Sociedad

Por qué la gente vota por políticos que saben que son mentirosos

Print Friendly, PDF & Email

por Stephan Lewandowsky

Gran Bretaña eligió recientemente a un primer ministro que cerró ilegalmente el parlamento para escapar del escrutinio democrático y que dice falsedades flagrantes cuando le conviene. Boris Johnson niega casualmente la presencia de los medios de comunicación frente a las cámaras de televisión y niega elementos centrales de su acuerdo Brexit, como la necesidad de controles aduaneros entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

En 2016, los votantes estadounidenses se enfrentaron a la elección entre un candidato presidencial cuyas declaraciones de campaña eran precisas el 75% del tiempo y otro cuyas afirmaciones eran falsas el 70% del tiempo, según un medio de verificación de hechos. Los estadounidenses eligieron a Donald Trump, quien ha hecho más de 13.000 afirmaciones falsas o engañosas desde que asumió el cargo.

Los índices de aprobación de Trump se han mantenido en gran parte estables durante dos años y el 77% de los republicanos lo consideran honesto. Johnson fue elegido por mayoría aplastante y más de la mitad del público británico no se preocupó por el cierre del parlamento.

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo pueden los demagogos mentirosos encontrar tracción en sociedades con orgullosas historias de democracia y empirismo?

¿Son las personas insensibles a las falsedades? ¿No saben si las cosas son verdaderas o falsas? ¿A la gente ya no le importa la verdad?

Las respuestas están matizadas y se basan en la distinción entre nuestra comprensión convencional de la honestidad y la noción de “autenticidad”. El elemento principal de la honestidad es la precisión de los hechos, mientras que el elemento principal de la autenticidad es una alineación entre la personalidad pública y privada de un político.

La investigación de mi equipo ha demostrado que los votantes estadounidenses, incluidos los partidarios de Trump, responden a las correcciones de las falsedades de Trump. Es decir, cuando las personas se enteran de que una afirmación específica es falsa, reducen su fe en esa afirmación. Sin embargo, en nuestros resultados, no hubo asociación entre la actualización de creencias y sentimientos hacia Trump entre sus seguidores. Es decir, el apoyo se mantuvo estable sin importar cuánta gente se diera cuenta de que las declaraciones de Trump eran inexactas.

Por lo tanto, los votantes pueden comprender perfectamente que un político miente y pueden descartar las falsedades cuando se les señala. Pero los mismos votantes aparentemente toleran que les mientan sin tener que oponerse a su candidato favorito. Esta desconexión entre la precisión percibida y el apoyo a un político ahora ha sido demostrada repetidamente por nuestro equipo y también por otros investigadores que utilizan una metodología diferente.

‘Eso definitivamente no es Elmo detrás de mí’. Will Oliver / EPA

Pero no se sigue que la gente haya renunciado por completo a la verdad y la honestidad en la política.

La investigación dirigida por Oliver Hahl de la Universidad Carnegie Mellon ha identificado las circunstancias específicas en las que la gente acepta a los políticos que mienten. Solo cuando la gente se siente privada de sus derechos y excluida de un sistema político acepta las mentiras de un político que dice ser un campeón del “pueblo” contra el “establecimiento” o la “élite”. En esas circunstancias específicas, las violaciones flagrantes del comportamiento que defiende esta élite, como la honestidad o la justicia, pueden convertirse en una señal de que un político es un auténtico campeón del “pueblo” contra el “establecimiento”.

Para los políticos populistas, como Trump y Johnson, que enfrentan explícitamente a un pueblo mítico contra una élite igualmente mítica, el desprecio descarado por los hechos solo subraya su autenticidad a los ojos de los partidarios.

Ninguna verificación de hechos reducirá el atractivo de Trump, Johnson, Duterte, Bolsonaro o cualquier otro demagogo populista en todo el mundo.

Para defraudar a los demagogos y volver a hacer inaceptable la mentira, es necesario que los votantes recuperen la confianza en el sistema político. La investigación de Hahl y sus colegas también mostró que cuando las personas consideran que un sistema político es legítimo y justo, rechazan a los políticos que dicen mentiras y les molesta que les mientan. Por tanto, la clave para seguir adelante implica seguir políticas que reduzcan el atractivo de los demagogos populistas y que creen incentivos para que los políticos sean más honestos.

No existe una receta rápida y sencilla para este proceso. Pero está claro que necesitamos tener una conversación política sobre la desigualdad de ingresos. En 2015, dos docenas de administradores de fondos de cobertura ganaron más dinero que todos los maestros de jardín de infantes en los EE. UU. Juntos, y los multimillonarios ahora pagan una tasa impositiva más baja que el resto de nosotros. No es de extrañar que la desigualdad haya sido identificada como una de las variables que ha comprometido la legitimidad de la democracia a los ojos de tanta gente.

Johnson se negó a mirar la foto de un niño con neumonía que se vio obligado a dormir en el piso de un hospital. Una vez que eso se haya vuelto inaceptable, y una vez que los niños enfermos encuentren una cama en el hospital, las falsedades de Johnson tampoco encontrarán tracción.

Otra forma es posible

Es alentador observar que en otros países con diferentes estructuras y políticas políticas, los votantes no toleran las mentiras de los políticos. La investigación realizada por mi equipo en Australia ha demostrado que los votantes australianos reducen su respaldo a los políticos si se revela que son deshonestos.

Utilizando una metodología que coincidía exactamente con nuestro estudio con los votantes estadounidenses, encontramos que, a diferencia de Estados Unidos, las correcciones de las falsedades de los políticos australianos hicieron que los participantes se inclinaran mucho menos a apoyar a esos candidatos. Este efecto ocurrió independientemente del partidismo, lo que significa que los votantes eran intolerantes con las mentiras incluso si provenían de su propio lado de la política.

En Australia, la votación es obligatoria y preferencial. Todos deben votar o arriesgarse a ser multados, y los votantes clasifican sus preferencias entre todos los partidos. Estas medidas ayudan a contener la polarización política, subrayando cómo el diseño de un sistema político puede determinar el bienestar de un país.

Fuente: The Conversation

A %d blogueros les gusta esto: