2020

La urgente necesidad de la alfabetización mediática en una época de aniquilación

Print Friendly, PDF & Email

por Jennifer Ellen Good

Desde organizaciones ficticias que publican mensajes polarizantes en Facebook hasta historias de noticias investigadas enérgicamente que son etiquetadas como “falsas”, el poder y la importancia omnipresentes de los medios de comunicación son evidentes.

Y sin embargo, lo más preocupante no es que las historias ficticias se compartan como “reales” y las historias bien investigadas se etiqueten como “falsas”. Más bien, el mayor problema es la falta de historias sobre cómo abordar la situación de manera reflexiva no sólo a través de la regulación de los medios de comunicación, sino también a través de la educación.

Al centrarse en los desafíos de los medios de comunicación uno a uno a medida que van surgiendo, se está perdiendo una oportunidad de abordar los mensajes y el poder de los medios de comunicación de manera sistémica. En lugar de ello, en algo parecido a un juego de “golpear al topo”, los problemas con los medios sociales se tratan como cuestiones aisladas que siguen apareciendo. ¿Facebook se convierte en un destino para aquellos que desean influir en las elecciones? Cuenta historias que culpan a Mark Zuckerberg. Twitter se convierte en una plataforma para las mentiras? Cuenta historias que llamen a Donald Trump.

Pero lo que los medios no nos muestran y no cuentan sobre el mundo – y aquellos con los que lo compartimos – es tan importante como lo que los medios sí muestran y cuentan. En mi artículo “Creando sueños para el iPhone, aniquilando las pesadillas de la basura electrónica“, encuentro que la cobertura de las noticias sobre los teléfonos celulares es robusta pero la cobertura de las noticias sobre la basura electrónica es casi inexistente. Los teóricos de la comunicación tienen un nombre para lo que sucede con las historias que no se cuentan: aniquilación simbólica. Eso significa que es imposible incluso imaginar narraciones inexistentes como realidades. Pero, ¿cómo podría nuestra sociedad, colectivamente, pensar de manera diferente no sólo en los desafíos de los medios sociales sino en todos los mensajes de los medios? La alfabetización mediática es la solución.

Enmarcar el mundo

En el siglo XXI, una historia puede llegar de múltiples formas – un artículo de noticias puede aparecer en un periódico impreso, en un ordenador portátil o en un teléfono – pero las historias son siempre un producto de lo que los teóricos culturales llaman encuadramiento.

El estudioso de las comunicaciones Todd Gitlin se basa en el sociólogo Erving Goffman, el fundador de la teoría de los marcos, cuando escribe en su libro The Whole World Is Watching: Mass Media in the Making and Unmaking of the New Left:

“Los marcos de los medios de comunicación son patrones persistentes de conocimiento, interpretación y presentación, de selección, énfasis y exclusión.”

Goffman dice que todo el contenido de los medios de comunicación es el resultado de las elecciones sobre qué historias contar, de qué manera y con qué detalles, y qué historias ignorar.

Las historias pueden ser enmarcadas para incluir una investigación rigurosa y un enfoque matizado para compartir puntos de vista considerados y diversos. Las historias también pueden enmarcarse sin investigación y ofrecer una perspectiva estrecha y limitada. Pero todas las historias implican realidades sobre la autoridad que hay detrás de la historia y sobre el oyente, el lector y el espectador.

El papel de los medios de comunicación

Ha habido preocupación durante décadas sobre cómo los medios de comunicación enmarcan el mundo para nosotros. Una de las articulaciones más convincentes de esta preocupación está en el libro de Neil Postman de 1985 “Amusing Ourselves To Death“.

La tesis de Postman era que los medios enmarcan todo el contenido como entretenimiento y “cuando una población se distrae con trivialidades, cuando la vida cultural se redefine como una ronda perpetua de entretenimientos, cuando la conversación pública seria se convierte en una forma de charla infantil, cuando, en resumen, un pueblo se convierte en una audiencia, y su negocio público en un acto de vodevil, entonces una nación se encuentra en riesgo…”

¿Su recomendación? Alfabetización mediática – la capacidad de pensar críticamente sobre la creación, las fuentes, el contenido y las consecuencias de todos los mensajes mediáticos.

La alfabetización mediática es la capacidad de pensar críticamente sobre la creación y las consecuencias de todos los mensajes mediáticos

Desafortunadamente, aunque hoy en día es común ver historias sobre violaciones de la privacidad, contenciones de falsificación o trolls que hablan de odio, hay pocas historias sobre la alfabetización mediática.

Raramente se discute: Alfabetización mediatica

Según la Canadian Newsstand database, en la que se buscan más de 20 de los periódicos más grandes del Canadá, en los primeros cinco meses de 2019 los periódicos compartieron poco más de 21.000 historias que hablaban de “Twitter”, 4.200 historias de periódicos que hablaban de “Facebook” y 355 historias que hablaban de “noticias falsas”. ¿El número de artículos de periódicos canadienses en los últimos cinco meses que incluyeron “alfabetización mediática”? Quince.

La situación internacional es similar. Según la base de datos de Lexis Nexis Major World Newspapers, que busca los periódicos más grandes del mundo, en los primeros cinco meses de 2019 había más de 8.600 titulares de periódicos que incluían “Twitter”, cerca de 4.000 titulares de periódicos con “Facebook” y 500 titulares de periódicos que incluían “noticias falsas”. ¿El número de titulares de los periódicos que incluían “alfabetización mediática”? Tres.

El lingüista y científico cognitivo George Lakoff señala que sin marcos, somos incapaces de formar los pensamientos. Utiliza el término “hipocognición” para explicar las implicaciones de la falta de marcos para un concepto.

La regulación es cada vez más ineficaz

Las políticas y leyes para vigilar el contenido de los medios de comunicación se han vuelto cada vez más ineficaces. Como menciona un artículo del Telegraph de febrero: “Dos importantes socios del proyecto insignia de Facebook contra las noticias falsas se han retirado, y el personal de uno de ellos dice que se ha vuelto ‘imposible’ manejar la carga de trabajo”.

Vigilar Facebook, y posiblemente todo el contenido digital, puede ser una batalla perdida. Pero discutir y priorizar la urgencia de crear una ciudadanía alfabetizada en medios de comunicación – e implementar la educación esencial – podría tener una oportunidad.

Como señala Postman, las escuelas deben ayudar a los jóvenes a aprender a interpretar lo que él llama símbolos de su cultura. La alfabetización mediática debe ser un componente fundamental de la educación en todos los niveles de la escolaridad. La lectura. La escritura. Aritmética.

Los estudiantes, de hecho todos nosotros, debemos aprender a hacer preguntas sobre lo que se cuenta. Debemos aprender a hacer preguntas sobre los intereses de quiénes se sirven de las formas en que se enmarcan las historias. Y debemos aprender a preguntar sobre las implicaciones de las historias que no se cuentan.

Es urgente no sólo hacer estas preguntas de manera consistente sino también reflexiva.

The Conversation