2020 Artículos

Las abejas melíferas no pueden practicar el distanciamiento social, por lo que se mantienen saludables en lugares cercanos trabajando juntas.

Print Friendly, PDF & Email

por Rachael Bonoan y Phil Starks

Mientras muchos estados y ciudades de los EE.UU. luchan por controlar la transmisión de COVID-19, un desafío es frenar la propagación entre las personas que viven en zonas cercanas. El distanciamiento social puede ser difícil en lugares como asilos, apartamentos, dormitorios universitarios y viviendas de trabajadores migrantes.

Como ecologistas del comportamiento que han estudiado las interacciones sociales en las abejas, vemos paralelos entre la vida en la colmena y los esfuerzos por controlar la COVID-19 en entornos densamente poblados. Aunque las abejas melíferas viven en condiciones que no favorecen el distanciamiento social, han desarrollado formas únicas de lidiar con las enfermedades trabajando colectivamente para mantener la colonia saludable.

La vida en una multitud

Las abejas de la miel, como los humanos, son organismos altamente sociales. Una colonia de abejas de la miel es una metrópolis bulliciosa compuesta por miles de individuos.

Tres “tipos” de abejas comparten el espacio dentro de la colonia. La reina, que es la única hembra reproductora, pone huevos. Los zánganos, las abejas macho, abandonan la colmena para aparearse con reinas de otras colonias. Las obreras – hembras estériles – forman el grueso de la colonia y hacen todo el trabajo no reproductivo. Construyen panales de cera, recogen y traen comida, atienden a las crías y más.

Los miembros de una colonia trabajan tan bien juntos que se puede decir que la colonia es un “superorganismo” – una comunidad altamente conectada que funciona como un solo ser.

Ser este social viene con muchos beneficios: Pregúntale a cualquier padre soltero lo útil que sería en este momento vivir en una comunidad que ofrezca cuidado infantil cooperativo! Pero también impone costos – en particular, la propagación de enfermedades. Dentro de la colmena, las abejas obreras se transfieren néctar entre ellas, esencialmente intercambiando el ingrediente esencial por la miel. Se arrastran una encima de la otra y se topan con otras todo el tiempo.

Además, los humanos mantienen muchas colonias de abejas de la miel juntas con fines agrícolas. Esto crea “ciudades” antinaturales y densamente pobladas de estos superorganismos, donde las plagas y enfermedades pueden propagarse desenfrenadamente.

Inmunidad social

Al igual que los humanos, las abejas obreras individuales tienen sistemas inmunes que reconocen los patógenos invasores y luchan para deshacerse de ellos. Sin embargo, hay algunas clases de patógenos que el sistema inmunológico de la abeja de la miel no parece reconocer. Por lo tanto, las abejas necesitan una táctica diferente para luchar contra ellos.

Para estas amenazas, las abejas de la miel defienden la colonia a través de la inmunidad social, un esfuerzo de comportamiento cooperativo de muchas abejas para proteger la colonia en su conjunto. Por ejemplo, las abejas obreras sacan de la colonia a las crías enfermas y muertas, reduciendo la probabilidad de transmitir infecciones a otras abejas.

Las abejas obreras también forran la colmena con una sustancia antimicrobiana llamada propóleo, hecha de resina vegetal que recogen y mezclan con cera y enzimas de abeja. Aplicado a las paredes de la colmena y entre las grietas, este “pegamento de abejas” mata varios tipos de patógenos, incluyendo la bacteria que causa una temida enfermedad de las abejas de la miel llamada loque americana.

Otro patógeno, el hongo Ascosphaera apis, causa una enfermedad de las abejas de la miel conocida como Ascosferosis. Debido a que el hongo es sensible al calor, la cría de tiza no suele afectar a una colmena fuerte de abejas de la miel, que mantiene su propia temperatura entre 89,6 y 96,8 grados F. Pero cuando una colonia es pequeña o la temperatura exterior es fresca, como a principios de la primavera de Nueva Inglaterra, la Ascosferosis puede convertirse en un problema.

El patógeno afecta a las abejas jóvenes de la miel, o larvas, que se infectan cuando se alimentan de esporas de alimentos infectados. Permanece latente en el intestino de la larva esperando a que la temperatura baje a menos de 86 grados F. Si esto sucede, el patógeno crece dentro del estómago de la larva y finalmente mata a la abeja joven, convirtiéndola en una momia blanca como la tiza.

Cuando se detecta este patógeno, las abejas obreras protegen a las crías vulnerables contrayendo sus grandes músculos de vuelo para generar calor. Esto eleva la temperatura en la zona de los panales de cría de la colmena lo suficiente para matar al patógeno. (Las abejas de la miel utilizan el calor por muchas razones: para optimizar el desarrollo de las crías, para combatir los patógenos e incluso para “hornear” los avispones invasores).

En un estudio reciente, investigamos cómo la eficiencia de la fiebre a nivel de la colonia podría cambiar con el tamaño de la misma. En el colmenar del laboratorio Starks, infectamos colonias de varios tamaños con Ascosphaera y rastreamos la respuesta de las colonias con imágenes térmicas.

Las colonias más grandes generaron con éxito una fiebre a nivel de las colonias para combatir la enfermedad. Las colonias más pequeñas lucharon, pero las abejas individuales de las colonias más pequeñas trabajaron más duro para elevar la temperatura que las de las colonias más grandes. Incluso si fracasan, las abejas no ceden a la fatiga de la fiebre abandonando la lucha.

En la colmena, la salud pública es para todos

Al igual que las colonias de abejas de la miel en los campos agrícolas, muchos humanos viven en condiciones extremadamente densas, lo que ha sido especialmente problemático durante la pandemia de COVID-19. El punto del distanciamiento social es actuar como si viviéramos en densidades más bajas usando máscaras, manteniéndonos al menos a 6 pies de distancia de los demás y permitiendo que haya menos gente en las tiendas.

Los datos de los primeros mess de la pandemia muestran que el distanciamiento social estaba frenando la propagación del virus. Pero entonces los humanos se cansaron del aislamiento. En verano (hemisferio norte), muchas personas ya no se distanciaban socialmente ni usaban máscaras; en promedio, los individuos hacían menos para frenar la propagación del virus que en abril. El promedio de cinco días consecutivos de nuevos casos en los Estados Unidos aumentó de menos de 10.000 a principios de mayo a más de 55.000 a finales de julio.

Aunque las abejas de la miel no pueden usar máscaras ni distanciarse socialmente, cada obrera individual contribuye a la salud pública de la colonia. Y todas siguen las mismas prácticas.

También se destacan en la toma de decisiones grupales. Por ejemplo, cuando llega el momento de elegir un nuevo hogar, una abeja obrera que ha visitado un nuevo sitio de anidación baila para promocionarlo a otras abejas. Cuanto más adecuado sea el sitio, más tiempo y esfuerzo trabajará para convencer a las demás.

Si los demás expresan su acuerdo – a través de la danza, por supuesto – la colonia se traslada al nuevo sitio del nido. Si las abejas no están de acuerdo, esa danza específica se detiene, esa opción eventualmente cae en desgracia, y la búsqueda continúa. De esta manera, sólo un grupo de partidarios informados puede ganar el día.

Como muchos comentaristas han observado, el fuerte enfoque en la libertad e individualismo en la cultura americana ha obstaculizado la respuesta de EE.UU. a COVID-19. Vemos a las abejas de miel como un valioso contramodelo, y como una poderosa evidencia de que los beneficios sociales requieren una comunidad.

The Conversation