2020 Artículos Piratapedia

Los humanos están programados para descartar los hechos que no encajan con su visión del mundo.

Print Friendly, PDF & Email

por

Algo está podrido en el estado de la vida política americana. Los Estados Unidos (entre otras naciones) se caracterizan cada vez más por comunidades ideológicas altamente polarizadas y aisladas de la información que ocupan sus propios universos de hechos (o fácticos).

Dentro de la blogosfera política conservadora, el calentamiento global es un engaño o tan incierto que no merece una respuesta. Dentro de otras comunidades geográficas o en línea, se sabe que las vacunas, el agua fluorada y los alimentos genéticamente modificados son peligrosos. Los medios de comunicación de derecha pintan un cuadro detallado de cómo Donald Trump es víctima de una conspiración fabricada.

Nada de eso es correcto, sin embargo. La realidad del calentamiento global causado por el hombre es una conclusión establecida. El supuesto vínculo entre las vacunas y el autismo ha sido desacreditado de forma tan concluyente como cualquier otra cosa en la historia de la epidemiología. Es fácil encontrar refutaciones autorizadas de las afirmaciones autoexculpatorias de Donald Trump sobre Ucrania y muchos otros temas.

Sin embargo, muchas personas bien educadas niegan sinceramente las conclusiones basadas en pruebas sobre estos asuntos.

En teoría, la resolución de las controversias de hecho debería ser relativamente fácil: basta con presentar pruebas de un fuerte consenso de los expertos. Este enfoque tiene éxito la mayoría de las veces, cuando la cuestión es, digamos, el peso atómico del hidrógeno.

Pero las cosas no funcionan así cuando el consenso científico presenta una imagen que amenaza la visión ideológica del mundo de alguien. En la práctica, resulta que la identidad política, religiosa o étnica de uno predice de manera bastante efectiva la voluntad de aceptar conocimientos sobre cualquier tema politizado.

Razonamiento motivado” es lo que los científicos sociales llaman el proceso de decidir qué evidencia aceptar en base a la conclusión que uno prefiere. Como explico en mi libro, “La verdad sobre la negación“, esta tendencia tan humana se aplica a todo tipo de hechos sobre el mundo físico, la historia económica y los acontecimientos actuales.

La negación no proviene de la ignorancia

El estudio interdisciplinario de este fenómeno ha explotado en los últimos seis o siete años. Una cosa ha quedado clara: la falta de reconocimiento de la verdad sobre, por ejemplo, el cambio climático por parte de varios grupos no se explica por la falta de información sobre el consenso científico sobre el tema.

En cambio, lo que predice con fuerza la negación de conocimientos sobre muchos temas controvertidos es simplemente la persuasión política de cada uno.

Un metaestudio realizado en 2015 demostró que la polarización ideológica sobre la realidad del cambio climático en realidad aumenta con los conocimientos de los encuestados en materia de política, ciencia y/o política energética. Las posibilidades de que un conservador sea un negador del cambio climático son significativamente mayores si tiene una educación universitaria. Los conservadores que obtienen la mayor puntuación en las pruebas de sofisticación cognitiva o habilidades de razonamiento cuantitativo son más susceptibles a un razonamiento motivado sobre la ciencia del clima.

Esto no es sólo un problema para los conservadores. Como ha demostrado el investigador Dan Kahan, los liberales son menos propensos a aceptar el consenso de los expertos sobre la posibilidad de un almacenamiento seguro de los residuos nucleares, o sobre los efectos de las leyes de armas de fuego de transporte oculto.

La negación es natural

Nuestros antepasados evolucionaron en pequeños grupos, donde la cooperación y la persuasión tenían al menos tanto que ver con el éxito reproductivo como con la posesión de creencias factuales precisas sobre el mundo. La asimilación en la tribu de uno requería la asimilación en el sistema de creencias ideológicas del grupo. Un sesgo instintivo a favor del “grupo” y su visión del mundo está profundamente arraigado en la psicología humana.

El sentido de sí mismo de un ser humano está íntimamente ligado con el estatus y las creencias de su grupo de identidad. No es sorprendente, entonces, que la gente responda automáticamente y a la defensiva a la información que amenaza su visión ideológica del mundo. Respondemos con la racionalización y la evaluación selectiva de las pruebas, es decir, nos involucramos en el “sesgo de confirmación“, dando crédito al testimonio experto que nos gusta y encontramos razones para rechazar el resto.

Los politólogos Charles Taber y Milton Lodge confirmaron experimentalmente la existencia de esta respuesta automática. Encontraron que los sujetos partidarios, cuando se les presentan fotos de políticos, producen una respuesta afectiva “me gusta/no me gusta” que precede a cualquier tipo de evaluación consciente y objetiva de quién es fotografiado.

En situaciones cargadas de ideología, los prejuicios de uno terminan afectando a las creencias fácticas de uno. En la medida en que uno se define en términos de sus afiliaciones culturales, la información que amenaza su sistema de creencias – por ejemplo, la información sobre los efectos negativos de la producción industrial en el medio ambiente – puede amenazar su sentido de identidad en sí mismo. Si es parte de la visión del mundo de tu comunidad ideológica que lo antinatural es insalubre, la información factual sobre un consenso científico sobre la seguridad de las vacunas o los alimentos genéticamente modificados se siente como un ataque personal.

La información no deseada también puede amenazar de otras maneras. Los teóricos de la “justificación del sistema“, como el psicólogo John Jost, han demostrado cómo las situaciones que representan una amenaza para los sistemas establecidos desencadenan un pensamiento inflexible y un deseo de cierre. Por ejemplo, como examinan extensamente Jost y sus colegas, las poblaciones que experimentan dificultades económicas o amenazas externas han recurrido a menudo a líderes autoritarios y jerárquicos que prometen seguridad y estabilidad.

La negación está en todas partes

Este tipo de pensamiento afectivo y motivado explica una amplia gama de ejemplos de un rechazo extremo y resistente a las pruebas de los hechos históricos y del consenso científico.

¿Se ha demostrado que las reducciones de impuestos se pagan solas en términos de crecimiento económico? ¿Tienen las comunidades con un alto número de inmigrantes tasas más altas de crímenes violentos? ¿Rusia ha interferido en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016? Como era de esperar, la opinión de los expertos sobre estos asuntos es tratada por los medios de comunicación partidistas como si las pruebas fueran en sí mismas inherentemente partidistas.

Los fenómenos de negación son muchos y variados, pero la historia detrás de ellos es, en última instancia, bastante simple. La cognición humana es inseparable de las respuestas emocionales inconscientes que la acompañan. Bajo las condiciones adecuadas, los rasgos humanos universales como el favoritismo en grupo, la ansiedad existencial y el deseo de estabilidad y control se combinan en una política de identidad tóxica que justifica el sistema.

Cuando los intereses del grupo, credos o dogmas se ven amenazados por información factual no deseada, el pensamiento sesgado se convierte en negación. Y desafortunadamente estos hechos sobre la naturaleza humana pueden ser manipulados con fines políticos.

Este cuadro es un poco sombrío, porque sugiere que los hechos por sí solos tienen un poder limitado para resolver cuestiones politizadas como el cambio climático o la política de inmigración. Pero comprender adecuadamente el fenómeno de la negación es sin duda un primer paso crucial para abordarlo.

Please follow and like us: