Internet desempeña un papel importante en el sistema educativo

Print Friendly, PDF & Email
Share Button

No cabe duda de que Internet nos ha hecho la vida más fácil, especialmente en el campo de la educación, pero todavía no hemos realizado los avances que cabría esperar en el siglo XXI.

El Plan Nacional de Tecnología para la Educación señala: “La tecnología se sitúa en el centro de prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas diarias y de nuestro trabajo y debemos aprovecharla para ofrecer experiencias y contenidos de aprendizaje atractivos y potentes, así como recursos y evaluaciones que midan los logros de los alumnos de manera más completa, auténtica y valiosa.”

Si bien un estudio de 2006 mostraba que el 99 % de los centros escolares tenían acceso a Internet, eso no significa que todos los alumnos tengan el mismo acceso a Internet. Y lamentablemente, sigue habiendo colegios y comunidades que carecen de un acceso adecuado a Internet de banda ancha, lo cual limita su crecimiento, por lo general en zonas de renta más baja.

¿Qué se está haciendo?

La FCC aprobó recientemente 1.500 millones de dólares en financiación para el programa E-Rate que se suman a su presupuesto de 3.900 millones de dólares, pero disponer de algún tipo de conexión a Internet NO basta. En el actual entorno de aprendizaje, una conexión telefónica es insuficiente a la hora de adaptarse al desarrollo tecnológico del sistema educativo, especialmente con el uso de la inteligencia artificial, los libros de texto digitales y las pruebas digitales estandarizadas.

shutterstock_195367244

Aunque se están realizando actualmente esfuerzos a través de la iniciativa ConnectED del Presidente Obama, que pretende equipar a prácticamente todos los colegios del país con Internet de banda ancha de alta velocidad en los próximos cinco años, el proceso ha sido calificado de quimera por algunos.

Según EducationSuperHighway al actual ritmo de modernización de Internet, no será hasta aproximadamente el año 2021 cuando los colegios alcancen sus actuales objetivos. Por suerte, para entonces los colegios serían diez veces más grandes que ahora.

Poner en práctica esta infraestructura es un proceso mucho más avanzado de lo que puede parecer. Según la FCC, un colegio típico dispone de la misma velocidad de conexión que el hogar estadounidense medio, pero debe prestar servicio a 200 veces más de usuarios. Lamentablemente, algunos colegios han tenido que limitar los tiempos de uso entre los alumnos para sacar el máximo partido de las velocidades.

¿A quién afecta esto?

Lamentablemente, los alumnos de los hogares con rentas más bajas tienden a sufrir tanto dentro como fuera del colegio. Según EducationSuperHighway, es más probable que los colegios con más medios alcancen los objetivos de ConnectED que los colegios con menos medios.

La capacidad de los distritos escolares para financiar la parte no subvencionada de las compras de conexiones a Internet de alta velocidad es directamente proporcional a la riqueza del distrito escolar. Por ejemplo, el 2 % de los colegios de los distritos escolares con más medios de Estados Unidos contaban con alrededor de menos de un 1 % de programas de comidas gratuitos y a precio reducido en su centros y, por tanto, tienen una probabilidad dos veces mayor de cumplir los actuales objetivos de ConnectEd.

Un informe del Departamento de Comercio de Estados Unidos titulado “Exploring the Digital Nation” (Explorando la nación digital) determinó que los hogares con rentas más bajas y un menor nivel educativo con ordenador y conexión de banda ancha se encontraban bastante por debajo de la media nacional.

El informe E-Rate de 2014 elaborado por EducationSuperHighway señala que “el diseño actual de E-rate no aborda eficazmente la cuestión de la asequibilidad a la hora de obtener conexiones de alta velocidad y el programa no cuenta con recursos suficientes para asegurar que cada colegio y biblioteca pueda alcanzar los objetivos de ConnectED en vista de estos retos de asequibilidad.”

La brecha digital aumenta más que la conectividad. Aquellos alumnos que no tienen acceso regular a Internet o a dispositivos pueden no aprovechar la alfabetización digital que tan importante ha demostrado ser para los actuales trabajadores. Y aunque la pobreza no está vinculada inherentemente al analfabetismo digital, sí está estrechamente relacionada. Los colegios, comunidades y hogares de las personas de renta más baja por lo general carecen de acceso, pero aunque lo tuviesen, la necesidad de comprender cómo utilizar Internet es fundamental. Esta comprensión crea una experiencia atractiva que puede aprovechar la potencia de la tecnología para convertirse en mejores estudiantes. Incluso teniendo en cuenta el mayor uso de dispositivos móviles y smartphones, ser conocedor de la tecnología no significa que un alumno cuente con alfabetización digital a la hora de utilizar Internet y la tecnología para aprender.

En una serie de estudios, James Damico, un profesor asociado de alfabetización, cultura e idiomas de la Universidad de Indiana, mantiene que “los profesores a menudo dan por sentado de que debido a que los adolescentes parecen encontrarse tan cómodos con la tecnología, realmente sabían cómo utilizarla en un contexto académico.”

Según el informe Pew de 2012 “Digital Differences” (Diferencias digitales), solo un 62 % de las personas en hogares que ganan menos de 30.000 dólares al año utilizan Internet, mientras que el porcentaje de utilización en familias que ganan entre 50.000 y 74.999 dólares es del 90 %.

Esperanza para el futuro

Organizaciones privadas están empezando a tomar cartas en el asunto. La organización sin ánimo de lucro EveryoneOn organizó una campaña denominada Connect2Compete que lanzó un programa que ofrece dispositivos de bajo coste y servicio de Internet, además de acceso a programas de formación de alfabetización digital en todo el país. Esperan proporcionar acceso a unos 100 millones de estadounidenses que carecen de conexión de banda ancha en su hogar.

El acceso a Internet es un derecho fundamental para los estadounidenses. Como ha comentado Michael Mills, un profesor de enseñanza y aprendizaje de la Universidad de Central Arkansas, “Internet tiene que ver con el empoderamiento. Si retiramos este acceso porque pensamos que determinadas personas no van a utilizar ese derecho, no somos mejores que los gobiernos que niegan el derecho de voto a las minorías.”

Mae Demdam

Especialista en Marketing Digital / WireSeek.com

Fuente

Share Button
This entry was posted in Artículos, Cultura, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.