Herramientas para un pensamiento crítico (VIII): Cómo influye el falso efecto de consenso en la manera en que pensamos sobre los demás

Print Friendly, PDF & Email

La tendencia a sobreestimar lo mucho que otras personas están de acuerdo con nosotros es conocida entre los psicólogos sociales como el falso efecto de consenso. Este tipo de sesgo cognitivo lleva a las personas a creer que sus propios valores e ideas son “normales” y que la mayoría de las personas comparten estas mismas opiniones.

Digamos que el noticiero de Jim en Facebook está lleno de historias que abogan por una cierta posición política. A pesar de que esa fuente es curada por Jim para incluir a personas que él conoce y está influenciado por un algoritmo basado en el comportamiento de Jim, él puede sobreestimar cuánta gente está de acuerdo con esta posición.

¿Por qué ocurre el falso efecto de consenso?

Una de las posibles causas del falso efecto de consenso es lo que se conoce como la heurística de la disponibilidad. Cuando tratamos de estimar cuán común o probable es algo, tendemos a mirar los ejemplos que nos vienen a la mente más fácilmente.

Si usted está tratando de determinar si otras personas comparten sus creencias, probablemente pensará en personas que son más similares a usted, como su familia y amigos, y es muy probable que compartan muchas cosas en común con usted.

Los investigadores han sugerido que hay tres razones principales por las que se produce un falso consenso:

  1. Nuestra familia y amigos son más propensos a ser similares a nosotros y a compartir muchas de las mismas creencias y comportamientos.
  2. Creer que otras personas piensan y actúan de la misma manera que nosotros puede ser beneficioso para nuestra autoestima. Para sentirnos bien con nosotros mismos, nos motiva pensar que los demás son como nosotros.
  3. Somos los más familiarizados con nuestras propias actitudes y creencias. Dado que estas ideas siempre están en la vanguardia de nuestras mentes, es más probable que nos demos cuenta cuando otras personas comparten actitudes similares.

Factores que influyen en el falso efecto de consenso

El falso efecto de consenso tiende a ser más fuerte en ciertas situaciones. Si consideramos algo realmente importante o nos sentimos seguros de nuestro punto de vista, el grado de falso consenso tiende a ser más fuerte; es decir, es más probable que asumamos que más gente está de acuerdo con nosotros.

Si usted está muy preocupado por el medio ambiente, por ejemplo, probablemente será más probable que sobreestime el número de personas que también están muy preocupadas por las cuestiones ambientales.

El efecto también es más fuerte en los casos en que estamos muy seguros de que nuestras creencias, opiniones o ideas son las correctas. Si usted está absolutamente convencido al 100% de que la aprobación de cierta ley reducirá la cantidad de delitos en su comunidad, es más probable que crea que la mayoría de los demás votantes de su ciudad también apoyarán la aprobación de la ley.

Por último, es más probable que experimentemos el falso efecto de consenso en los casos en que los factores situacionales juegan un papel importante. Por ejemplo, imagina que vas a ver una película, pero piensas que la película es terrible porque los efectos especiales son muy pobres. Ya que asumes que todos los que ven la película comparten la misma experiencia y se forman las mismas opiniones, es posible que creas erróneamente que todos los demás espectadores también compartirán tu creencia de que la película es terrible.

Investigación sobre el falso efecto de consenso

El falso efecto de consenso fue nombrado y descrito por primera vez a finales de la década de 1970 por el investigador Lee Ross y sus colegas.

En un experimento, los investigadores hicieron que los participantes del estudio leyeran sobre una situación en la que se produce un conflicto, así como sobre dos maneras diferentes de responder al conflicto. Luego se les pidió a los participantes que dijeran cuál de las dos opciones elegirían, que adivinaran qué opción elegirían probablemente otras personas, y que describieran el tipo de personas que elegirían cada una de las dos opciones.

Los investigadores descubrieron que sin importar cuál de las opciones seleccionaron los participantes, también tendían a creer que la mayoría de la gente también elegiría esa opción. Los investigadores también encontraron que las personas tendían a dar descripciones más extremas de las características de las personas que elegirían las opciones alternativas.

Fuente

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, Herramientas, Sociedad. Bookmark the permalink.

Comments are closed.