Artículos Pensamiento crítico Redes sociales

Las cámaras de eco son peligrosas – debemos intentar liberarnos de nuestras burbujas en línea

Print Friendly, PDF & Email

por David Robert Grimes

ha pasado poco más de un año desde que Donald Trump aturdió al mundo al convertirse en presidente de Estados Unidos. Su elección marcó un duro revés para la sabiduría convencional, con su sorprendente uso de los medios de comunicación social que llamó especialmente la atención.

Un nuevo evento llegó hace un tiempo, con Trump compartiendo videos del grupo de extrema derecha Britain First a través de Twitter. Cuando el presidente Nick Robinson, de la BBC, le pidió que explicara por qué el presidente podría haber retweeteado videos de un grupo de extrema derecha, Coulter respondió que no se podía esperar que Trump revisara la biografía de las personas a las que había retweeteado y que “el video es el video, no es un video falso”.

Este feo incidente ilustra perfectamente un problema más profundo: la alarmante facilidad con la que se puede abusar de los medios sociales y de Internet en su conjunto, y que se utiliza para apuntalar narrativas dudosas.

Este abuso es un problema omnipresente, pero quizás uno que podría haber sorprendido a los pioneros de la web. Los primeros días de Internet prometían una utopía que ampliaba la mente, en la que podíamos intercambiar libremente nuevas ideas y contemplar otros puntos de vista. Incluso en esos días de optimismo embriagador, ya había algunos académicos que se preocupaban de que esta visión girara en torno a una imagen demasiado elevada de la naturaleza humana. En 2017, después de un año de revelaciones sobre ciberacoso, fábricas de trolls, campañas de desinformación y más, deberíamos cuestionar urgentemente nuestro uso del espacio en línea. Y para contrarrestar estas amenazas necesitamos examinar la más grande: nuestra propia y acogedora burbuja en línea.

En 1996, los investigadores del MIT Marshall Van Alstyne y Erik Brynjolfsson advirtieron sobre un potencial lado oscuro de nuestro nuevo mundo interconectado:

Los individuos que tienen el poder de eliminar material que no se ajusta a sus preferencias existentes pueden formar camarillas virtuales, aislarse de puntos de vista opuestos y reforzar sus prejuicios. Los usuarios de Internet pueden buscar interacciones con personas de ideas afines que tienen valores similares y, por lo tanto, es menos probable que confíen las decisiones importantes a personas cuyos valores difieren de los suyos”.

Van Alstyne y Brynjolfsson apodaron a esta fractura de la comunidad online Ciberbalkanizacion. Siniestramente, advirtieron que “la pérdida de experiencias y valores compartidos puede ser perjudicial para la estructura de las sociedades democráticas, así como para las organizaciones descentralizadas”.

Su previsión parece haber estado incómodamente cerca de la marca. Un análisis de las elecciones presidenciales de 2016 en los Estados Unidos realizado por la revista Columbia Journalism Review señaló que “….una red de medios de comunicación de derecha anclada en torno a Breitbart se desarrolló como un sistema de medios de comunicación distinto y aislado, utilizando los medios de comunicación social como columna vertebral para transmitir una perspectiva hiperpartidista al mundo”. ¿La consecuencia? “Esta esfera mediática pro-Trump no sólo parece haber establecido con éxito la agenda para la esfera mediática conservadora, sino que también ha influido fuertemente en la agenda mediática más amplia, en particular en la cobertura de Hillary Clinton”.

Por supuesto, un cierto grado de sesgo ideológico es ineludible, y difícilmente se puede culpar únicamente a través de Internet. Los periódicos, por ejemplo, siempre han atendido a su público. En ninguna parte está esto más claro que en el Reino Unido, que cuenta con la prensa más partidista del mundo. Pero, a pesar de las tendencias editoriales que puedan tener las publicaciones, un marco legal robusto y, en algunos casos, regulatorio, obliga a los medios de comunicación a informar al menos sobre los hechos cuando se trata de noticias. Sean cuales sean los defectos de los medios de comunicación, no tienen carta blanca para inventar ficciones, calumnias o insultos.

Pero lo que ha hecho Internet es facilitar la aparición de sitios de noticias alternativos. Y aquí, la exactitud de los hechos ya no puede darse por sentada. Sin ataduras de la ética periodística, algunos medios prosperan al decir a su audiencia precisamente lo que quieren oír. Y los medios sociales permiten el rápido crecimiento y la propagación de todo, desde la absurda teoría de la conspiración de Pizzagate hasta la desenfrenada negación del cambio climático, y existen en todo el espectro político.

Esta proliferación de mitos y conspiraciones urbanas tal vez sería ridícula si no fuera tan peligrosamente peligrosa. Se estima que el 61% de los milenios obtienen noticias principalmente a través de los medios sociales. Pero en el proceso, activamos algoritmos que curan nuestros feeds. Estas cosas con las que es probable que estemos de acuerdo y desechar información que no parece ajustarse a nuestras preferencias, a menudo a costa de la precisión y el equilibrio. Como observó el Knight Center en 2016, “… a través de los medios sociales, las noticias profesionales y otras noticias calificadas se mezclan con información y opiniones no verificadas. “Los rumores y los chismes fluyen”. También señalaron que esto tendía a aumentar la polarización política, y advirtieron: “La gente puede estar perdiendo las habilidades para diferenciar la información de la opinión.”

Entonces, ¿por qué sucede esto? Parte del problema es nuestra dependencia de los gigantes de Internet y su interés en recompensarnos con lo que nos gusta ver. Todo, desde nuestras búsquedas en Google hasta nuestros feeds de noticias en Facebook, está hecho a medida para mantenernos comprometidos y generar beneficios. Pero aunque hay pruebas limitadas de que las burbujas de filtro podrían reducir la diversidad, los datos sugieren que desempeñamos el papel principal en la conducción de nuestra propia polarización. Somos mucho más homogéneos de lo que pensamos, y tendemos a interactuar más con personas que se hacen eco de nuestras creencias. Un estudio reciente en Science encontró que tendemos a involucrarnos más con información que halaga nuestras preconcepciones ideológicas, y que esto explica mucho más el sesgo de selección que el filtrado algorítmico.

Tales hallazgos probablemente no serán demasiado sorprendentes para los psicólogos, que han sido conscientes durante mucho tiempo de la tendencia humana hacia el sesgo de la confirmación. Pero esta polarización tiene consecuencias que van mucho más allá de la política: tiene consecuencias alarmantes para la ciencia y para nuestro bienestar colectivo. Por ejemplo, la negación del cambio climático está fuertemente ligada a la creencia política. Sin embargo, a pesar de la abrumadora evidencia del cambio climático antropogénico, la proliferación de medios de comunicación que publican afirmaciones que intentan contrarrestar el consenso científico significa que aquellos que no están dispuestos a enfrentar la realidad no tienen escasez de fuentes mediáticas para reforzar su punto de vista – para nuestro perjuicio colectivo.

Estas divisiones son profundas, creando comunidades amuralladas que refuerzan sus propias creencias en un circuito de retroalimentación. Un estudio realizado en 2015 en el PNAS encontró que la desinformación floreció en línea, porque los usuarios “….se agregan a las comunidades de interés, lo que causa refuerzo y fomenta el sesgo de confirmación, la segregación y la polarización“. Estas cámaras de eco en línea cimentan nociones dudosas, dándoles un aire de legitimidad y combustible que aumenta la separación de la realidad.

Los individuos objetivo (TIS), por ejemplo, creen que cada una de sus acciones está siendo ensombrecida por algún siniestro colectivo, y se reúnen en línea para discutirlo. Muchos afirman escuchar voces siniestras en su cabeza, sugiriendo que los trastornos delirantes podrían estar en juego, una opinión apoyada por la investigación hasta la fecha. Sin embargo, en los foros para los afectados, el mensaje fuertemente reforzado de que los que sugieren una causa psicológica son agentes de engaño. Como lamenta la psicóloga, la Dra. Lorraine Sheridan, “no hay sitios que intenten convencer a los individuos objetivo de que están delirando. Terminan en una cámara de eco de ideología cerrada”. Si se desalienta a las víctimas para que no obtengan ayuda, pueden producirse consecuencias trágicas. En 2014, Myron May subió un video a YouTube en el que describía su agonía como IT, horas antes de abrir fuego en la Universidad Estatal de Florida, muriendo en un tiroteo con la policía.

Las cámaras de eco abundan para muchas otras condiciones que no están reconocidas médicamente, desde la enfermedad de Lyme crónica hasta la hipersensibilidad electromagnética. Pero quizás lo más preocupante es el avance de las narrativas anti-vacunas a través de la web. La explosión de fuentes dudosas les ha permitido propagarse salvajemente, sin dejarse intimidar por el desprestigio de la prensa popular. Podríamos tomar la drástica caída actual en la aceptación de la vacuna contra el VPH en Irlanda, impulsada por grupos antivacunas como REGRET, a pesar de su eficacia para salvar vidas. Aunque organizaciones como el Health Service Executive (Ejecutivo de Servicios de Salud) han tratado valientemente de contrarrestar estos mitos, estas afirmaciones se perpetúan en los medios de comunicación social con muy poco para detenerlos.

No tiene que ser así. La cámara de eco puede ser reconfortante, pero en última instancia nos encierra en un tribalismo perpetuo, y hace daño tangible a nuestro entendimiento. Para contrarrestar esto, necesitamos ser más perspicaces a la hora de analizar nuestras fuentes, algo en lo que actualmente somos deficientes. Más difícil quizás es que debemos aprender a no aferrarnos a algo solamente porque se ajusta a nuestras creencias, y estar dispuestos a desechar cualquier noción cuando es contradicha por la evidencia – no importa cuán reconfortante pueda ser la idea refutada. Como una vez observó el gran físico Richard Feynman, nosotros mismos somos “la persona más fácil de engañar“. Este adagio nunca debe estar lejos de nuestras mentes en nuestro mundo interconectado. A partir de las brasas moribundas del 2017, debemos decidir que el 2018 sea el año de cuestionar no sólo las fuentes de nuestros oponentes, sino también las nuestras.

Please follow and like us:
error