Hay una razón por la que Siri, Alexa y la IA son imaginadas como mujeres – el sexismo

Print Friendly, PDF & Email

por

Los asistentes virtuales son cada vez más populares y están presentes en nuestra vida cotidiana: literalmente con Alexa, Cortana, Holly y Siri, y ficticios en las películas Samantha (Her), Joi (Blade Runner 2049) y Marvel’s IAs, FRIDAY (Avengers: Infinity War), y Karen (Spider-Man: Homecoming). Estos nombres demuestran la suposición de que los asistentes virtuales, desde SatNav hasta Siri, serán pronunciados por una mujer. Esto refuerza los estereotipos de género, las expectativas y los supuestos sobre el futuro de la inteligencia artificial.

Existen voces masculinas ficticias, por supuesto, pero hoy en día son mucho menos comunes. HAL-9000 es la IA de Hollywood con voz masculina más famosa – un malévolo ordenador sensible lanzado a la imaginación pública hace 50 años en 2001 de Stanley Kubrick: A Space Odyssey.

La IA masculina solía ser más común, específicamente en historias donde la tecnología se vuelve malvada o está fuera de nuestro control (como Hal). La IA femenina, por otra parte, se concibe, la mayoría de las veces, en un papel servil y sumiso. Otro patrón se refiere a si la IA ficticia está encarnada o no. Cuando lo es, tiende a ser masculino, desde el Terminator, hasta Sonny en I, Robot y el súper villano Ultrón en Avengers: Age of Ultron. La Ava de Ex Machina (Alicia Vikander) es una anomalía interesante en la lista de la IA encarnada y es vista como una víctima y no como una amenaza incontrolada, incluso después de haber matado a su creador.

En el Marvel Cinematic Universe, específicamente los inventos de IA de Tony Stark, y la película 2017 Blade Runner 2049, ofrecen interesantes y un tanto problemáticas perspectivas sobre el futuro de AI. El futuro puede ser femenino, pero en estos futuros imaginarios de la IA esto no es bueno.

Asistentes de Marvel

Al menos desde la muerte de la sensible Al JARVIS de Stark en Avengers: Age of Ultron (2013), el paisaje ficticio de la IA se ha convertido en predominantemente femenino. El macho de Stark, AI JARVIS, que él mismo modeló y bautizó con el nombre de su mayordomo de la infancia, es destruido en la lucha contra Ultrón (aunque finalmente pasa a formar parte de un nuevo personaje androide encarnado llamado The Vision). Stark entonces reemplaza su sistema operativo no con una copia de seguridad de JARVIS u otra IA con voz masculina sino con VIERNES (voz de Kerry Condon).

FRIDAY es un personaje mucho menos prominente. La IA de Stark se ve empujada a un papel mucho más secundario, en el que ella es en gran medida la asistente, a diferencia de la compleja compañera que Stark creó en JARVIS.

Asimismo, en Spider-Man Homecoming, Stark le regala a Peter Parker (Tom Holland) su propio súper traje, que viene con un asistente virtual de voz femenina sin nombre. Inicialmente, Peter la llama “señora de los trajes”, y más tarde la llama Karen. Peter le da personalidad e identidad a su traje al nombrarlo, pero uno se pregunta si hubiera estado tan dispuesto a imaginarse su traje como un confidente cariñoso si hubiera llegado con una voz masculina de sonido más viejo (de edad).

Karen es el soporte virtual del traje de Spider-Man, diseñado para entrenar y mejorar las habilidades de Peter. Pero al construir una relación de confianza con ella, Karen asume el papel de amiga de Peter, e incluso le anima a acercarse a la chica que le gusta en la escuela. Aquí, la IA femenina asume un papel de cuidado – como madre o hermana – lo que coloca al IA femenino de Karen en otro estereotipo femenino limitante. Se espera que la IA femenina expresé o encarné un papel diferente al de sus homólogos masculinos, perpetuando la idea de que las mujeres tienen más probabilidades de desempeñar el papel de secretarias que el de científicas.

Joi de Blade Runner

Otro ejemplo clásico de inteligencia artificial puede encontrarse en Blade Runner (1982) y sus androides bio-robóticos, los Replicantes. Estos seres artificiales fueron diseñados y fabricados para hacer los trabajos que los humanos no querían en el futuro: desde colonizar planetas alienígenas peligrosos hasta servir como trabajadores sexuales. Aunque son más fuertes y a menudo más inteligentes que sus creadores humanos, tienen una vida limitada que literalmente les impide desarrollarse lo suficiente como para saber cómo tomar el control.

El reciente Blade Runner 2049 actualiza la tecnología de los replicantes e introduce un compañero holográfico inteligente que se puede comprar llamado Joi (Ana de Armas). El Joi que se nos muestra en la película es el compañero del Agente K (Ryan Gosling) – al principio restringido por el proyector en su casa y luego liberado, hasta cierto punto (Joi todavía está controlado por los movimientos de K), cuando K se compra un dispositivo portátil llamado Emanator. Joi es una extensión lógica de los asistentes digitales actuales y es una de las pocas IA femeninas que ocupan el primer plano narrativo.

Pero al final del día, Joi es una creación corporativa que se vende como “todo lo que quieres oír y todo lo que quieres ver”. Una cosa que se puede crear, adaptar y vender para el consumo. Su cuerpo holográfico la hace parecer un poco más real, pero su propósito es similar a los de los asistentes virtuales que ya se han comentado aquí: servir a menudo a los maestros varones.

Mujeres serviles

Cuando sólo podemos imaginarnos a una IA como una mujer servil, reforzamos los estereotipos peligrosos y anticuados. ¿Qué prejuicios se perpetúan al poner a las mujeres serviles y obedientes en nuestros sueños de tecnología, así como en nuestras experiencias actuales? Todo esto es importante porque la ciencia ficción no sólo refleja nuestras esperanzas y temores por el futuro de la ciencia, sino que también la informa. Los futuros imaginarios de las películas inspiran a los que trabajan en empresas de tecnología a medida que desarrollan y actualizan la IA, trabajando hacia las expectativas que se forman en nuestras ficciones.

Al igual que en las películas, los asistentes virtuales de la vida real por defecto suelen ser mujeres (Siri; Alexa). Pero hay algunas promesas de cambio: después de haber anunciado en mayo que su asistente de Google recibiría seis nuevas voces, pero que el valor predeterminado se llamaba “Holly”, Google publicó más recientemente una actualización que les asigna colores en lugar de nombres, hecha al azar con el fin de evitar cualquier asociación entre colores particulares y géneros.

Este es un paso prometedor, pero la tecnología no puede progresar mientras los mismos tipos de personas permanezcan en control de su desarrollo y gestión. Tal vez el aumento de la participación femenina en Silicon Valley podría cambiar la forma en que imaginamos y desarrollamos la tecnología y cómo suena y se ve. La diversidad delante y detrás de la cámara de Hollywood es igualmente importante para mejorar la forma en que presentamos nuestros posibles futuros e inspirar así a los futuros creadores.

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Inteligencia Artificial, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.