Artículos Piratapedia Tecnología

Qué son el malware polimórfico y metamórfico y por qué son tan peligrosos

Print Friendly, PDF & Email



Qué es el malware polimórfico

Cuando hablamos de malware polimórfico nos referimos
a aquel que tiene un “núcleo” que siempre actúa de la misma manera. No
importa cuántas veces cambie. Siempre realiza las mismas acciones y
siempre ataca de la misma manera. Eso sí, sigue modificando el resto de
su código para mantener sus objetivos actualizados.

El malware polimórfico puede ser un poco más fácil de identificar que
en el caso de los metamórficos, de los que hablaremos ahora. Esto es
así ya que el núcleo puede ser detectado para identificar el malware.

Este tipo de amenazas puede llegar a afectar un sistema y, una vez ha logrado su objetivo, ese equipo generaría una nueva variedad de malware.
Incluso podrían cambiar el nombre si se trata de un e-mail que se envía
automáticamente. Sin embargo el núcleo continúa siendo el mismo.

Qué es el malware metamórfico

Por su parte, el malware metamórfico es mucho más
peligroso. Mientras que el polimorfo tiene un núcleo que puede
detectarse, el malware metamórfico intenta reorganizar todo su código
con cada iteración. Esto significa que funciona de manera similar, pero
en cada acto agrega elementos al código distintos. También diferentes
funciones reorganizadas para que se vea distinto y sea mucho más difícil
detectarlo.

No hay nada más peligroso que un tipo de malware que es complicado de detectar. Si no somos capaces de saber qué tipo de amenazas tenemos, difícilmente podremos eliminarla y poner a salvo nuestro sistema.

Según los expertos, este tipo de malware está cada vez más presente
en la inteligencia artificial. Esto significa que puede llegar a muchos
más dispositivos y convertirse en un problema realmente serio para
nuestro día a día. Es por ello que resulta más peligroso.

Como podemos imaginar, las empresas de seguridad informática ponen
todo su empeño en encontrar la forma de hacer frente al malware
metamórfico. Nuevos productos que puedan ayudar a combatir este tipo de
problemas.

Lugares donde se esconde el malware

Cómo podemos protegernos de este tipo de amenazas

Como hemos mencionado, se trata de una variedad más peligrosa por el
hecho de que es difícil detectar. Es por ello que más que nunca es vital
el sentido común. Saber anticiparse a posibles
problemas que comprometan la seguridad. No descargar archivos de sitios
no oficiales o que inspiren poca confianza, evitar abrir correos basura
que puedan contener malware, etc.

Del mismo modo es importante mantener nuestros sistemas actualizados. En ocasiones surgen vulnerabilidades que son explotadas por los ciberdelincuentes. Los propios fabricantes lanzan parches de seguridad para evitar esto.

Por último, tener siempre un buen antivirus y otros programas y herramientas de seguridad también ayuda a prevenir amenazas.

Fuente

Please follow and like us:
error