Artículos Ciencia DD.HH. Medicina Tecnología

Si quieres mantener tu privacidad médica, cuidado con lo que publicas

Print Friendly, PDF & Email



Investigadores lograron deducir correctamente las enfermedades de
algunas personas mediante un análisis de sus publicaciones en Facebook,
según un nuevo estudio.
Las personas en el estudio accedieron a ser estudiadas, y los
resultados son privados. No obstante, que esto sirva como advertencia:
es posible que estés compartiendo con el mundo mucho más de lo que
piensas.

En el estudio, investigadores le preguntaron a personas
en una clínica — la mayoría de los participantes fueron mujeres
afroamericanas — si podían analizar sus publicaciones en las redes sociales y compararlas con sus expedientes médicos.
Luego generaron un algoritmo para analizar las palabras que usaban los
usuarios en sus publicaciones. El algoritmo determinaba qué palabras y
combinaciones de palabras tenían una mayor posibilidad de estar
asociadas con ciertas enfermedades.

Los investigadores empezaron
por realizar pruebas con una parte de los datos recogidos. A
continuación, utilizaron el algoritmo con el resto de los datos para
intentar averiguar qué enfermedades padecían las personas que publicaban
en Facebook.

Para algunos trastornos, como la depresión, los
datos de Facebook no proporcionaron la información necesaria para que el
algoritmo adivinara el diagnóstico. Según los investigadores, en estos
casos analizar las publicaciones aportaba el mismo valor que analizar
factores como edad, sexo o identidad étnica. No obstante, para otros
casos como la diabetes, la ansiedad o la psicosis, los datos de Facebook
fueron suficientes para llegar a la conclusión correcta.

Hasta
la fecha, el estudio es puramente académico. Facebook no está accediendo
a tu expediente médico o analizando tus síntomas, todavía. (La empresa
no participó en el estudio, pero uno de los investigadores tiene una
asociación con Microsoft). Sin embargo, el estudio sirve como un
recordatorio espeluznante de que compartimos más sobre nosotros mismos
de lo que pensamos.

Las palabras reveladoras en las publicaciones
no siempre eran obvias. “Palabras expresando hostilidad (p. ej.,
‘tonto’, ‘mierda’, ‘estupidez’ o ‘hijas de puta’) fueron la
característica principal de personas con problemas de abuso de drogas o
psicosis”, escriben los autores.

Por otro lado, “las palabras más
asociadas con la depresión estaban relacionadas con la somatización (p.
ej., ‘me duele el estómago’ o ‘me duele la cabeza’) y la angustia
emocional (p. ej., ‘dolor’, ‘llorando’, ‘lágrimas’).

Con este
tipo de algoritmo, como con cualquier algoritmo, es posible llegar a
conclusiones que no tienen buena explicación. Algunas de las palabras
asociadas a los clientes que tenían diabetes estaban relacionadas con la
religión, como “dios”, “familia” y “rezar”. Quizá las personas con
diabetes empiezan a pensar mucho en dios, o quizá es una simple
coincidencia debido a la edad del usuario y otros factores demográficos.
El estudio era pequeño — solo 999 personas tenían suficientes
publicaciones en Facebook para poder analizarlas — así que es muy
posible que si el estudio fuera replicado a nivel mundial daría
diferentes resultados.

La sociedad está más atenta que nunca
sobre la información que comparte en Internet, y este estudio es otra
llamada de atención de que podríamos estar compartiendo más de lo que
pensamos. En el futuro, este tipo de análisis se podría utilizar para
ayudar a las personas. Quizá un algoritmo así podría, con tu
consentimiento, informarte a ti o tu familia si tienes un trastorno
médico que deberías vigilar.

No obstante, por ahora, es un recordatorio de pensar dos veces sobre lo que escribes y publicas para el mundo, especialmente si no quieres que tus redes sociales revelen mucha información sobre tu vida privada.

Via

Please follow and like us:
error