Educando contra las fake news: aproximaciones verticales frente a horizontales

Print Friendly, PDF & Email

Desde hace unos meses, India tiene un gravísimo problema con la difusión de noticias falsas a través, sobre todo, de grupos de WhatsApp, que han llevado ya a la muerte de varias decenas de personas debido a linchamientos provocados por rumores transmitidos a través de la app relacionados generalmente con el secuestro de niños, y que han llegado incluso a provocar el cierre total de la conectividad a internet durante 48 horas en el estado de Tripura.

WhatsApp tiene más de doscientos millones de usuarios en India, su mercado más importante en todo el mundo, y el pasado 3 de julio fue requerida por el gobierno para tomar acción inmediata y poner coto a la difusión de este tipo de rumores. La respuesta de la compañía fue clara: debido al cifrado de los mensajes en su plataforma, el control de los contenidos que circulan a través de su red es inviable, y es necesaria la acción colectiva de gobierno y ciudadanos para poder plantear soluciones que no serán tecnológicas, sino que deberán basarse necesariamente en más información y educación.

La respuesta de algunas escuelas de Kerala, un estado en el sur de la India, ha sido comenzar a introducir en sus clases contenidos relacionados con las fake news y su transmisión, con la idea de educar a los niños para evitar que se crean y compartan todo aquello que les llega a través de las redes sociales. Los contenidos inciden en la definición de fake news y las precauciones que deben tomarse para aprender a reconocerlas y no colaborar en su difusión, en un país en el que, para un porcentaje muy elevado de la población con un nivel cultural muy bajo, el smartphone se ha convertido en una de las fuentes de noticias que consideran más fiable, y en donde los grupos de WhatsApp destacan porque les permiten acceder a noticias enviadas por conocidos que, supuestamente, las comparten llevados por buenas intenciones.

El problema con la aproximación tomada por las escuelas de Kerala es que han diseñado una introducción de este contenido en el curriculum educativo con un esquema vertical: unos contenidos específicos, que se introducen en una asignatura, y se explican a los alumnos en ese contexto. La aproximación vertical es adecuada porque permite tomar una acción rápida, puede llevarse a cabo con cierta facilidad simplemente actuando sobre el temario de una asignatura y sobre sus profesores, y en ese sentido, puede ser interesante como intento inmediato de poner un problema bajo cierto nivel de control, como forma de paliar los efectos de un tema coyuntural, incluso intentando convertir a los niños en embajadores de la idea de cara a sus familias. Pero en realidad, para hacerlo de manera sostenible, el problema debería ser planteado de manera no vertical, sino horizontal: fomentar el desarrollo del pensamiento crítico en todas las asignaturas a nivel metodológico, como forma de aproximarse a los contenidos de cada una de ellas. Únicamente cuando enseñemos a los niños a hacerse cargo de su responsabilidad en la gestión de los contenidos, y cuando lo hagamos de manera horizontal, podremos pensar en tener una generación de jóvenes que sean capaces de entender los mecanismos de las redes sociales, los esquemas de difusión, y los posibles intereses en la difusión de rumores y la manipulación.

No lo olvidemos: la tecnología nos ha permitido crear un medio de comunicación sencillo y al alcance de todos, lo ha dotado de mecanismos que lo convierten en irresistiblemente atractivo, pero por alguna absurda razón relacionada con los mecanismos de adopción de la tecnología, hemos renunciado absurdamente a introducir en el proceso educativo la educación en su uso, limitándola a unas cuantas advertencias absurdas sobre su peligrosidad que los niños tienden naturalmente a desoír. No, la forma de preparar a los niños para que usen internet de forma segura no es llevar invitados a sus clases que les advierten sobre los “terribles peligros” de la red, sino utilizando la red en todas las asignaturas y convirtiendo las prácticas de seguridad en algo cotidiano. La mejor forma de educar el pensamiento crítico es con más tecnología, permitiendo que sean los propios estudiantes los que tengan la responsabilidad de encontrar la información adecuada para su educación en todas y cada una de las asignaturas, y monitorizando el proceso adecuadamente para enseñarles qué información es fiable y cuál no lo es en cada caso. Menos libros de texto, menos fuentes únicas de información habitualmente utilizadas para el adoctrinamiento, y más buscadores, más contraste de fuentes, más verificación y más procedimientos para encontrar la información que se necesita en cada momento o la que mejor les ayuda a entender un concepto, una idea o un procedimiento.

Las acciones verticales sobre el curriculum educativo son meramente coyunturales: pueden servir para llamar la atención sobre un tema o iniciar los esquemas necesarios para su eventual desarrollo. Pero la verdadera estrategia debe ser horizontal, metodológica y aplicada a todas las asignaturas del curriculum, a todos los niveles. Sin ese cambio de mentalidad en la educación, seguiremos teniendo una sociedad fácilmente manipulable a golpe de fake news.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Cultura, DD.HH., Educación. Bookmark the permalink.

Comments are closed.