Derechos equivalentes análogos (13/21): Nuestros niños digitales son rastreados no sólo en todo lo que compran, sino también en lo que NO compran.

Print Friendly, PDF & Email

Amazon acaba de abrir su primera tienda “Amazon Go”, donde sólo tienes que coger las cosas en una bolsa y salir, sin tener que pasar por un proceso de compra. Como parte de la introducción de este concepto, Amazon señala que usted puede escoger algo de los estantes, en cuyo momento se registrará su compra – y cambia de opinión y vuelve a ponerlo en su lugar, en cuyo momento estará registrado y loggeado (se le ingresa en el registro) como si no hubiera comprado el artículo.

Claro, no estás pagando por algo sobre lo que cambiaste de opinión, que es el objetivo de la presentación en vídeo. Pero no se trata sólo de la deducción de la cantidad total a pagar: Amazon también sabe que consideraste comprarla y eventualmente no lo hiciste, y que usará esa información.

Nuestros niños digitales son seguidos de esta manera diariamente, si no cada hora. Nuestros padres analógicos nunca lo fueron.

Cuando estamos comprando algo en línea, hay incluso simples plugins para las soluciones comerciales más comunes con los términos de negocio “análisis de embudo” – donde en el llamado “embudo de compra” nuestros hijos digitales eligen dejar el proceso de compra de algo – o “análisis de abandono de carrito”.

Ni siquiera podemos simplemente alejarnos de algo sin que sea grabado, registrado y catalogado para su uso posterior en nuestra contra.

Pero el llamado “abandono del carro” es sólo una parte del gran problema de rastrear lo que nos interesa en la edad de nuestros hijos digitales, pero no lo compramos. Hoy en día no hay escasez de personas que jurarían que sólo estaban hablando de un tipo muy específico de producto (digamos, “faldas de cuero negro”) con el telefono cerca y de repente, la publicidad de ese tipo muy específico de producto aparecería en todos los anuncios de Facebook y/o Amazon. ¿Esto se debe realmente a que alguna compañía escucha las palabras clave a través del teléfono? Tal vez sí, tal vez no. Todo lo que sabemos desde Snowden es que si es técnicamente posible invadir la privacidad, ya está ocurriendo.

(Tenemos que asumir que estas personas todavía necesitan aprender a instalar un simple adblocker. Pero aún así.)

En los lugares de alta densidad publicitaria, como (pero no limitados a) aeropuertos, hay rastreadores oculares para averiguar qué anuncios se miran. Todavía no cambian para que coincidan con tus intereses, como en Minority Report, pero eso ya está presente en tu teléfono y en tu escritorio, y por lo tanto no sería extraño verlo en público pronto, tampoco.

En el mundo de nuestros padres analógicos, no se nos registraba ni se nos seguía cuando comprábamos algo.

En el mundo de nuestros hijos digitales, estamos registrados y se nos sigue la pista incluso cuando no compramos algo.

La privacidad sigue siendo su responsabilidad.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos. Bookmark the permalink.

Comments are closed.