Artículos DD.HH. Economía Sociedad Tecnología

Los estudios siguen demostrando que la mejor manera de detener la piratería es ofrecer alternativas más baratas y mejores

Print Friendly, PDF & Email

Un estudio tras otro sigue demostrando que el mejor enfoque para hacer frente a la piratería en Internet es proporcionar a estos posibles clientes alternativas de alta calidad y bajo coste.

Durante décadas, la industria del entretenimiento ha llevado a cabo un asalto a los piratas de Internet. Por lo general, esto implica la presentación de demandas masivas en contra de estos usuarios, o en algunos casos tratando de echarlos de Internet por completo. Históricamente, estos esfuerzos no han tenido éxito.

A lo largo de todo ese tiempo, los datos han demostrado sistemáticamente que tratar a esos usuarios como delincuentes irredimibles puede no ser el enfoque más inteligente. Por un lado, los estudios muestran que los piratas se encuentran rutinariamente entre los mayores compradores de contenido legítimo, y cuando se les proporciona a estos usuarios acceso a las opciones sin restricciones, por lo general te aceptan la propuesta.

Esta idea fue apoyada de nuevo por un nuevo estudio realizado en Nueva Zelanda, que fue visto por primera vez por TorrentFreak. El estudio, pagado por el operador de telecomunicaciones Vocus Group, encuestó a mil neozelandeses el pasado mes de diciembre, y encontró que mientras la mitad de los encuestados dicen que han pirateado contenido en algún momento de sus vidas, esas cifras han caído a medida que han florecido las alternativas legales de streaming.

El estudio encontró que el 11 por ciento de los consumidores de Nueva Zelanda todavía obtienen contenido protegido por derechos de autor a través de flujos ilegales, y el 10 por ciento descarga contenido infractor a través de BitTorrent u otras plataformas. Pero también encontró que es cada vez más probable que los usuarios obtengan ese mismo contenido a través de las antenas inalámbricas (75 por ciento) o de servicios de streaming legítimos como Netflix (55 por ciento).

“En resumen, la razón por la que la gente se está alejando de la piratería es que es simplemente más molestia de lo que vale la pena”, dijo Taryn Hamilton, ejecutiva de Vocus Group NZ en una declaración.

Históricamente, la industria del entretenimiento ha intentado incriminar a los piratas como gorrones interesados exclusivamente en obtener todo gratis. En realidad, es más prudente verlos como consumidores potenciales frustrados que estarían encantados de pagar por el contenido si estuviera más ampliamente disponible, detacó Hamilton.

“La investigación confirma algo que muchos expertos en Internet han creído instintivamente desde hace mucho tiempo que es cierto: la piratería no es impulsada por infractores de la ley, sino por personas que no pueden obtener el contenido que desean de manera fácil o asequible”, dijo.

Pero es mucho más que sólo instinto. Estudios de todo el mundo llegan sistemáticamente a la misma conclusión, dice Annemarie Bridy, profesora de derecho de la Universidad de Idaho especializada en derecho de autor.

Bridy señaló una serie de estudios internacionales, estadounidenses y de la UE que muestran que los usuarios acudirán rápidamente a las opciones más adecuadas cuando estén disponibles. Especialmente dados los riesgos potenciales para la privacidad y la seguridad que implica la descarga de contenido pirateado de fuentes dudosas.

“Esto es especialmente cierto dado que los “sitios piratas” están ahora comúnmente llenos de malware y otros contenidos maliciosos, lo que los hace peligrosos para los usuarios”, dijo Bridy. “Parece obvio que cuando se reducen las barreras a la adquisición de contenido legal frente a las crecientes barreras a la adquisición de contenido ilegal, los usuarios optan por el contenido legal”.

El experto en derechos de autor y cofundador de Techdirt Mike Masnick dijo de manera similar a Motherboard que su propio estudio de 2015 llegó a la misma conclusión. Se descubrió que, si bien las tasas de piratería tienden a disminuir ligeramente a raíz de los esfuerzos más agresivos contra la piratería, como los filtros de Internet, la tasa de infracción de los derechos de autor vuelve a aumentar rápidamente una vez que los usuarios se alejan de las restricciones.

“Aunque Suecia introdujo leyes estrictas contra la piratería, las tasas generales de piratería en Suecia siguieron siendo las mismas antes y después de esa ley, y las tasas de piratería de la televisión aumentaron después de la ley”, dijo. “Esas tarifas sólo empezaron a disminuir años después, después de que Netflix entró en el mercado.”

Es difícil discutir la idea de que la mejor solución a la piratería son los mejores servicios, no las restricciones draconianas de Internet, dijo Masnick.

“Una y otra vez, los estudios y el sentido común han demostrado que la piratería es el resultado de un fracaso en el mercado para proporcionar lo que los consumidores quieren, en términos de conveniencia, precio y selección”, señaló.

Y aunque la violación de los derechos de autor se presenta a menudo como una actividad puramente maligna, no siempre es tan simple. Otro estudio reciente de la Universidad de Indiana encontró que la piratería a veces puede actuar como otra forma de competencia, obligando a los creadores de contenido y a los operadores de cable a ofrecer servicios más atractivos y asequibles si no quieren que los usuarios acudan en masa a alternativas ilegales.

“La piratería inyecta “competencia en la sombra” en un mercado que de otro modo sería monopolístico, y esta amenaza de competencia de la piratería puede dar un mayor incentivo para que las empresas innoven e inviertan en áreas en las que la piratería no puede imitar fácilmente”, dijo el investigador de la Universidad de Indiana Antino Kim a Motherboard en un correo electrónico.

“La facilidad de uso, el streaming rápido e ininterrumpido, las imágenes y el sonido de alta definición, la compatibilidad con varios idiomas y los servicios personalizados son sólo algunos ejemplos de áreas en las que las empresas pueden superar la piratería y diferenciar sus productos de los de la competencia.

Una avalancha de nueva competencia de streaming ha puesto de manifiesto un lado irónico de la ecuación. Algunos datos preliminares sugieren que a medida que más y más emisoras y operadores de streaming llegan al mercado (a menudo ocultando su propio contenido detrás de paredes de pago exclusivas), esta confusión y el alto costo (de suscribirse a numerosos servicios sólo para acceder a su contenido favorito) pueden correr el riesgo de volver a llevar a los usuarios a la piratería.

Dicho esto, la lección que enseñan innumerables estudios internacionales sigue siendo la misma. Si la industria del entretenimiento realmente quiere que los usuarios dejen de piratear, su mejor opción es ver la piratería como un competidor, y luego ofrecer una alternativa de bajo precio y alta calidad.

Fuente

Please follow and like us: