Artículos

Las leyes en línea del Reino Unido podrían ser el futuro de Internet y eso tiene a la gente preocupada

Print Friendly, PDF & Email

Los gigantes de la tecnología se verán obligados a tener un “deber de cuidar” a sus usuarios, si una propuesta anunciada por el gobierno el lunes se convierte en ley.

La propuesta -un ” white paper “, en el lenguaje jurídico del Reino Unido, que es una de las primeras etapas de una política gubernamental formal- es, al menos en la superficie, de gran alcance y constituye un serio disparo a las grandes empresas de tecnología. Pero también ha suscitado serias preocupaciones sobre la forma en que se aplicará y las posibles consecuencias que podría tener para la libertad de expresión de los ciudadanos.

Con el objetivo de hacer frente a daños bien definidos, como los delitos motivados por el odio, el acecho y la actividad terrorista, junto con cuestiones como la pesca de arrastre y la desinformación, el Gobierno del Reino Unido propone combinar en uno solo el trabajo realizado por ocho o más reguladores independientes.

Este nuevo “superregulador” podría tener facultades para sancionar a las empresas de tecnología en función de sus ingresos, o incluso para bloquearlas. También podría ser capaz de procesar a ejecutivos individuales. El organismo propuesto podría financiarse bien mediante una tasa industrial, bien mediante el producto de las multas de ejecución que imponga.

Las propuestas han despertado el interés de académicos y observadores, y han despertado la alarma entre los defensores de la privacidad. Los primeros señalan que, si bien el documento carece de detalles a pesar de tener decenas de miles de palabras, establece una dirección clara de una manera que pocos países han estado dispuestos a hacer.

Pero estos últimos temen que la forma en que se aplica pueda fácilmente conducir a la censura de los usuarios de las redes sociales en lugar de frenar los excesos de las propias redes. Tales impresiones no ayudaron cuando el Secretario del Interior, Sajid Javid, apoyó el concepto, al menos, de la premoderación del contenido antes de que se publicara. “Las propuestas del gobierno crearían una regulación estatal del discurso de millones de ciudadanos británicos”, dice Jim Killock, director ejecutivo de defensores de la privacidad digital de Open Rights Group.

Según Eric Kind, consultor y conferenciante de vigilancia, las propuestas del Reino Unido afirman que el deber de cuidar a los usuarios es “la idea central y el llamamiento a la movilización bajo el cual se encuentran una variedad de opciones políticas”. Esto representaría algo significativamente nuevo para las empresas de tecnología.

Los planes también alejan la visión del gobierno de cualquier idea de que la industria de la tecnología es de alguna manera apátrida o ingobernable, juzgando en cambio, probablemente con razón, que el mercado del Reino Unido es lo suficientemente grande y rico como para darle a la industria un poderoso interés en cumplir incluso con la legislación que odiaban.

Donde los planes encallan, sin embargo, está en ejecución. Todas las complejidades son castigadas, ya sea en las etapas legislativas posteriores, en el regulador o en los propios gigantes de la tecnología. Hay poco o ningún intento de definir los “daños”, o de elaborar sanciones precisas. Donde el informe intenta ser moderado -por ejemplo, diciendo que un nuevo regulador tendría que estar atento a la “innovación”- no establece lo que eso significa.

Para algunos, esa vaguedad es alarmante. El Reino Unido ya cuenta con algunas de las leyes más estrictas del mundo -a través de la Ley de poderes de investigación- para acceder y vigilar a los usuarios de Internet y obtener sus datos de los proveedores.

Dada la debilidad del gobierno del Reino Unido y la (probable) inminente dimisión de la Primera Ministra Theresa May, es poco probable que este white paper, en su forma actual, se convierta en ley. Pero podría servir de piedra angular para los reguladores del Reino Unido y de otros países. Es probable que el curso que representa sea adoptado por el gobierno que suceda a éste.

Para bien o para mal, esto podría representar una nueva dirección para Internet, al menos en Europa. Para los Estados Unidos, con su Primera Enmienda, podemos esperar que la historia sea muy diferente.

Fuente

Please follow and like us: