Artículos Economía Piratapedia Sociedad Tecnología

Ghosting en el trabajo: cuando es más fácil “esfumarse” que renunciar a un empleo

Print Friendly, PDF & Email



Con tácticas que van desde fingir sus propias muertes hasta contratar
a personas para que hablen con sus jefes en su lugar, desaparecer del
trabajo sin dejar rastro es ahora un método común de renunciar al
trabajo. Pero tiene sus riesgos.

Yuichiro Okazaki y Toshiyuki Niino son buenísimos cuando se trata de dejar un trabajo. De hecho, en los últimos 18 meses han renunciado a cerca de 1.500 empleos.

Sin
embargo, la pareja con sede en Tokio no está abandonando sus propios
puestos, son los fundadores de una nueva empresa que ofrece un servicio
personalizado a los empleados que desean renunciar pero necesitan un
poco de ayuda.

“La mayoría le tienen miedo a sus jefes“, dijo Okazaki en el episodio de Ghosting at Work del programa de radio de la BBC Business Daily.

“Ellos
saben que sus jefes les van a decir: ‘No, no puedes renunciar’. Creo
que es por la cultura de Japón, renunciar es algo malo. Cuando quieren
renunciar se sienten como una mala persona“.

Y ahí es donde entra Senchi S y su servicio para renunciar, Exit, que por US$457 llaman al jefe del cliente y le entregan una renuncia por poder.

A
veces es necesario hacer varias llamadas. Hay ocasiones en las que las
empresas no quieren lidiar con Exit y dicen que el empleado debe ir y
entregar el mensaje en persona.

Personas en Japón.
Dejar un trabajo es difícil y algo estigmatizado en Japón, lo que ha llevado a un aumento en los servicios que ayudan a los clientes a renunciar.

Pero cuando se logra hacer la renuncia, el alivio de los clientes puede ser inmenso

“Hubo un cliente que nos dijo: ‘Eres un mesías'”, dijo Okazaki. El hombre llevaba 10 años queriendo renunciar y “realmente estaba sufriendo con ese trabajo”.

Okazaki estima que deben de existir unas 30 compañías que ofrecen un servicio similar en Japón, donde los trabajadores tradicionalmente se quedan con un empleador de por vida.

Pero
en los últimos años cada vez más personas han estado cambiando de
trabajo. La disminución de la fuerza laboral también implica que hay un
mercado para los que buscan empleo.

“La gente está cambiando,
pero la cultura y las compañías no están cambiando con ellos… es por
eso que las personas nos necesitan”, comentó Okazaki.

Pero claro, buscar a alguien para que entregue tu notificación de renuncia es una de las formas más inusuales de renunciar.

Aunque
la manera de dejar un empleo es un dilema al que la mayoría de las
personas se ha enfrenado, hablar con el jefe es probablemente la opción
más popular. Mucho depende de las circunstancias en las que se abandona
el trabajo.

Desaparecer sin dejar rastro: ghosting

¿Qué
pasa si necesitas irte rápidamente o te das cuenta de que el trabajo no
es lo que tenías en mente —o simplemente no puedes hacerlo—?

¿Qué tal si, en lugar de tener una conversación incómoda, simplemente desapareces?

Personas en oficina.
El término ‘ghosting’ se refiere a la práctica de terminar repentinamente todo tipo de contacto sin ninguna explicación.

Esta práctica de “evaporarse” se la conoce en inglés como ghosting, vocablo que hace alusión a los fantasmas.

La palabra llegó al mundo laboral del de las citas, donde se usaba para referirse a quienes terminan repentinamente una relación cortando todo tipo de contacto sin dar ninguna explicación.

Chris
Yoko, quien dirige una empresa de diseño web en el estado de Virginia,
tuvo una experiencia extraña con un contratista que debía trabajar en un
proyecto digital desde casa.

“Este tipo acababa de empezar con
nosotros, parecía un buen candidato, aparentaba ser un hombre realmente
bueno. Lo ponemos a trabajar en un proyecto bastante simple para
nuestros estándares. Accede, pero cuando llega el jueves no hay nada”,
dijo Yoko.

Múltiples correos electrónicos y mensajes telefónicos
se enviaron sin recibir respuesta. El hombre también faltó a otra
reunión sobre el proyecto y al final, en medio de una ausencia total del
contratista, se le entregó el trabajo a otra persona.

Persona en oficina.
A finales del año pasado, el Libro Baige de la Reserva Federal de estados Unidos hizo referencia al fenómeno de ghosting.

Poco tiempo después, un supuesto amigo del contratista se puso en contacto por medio de correo electrónico.

Dijo que el contratista había muerto
en un accidente automovilístico y solicitó algunos documentos fiscales
que la familia necesitaba, pero algo parecía fuera de lugar, así que
Yoko revisó la cuenta de Twitter del hombre.

En redes sociales,
todo indicaba que estaba vivo. De hecho, acababa de responder a un tuit
de un primo sobre asistir a una reunión familiar.

“Él respondió
al mensaje de esa persona con una imagen de sí mismo sosteniendo un
whisky y el texto: ‘No solo sí voy a ir, sino que también voy a llevar
esto’,” relata Yoko.

“Hice una captura de pantalla y se la reenvié al tipo diciéndole: ‘¡Hey, buenas noticias, parece que está bien!'”.

Pretender
estar muerto para evitar seguir con un trabajo es obviamente un ejemplo
extremo. Pero abandonar el empleo y cortar todo contacto con los jefes parece estar a la alza.

La salida fácil

Una
gerente de rango intermedio que trabaja en el sector minorista de Reino
Unido (quien no quiso dar su nombre) dijo que dejó su compañía porque,
aunque la contrataron por un periodo de prueba de tres meses, había
encontrado un nuevo puesto que la necesitaba de inmediato. Así que se fue.

Personas en oficina.
En el ámbito laboral, no son solo los empleados los que desaparecen a veces sin dar a viso.

Esto sucedió a principios de su carrera, en el punto más difícil de la crisis de 2008.

Y comenta que su partida estuvo en parte relacionada con darse cuenta de lo “inseguras y volubles” que pueden ser las relaciones con los empleadores.

“Tenía
colegas que tras ir a una evaluación de fin de año, nunca regresaban
porque habían sido eliminados del equipo. Te das cuenta de cuán frío
puede ser un empleador, así que como trabajador eso te hace pensar:
‘Realmente no tengo que venir mañana'”.

Y puede que ella tenga razón. No son solos los empleados los que desaparecen sin dar aviso.

La mayoría de las personas habrán hecho alguna solicitud de empleo sin recibir respuesta del posible empleador.

Otros,
a pesar de asistir a una entrevista cara a cara, al final no vuelven a
escuchar nada del trabajo para el que se postularon. Un hombre le dijo a
la BBC que fue ghostedpor sus posibles empleadores
tras haber escrito documentos de estrategias, hacer evaluaciones y hasta
pasar por tres rondas de entrevistas.

Síntoma económico

Chris
Gray, director gerente la compañía de reclutamiento Manpower UK, dice
que el hecho de que los trabajadores estén actuando así es un síntoma de
mercados laborales en auge en el mundo desarrollado.

Los
bajos niveles de desempleo en Estados Unidos y Reino Unido significan
que “simplemente es muy fácil para ellos saltar de un proceso y montarse
en otro caballo, por así decirlo”, dijo.

También reconoce que cuando alguien se desvanece queda muy poco que hacer.

Persona en oficina.
Algunas de las razones por las que los empleados hacen ghosting son para evitar conflictos o para no decepcionar a otros.

“Una vez que ya perdiste tiempo como reclutador o
como empleador en alguien que simplemente se desvaneció, no quieres
perder más tiempo tratando de averiguar por qué desaparecieron”, dijo.

“Creo
que lo único que podemos hacer para mitigar el impacto de esto es ser
más proactivos en la identificación y recolección de talentos.
Establecer relaciones lo antes posible. Conocer a las personas antes de necesitarlas“.

En
cuanto a los trabajadores, aunque salirse sin más puede satisfacer sus
necesidades inmediatas, también deberían considerar el posible impacto a
largo plazo de hacer ghosting, a un empleador. Es como en el mundo de las citas, nadie piensa con afecto de alguien que se fue sin decir adiós.

“Es muy poco profesional”, dijo Dawn Fay, presidente de distrito de la firma consultora de empleo estadounidense Robert Half.

“No le recomiendo a nadie, ya seas un empleado o empleador, que haga ghosting jamás, jamás”.

Ella
entiende las razones por las que algunos deciden hacerlo, a algunas
personas simplemente no les gusta el conflicto o decepcionar a otros
mientras que algunos lo hacen porque pierden el interés en un proceso de
reclutamiento prolongado. Las empresas, dice Fay, pueden hacer su parte
al “hacer que el proceso avance rápido” y comunicándose de manera
clara.

El problema es que hacer “ghosting” o desvanecerse puede tener consecuencias.

“Es
algo que realmente puede volver y afectarte más tarde en tu carrera.
Nunca sabes dónde van a estar las personas, por lo que lo ideal es
intentar manejarte siempre de manera profesional pase lo que pase”.

Lee la nota original en inglés aquí.

Fuente

Please follow and like us:
error