Las cortinas de humo y las cajas chinas. Manipulación y confusión de la opinión pública

Print Friendly, PDF & Email

Por Ana Evangelina Aguilar @anaevange

En medio de la coyuntura política de nuestros países –campañas electorales, corrupción, economía, violencia, presupuestos, etc. – suelen surgir temas o tópicos de discusión entre la opinión pública y/o los medios de comunicación que no necesariamente están relacionados con la coyuntura; pero que de la noche a la mañana “se vuelven importantes”.

El concepto de cortina de humo proviene del uso militar y se refiere a una maniobra que consiste en engañar al enemigo y ocultar una posición antes del ataque. En comunicación política es una maniobra utilizada por todos los políticos, partidos, gobierno, medios de comunicación y organizaciones políticas con el fin de distraer o crear confusión entre la opinión pública.

Por otro lado, el término de caja china proviene de aquellas cajas que contienen otra un poco más pequeña dentro de ella, y dentro hay otra más pequeña, y luego otra, y así sucesivamente. En materia de comunicación política las cajas chinas son historias, que no necesariamente son noticias, y que tienen la finalidad de entretener y estimular el morbo de los ciudadanos por encima de noticias como las económicas que poco o casi nada llaman “la atención de la audiencia”.

Es posible entonces que gracias a estas tácticas comunicacionales, y a la velocidad de las redes sociales y los medios digitales, hoy por hoy los políticos no necesitan apelar directamente a las mentiras para ocultar algo o confundir a la población sobre una serie de temas que les apodan afectar ya sea en su imagen o directamente en su caudal electoral.

Así, tres aspectos primordiales que, desde mi punto de vista, debemos de tomar en cuenta para identificar una cortina de humo o una caja china deberían ser:

  1. Un hecho que se quiera ocultar. Ya sea este un escándalo político de cualquier naturaleza, un proyecto o tema que no sea bien visto por los ciudadanos (impuestos, regulaciones, incrementos, etc.) o  incompetencias de los partidos o gobiernos.
  2. Exceso de información. Un tema surge con una cantidad desproporcionada de información o de detalles morbosos o criterios y argumentos sensacionalistas y en donde las redes sociales juegan un papel muy importante ya que de manera anónima también se puede generar información que no necesariamente es cierta –fake news–.
  3. Valor. Este elemento se relaciona con que la temática a lanzar debe parecer para la mayoría de los ciudadanos más importante que cualquier otro tema. Así los temas que tocan directamente el círculo íntimo de los ciudadanos serán más importantes y tendrán una reacción más emocional de parte de la opinión pública.

Ejemplos de cortinas de humo y cajas chinas abundan en el día de nuestros países, por lo que el llamado es para los periodistas, ciudadanos e influencers para que afinen los sentidos y traten de identificar el porqué de algunos temas.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Política, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.