Cómo la Inteligencia Artificial puede mejorar la democracia

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

La Inteligencia Artificial puede mejorar la democracia, y deberemos aprovecharla durante los próximos años.

La democracia no es un sistema de gobierno perfecto; de hecho, tiene muchos defectos. Pero la Inteligencia Artificial puede y quiere ayudar a que pueda serlo, o al menos a mejorarla. Pero, ¿cómo, exactamente, una tecnología tan lejana puede acercarnos a una democracia más justa y eficaz?

Detectar fake news

Las Fake News son super importantísimas en la democracia. Y es que hablamos de un sistema de gobierno donde cualquier persona, sin ningún tipo de información o conocimiento, puede votar. Estas personas normalmente son más susceptibles a ser engañadas por fake news, por lo que es responsabilidad de las aplicaciones y redes sociales (y, por supuesto, de los medios de comunicación), no permitir que se difundan estas noticias falsas.

Pero no siempre es posible, o al menos a simple vista. Una noticia falsa puede no verse a simple vista, sino que puede llegar a ser realmente difícil de identificar. Son muchos factores a tener en cuenta y además puede estar muy bien elaborada. Pero hay una opción, la Inteligencia Artificial, para acabar con ellas.

Las noticias falsas literalmente puede cambiar el resultado de una votación electoral

Y ya ha llegado a un punto en el que tenemos IA para crear imágenes falsas realmente increíbles, incluyendo vídeos e incluso voces. Sí, los ordenadores son capaces no solo de replicar tu voz y decir lo que quieran con una voz sintética exactamente igual a la tuya, sino además de coger una fotografía tuya y simular movimientos faciales. Es decir, literalmente puede hacer un vídeo tuyo hablando cosas que por supuesto nunca has dicho.

Imagina un vídeo en el que sale Pedro Sánchez que demuestre que recibe comisiones por contratos del gobierno; un vídeo falso, por supuesto, hecho mediante Inteligencia Artificial (que, como decimos, ya es posible). No habría forma posible de demostrar que ese vídeo es falso, y el único método para por usar otra Inteligencia Artificial. Esto podría ocurrir en cualquier momento, y por supuesto sería capaz de acabar con la carrera no solo de Sánchez, sino también de su partido en general.

La IA es capaz de detectar noticias, imágenes y vídeos falsas increíblemente rápido. Por lo tanto, se podría usar para que los medios de comunicación estudiasen el material que les llega en pro de saber si es falso o no, y las redes sociales como Facebook podrían implementar una para saber si los enlaces que se comparten son falsos o no, bloqueándolos.

Eliminando las fake news, se elimina una gran fuerte de malinformación capaz de cambiar por completo los resultados de unas elecciones. Recordemos que la información y la opinión sobre los candidatos, en una votación democrática, es lo más importante.

Análisis conversacional

¿Sospechas que la policía trata mejor a los ciudadanos de cierta etnia? En EEUU, donde se ha realizado un estudio escuchando más de 100 horas de conversaciones entre policías y ciudadanos, se ha descubierto que la policía trata peor a la población negra que al resto.  Ahora, este estudio está demostrando cómo un cambio en el lenguaje tiene un impacto directo en las relaciones comunitarias.

Ahora mismo muchos policías de EEUU llevan cámaras incorporadas precisamente para tener pruebas visuales de lo que pasa en tiroteos con la policía (para poder saber si un policía disparó a alguien de forma justificada o no), y todas estas horas de grabación se podría analizar mediante Inteligencia Artificial.

Los asistentes con IA, un acercamiento a la política

Cada vez más hogares tienen un asistente virtual como el Amazon Echo o el Google Assistant. En España no tanto, porque acaban de llegar este año, pero en EEUU un gran porcentaje de casas ya lo tienen; y en 5 años, se espera que la gran mayoría de las casas ya tengan uno. Algunos estados de allí, precisamente, ya lo están comenzando a usar para ayudar a los gobiernos.

En concreto, están delegando funciones básicas a los asistentes virtuales. Y a través de ellos, se pueden lanzar consultas para saber qué opinan los ciudadanos sobre una propuesta, por ejemplo. Esto es algo que ya han hecho en cierto modo desde la Universidad del Nordeste, en Massachusetts (Estados Unidos), que dio un Echo Dot a cada universitario.

Democracia directa

La democracia directa es a priori imposible, por muchos motivos. Principalmente, porque no hay ni tiempo ni dinero suficiente, y además porque los ciudadanos no tienen bagaje técnico suficiente ¿Cómo va a decidir un ciudadano qué impuestos poner, por ejemplo?

Pero Cesar Hidalgo, investigador del MIT Media Lab, propone algo muy curioso: que una Inteligencia Artificial aprenda los patrones de comportamiento de los ciudadanos y decida en su nombre. No sería democracia directa directamente, por supuesto, pero sería lo más parecido posible, pues la IA tiene un gran porcentaje de acierto.

Aunque esto ya da algo más de miedo, pues lo que ocurre dentro de una IA es opaco, por lo que nunca podríamos saber qué criterios está tomando.

Fuente

Share Button
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Inteligencia Artificial, Política, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.