertidumbre.
  • Son muy partícipes e innovadores para lo que se ha llamado la
    “nueva economía colaborativa” (compra venta de segunda mano,
    canjes-trueques, autofinanciación por crowdfunding, etc.).
  • La familiaridad con la tecnología implica riesgos que conocemos
    para los jóvenes (y adultos), pero no resulta fácil predecir su futuro
    alcance o evolución.

Mientras que los baby-boomers han asimilado de formas muy
distintas la veloz entrada de las tecnologías de la información y las
comunicaciones (aunque entre ellos hay ya pocos “analfabetos digitales”,
el uso que hacen de estos medios es bastante desigual), para los millennial y la post-millennial Generacion Z estar conectados y pasar de unas pantallas y aplicaciones a otras es algo casi tan natural y cotidiano como respirar.

De cara al futuro, y teniendo en cuenta no sólo el uso sino también el abuso de los medios tecnológicos, cabe preguntarse si la adicción a las tecnologías y los usos, prácticas y riesgos del mundo virtual –el omnipresente acceso a internet también conlleva riesgos como la ludopatía, la adicción al sexo en internet o el seguimiento continuo de vídeos de youtubers
o el uso constante de Google como fuente de información “legitimada”
para cualquier cosa, desplazarán en el futuro a la clásica preocupación
de las familias y la sociedad por el daño que pueden hacer las drogas,
el tabaco y el alcohol a los jóvenes.

Please follow and like us: