Condenar la nueva tecnología ayuda a mejorarla

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

por Brendan Markey-Towler

El hecho de que las nuevas tecnologías puedan ser realmente malas para nosotros, agotando nuestra atención o arruinando nuestros recuerdos, es un argumento que se remonta a Sócrates. Es tentador desestimar estas preocupaciones, pero esta afirmación tecnológica es en realidad una parte importante del descubrimiento económico.

Nuestras sociedades están organizadas por reglas, incrustadas en nuestro conocimiento colectivo, sobre la manera correcta de comportarse e interactuar entre ellas. Estas reglas se elaboran a lo largo de un largo y a menudo amargo proceso de debate y competencia entre ideas rivales sobre la sociedad.

Algunas de las reglas más importantes que necesitamos descubrir son sobre cómo usar la tecnología y, lo que es igual de importante, cómo no usarla.

Un ejemplo reciente de tech-doomsaying es un video viral que presenta a Denzel Washington, Simon Sinek, Joe Rogan y otros discutiendo sobre los medios sociales y los teléfonos inteligentes. Ya no pasamos más tiempo con gente real, dice el vídeo, mientras buscamos desesperadamente los siguientes “me gusta” y los “comentarios”.

Este video se une a una larga y orgullosa historia que se remonta a Neil Postman (quien escribió el brillante Amusing Ourselves to Death), Alvin y Heidi Toffler (de Future Shock) a John Kenneth Galbraith en The Affluent Society.

También se une a una verdadera cacofonía que advierte sobre los peligros de todo, desde la inteligencia artificial hasta blockchains y las criptodivisas.

La economía institucional nos ayuda a entender, contraintuitivamente, por qué esta condenación realmente ayuda a mejorar las nuevas tecnologías.

Elaborando las reglas

El gran economista institucional Clarence Ayres escribió acerca de cómo la tecnología se incorpora a nuestras vidas de una manera que es aproximadamente equivalente a la forma en que las sociedades tribales utilizan los tótems para interactuar entre sí.

En las sociedades tribales, los “chamanes” desarrollan y mantienen todo un sistema de reglas sobre el significado de los tótems y su uso en la vida cotidiana.

Del mismo modo, todo un sistema de normas tiene que ser desarrollado por gurús tecnológicos que experimentan con las nuevas tecnologías y enseñan a la gente cómo, cuándo y por qué utilizarlas en la vida cotidiana.

Las nuevas tecnologías no se incorporan inmediatamente a la vida cotidiana, como suponen los modelos económicos tradicionales. No vienen con un manual de instrucciones que describa para qué pueden usarse, ni con un conjunto de regulaciones sobre cómo deben usarse.

Nosotros mismos tenemos que aprender y desarrollar normas sobre cómo, cuándo y por qué utilizar las nuevas tecnologías. Esto requiere que hablemos unos con otros y compartamos nuestras experiencias y pensamientos.

A medida que hablamos entre nosotros y compartimos ideas sobre nuevas tecnologías, se desarrolla una competencia entre ideas. De aquí descubrimos, como sociedad, nuevos conocimientos sobre cómo, cuándo y por qué debemos utilizar las nuevas tecnologías en nuestra vida cotidiana.

El Hype y la condenación nos ayudan a descubrir

Mi colega Jason Potts ha escrito sobre un lado de este proceso, en el que el “hype (o publicidad)” de una nueva tecnología nos ayuda a descubrir para qué puede y debe usarse.

Pero hay otro lado de este proceso, fácilmente olvidado, en el que condenar una nueva tecnología modera nuestro entusiasmo y promueve la cautela. Tenemos que descubrir lo que una nueva tecnología no puede hacer y para lo que no debe utilizarse.

Cada inventor es a la vez un Prometeo que roba el fuego de los dioses, y un Pandora que involuntariamente libera un enjambre de males potenciales sobre el mundo. La competencia de ideas entre la exageración y el fatalismo nos permite descubrir reglas útiles que se ocupan de ambos.

La tecnología nuclear es un excelente ejemplo de ello. Se han hecho muchos argumentos sobre su asombroso potencial como fuente de energía eficiente, como tecnología minera y como fuente de propulsión, entre otras cosas. Pero todos conocemos también sus peligros: Chernobyl, Fukushima, Three Mile Island, y las zonas de la Tierra que serán radiactivas durante decenas de miles de años como resultado de la lluvia radiactiva.

Con el tiempo, a pesar de las disputas a menudo amargas, hemos descubierto un cuerpo sustancial de conocimiento sobre cómo, cuándo y por qué deberíamos usar la tecnología nuclear.

El debate sobre los medios sociales y los teléfonos inteligentes es muy parecido. Hay una serie de argumentos sobre el espectacular potencial de esta tecnología para dar a la gente común una tecnología para comunicarse en una escala previamente reservada sólo para los muy poderosos y muy ricos.

Pero también hay contraargumentos acerca de su adicción, su efecto en nuestra capacidad de atención, y su habilitación de los muy poderosos y muy ricos para manipularnos.

Con el tiempo, a pesar de lo que a menudo será una feroz disputa entre estas ideas en competencia, podemos esperar descubrir un cuerpo sustancial de conocimiento sobre la mejor manera de utilizar los medios sociales.

Por lo tanto, la economía institucional nos muestra que los hacedores de tecnología ayudan a mejorar la tecnología. La tecnología no viene con un libro de reglas listo para usarla. Tenemos que descubrir esto en un proceso de ensayo, error y argumento. Y para esto el condenador es tan vital como el visionario.

 

Share Button
This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.