Artículos

La pornografía de los disturbios

COPYRIGHT
Print Friendly, PDF & Email



Mucho alude a España pero es aplicable acá.

Muchos de los periodistas que hemos estado pendientes de los hechos de Catalunya esta semana tan solo hemos podido vivirlos a través de las pantallas.
Confieso que ha sido un atrape, como se suele decir, enganchados a
nuestros móviles y a la pantalla del ordenador con la televisión en
marcha de fondo. Desde la distancia, sin estar a pie de barricada ni
tras la línea policial, nuestros juicios o nuestras informaciones no
tienen el mismo valor que aquellas relatadas bajo la lluvia de piedras o esquivando porrazos y balas de goma.
Pero quizás nos ha permitido poder abstraernos por unos momentos,
analizar en frío sin el olor a plástico quemado y sin el sonido de las
sirenas. Y, sobre todo, tantear a la gente de nuestro entorno que no
está allí, a nuestros vecinos, familiares y amigos que lo han visto todo
por televisión y tratan de entender qué está pasando.

Ayer mi padre decidió apagar la televisión. Su cabreo monumental con la cobertura mediática
se mezclaba con cierta tristeza y con mucha preocupación por lo que
podría suponer esta escalada de violencia. ¿Qué está pasando? Me
preguntó. Y llevaba toda la semana viéndolo en los informativos. ¿No lo
había visto? Sí, pero nadie había explicado nada. Como el resto de
ciudadanos que no están en Catalunya estos días, vio los acontecimientos
por televisión como si se trataran de un espectáculo, una película distópica en directo o un concierto de death metal de cinco días seguidos. Estaba agotado y seguía sin entender nada.

No es casual que los principales programas de información de una de
las cadenas que ha estado retransmitiendo en directo los hechos se
llamen “Al Rojo Vivo”, “Liarla Pardo” y ya en plan sarcástico, “Más Vale Tarde”.
Hace años que la información se subordinó al espectáculo. Que una
persecución policial en Oklahoma tenga prioridad en los informativos a
una gran campaña de los vecinos de Benimaclet para plantar huertos
urbanos en un solar abandonado en medio de la ciudad de València. Dos
ejemplos al azar, pero podríamos relatar miles.

La información ya no trata de explicarte el porqué de las cosas. Tan
solo te muestra hechos. Cuanto más, adornado con opiniones de la calle
seleccionadas para reforzar su relato, o con tertulianos que tan solo hablan de lo que dice uno u otro líder político.
O, aún peor, que ofrecen análisis simples y a veces hasta
conspiranoicos que se repiten cada vez que hay disturbios. En España,
claro, porque cuando arden Caracas o Hong Kong, salvando las distancias, todo tiene una explicación. Aquí, sin embargo, siempre están presentes las hordas anarquistas italianas
o los “perfectamente coordinados y preparados” alborotadores que, al
parecer, llevaban meses viajando a Grecia o vete tú a saber dónde a
aprender tácticas de guerrilla urbana. Te lo dicen periodistas y
analistas que lo más cerca que han estado de un movimiento social ha
sido en la comisión de fiestas de su pueblo o en las reuniones de la
escalera
.

La información como entretenimiento y, en este caso, lo que algunos llamamos Porno Riot
(la pornografía de los disturbios*), se ha enquistado en el menú de los
medios de comunicación, sobre todo audiovisuales. Esto, cualquier
analista sabe que está lejos del papel que deberían ejercer los medios,
que es el de informar para entender, no para entretener. Sin obviar el
alineamiento de la mayoría de ellos con el relato del poder, que, aunque
suene a tópico, ciertamente cuesta encontrar fisuras en las
informaciones de ámbito estatal que rompan con el marco que reproducen
los principales representantes del statu quo, estén en el gobierno o en la oposición.

Cualquiera que conozca mínimamente los movimientos sociales o que
haya vivido determinado contexto político donde haya estallado la
violencia, ya sea en la Transición, en los movimientos antiglobalización o en el 15-M, sabe que todo es mucho más espontáneo de lo que parece.
Y sabe que a la gente que está a pie de barricada le importa tres
pimientos quiénes sean y lo que digan los supuestos líderes políticos y
estrellas mediáticas, que, por supuesto, ni están ni se les espera allí.
Existe una brecha enorme entre el análisis que hace el político
o el periodista de turno y lo que motiva a alguien a estar a pie de
calle lanzando piedras a la policía o simplemente resistiendo
pacíficamente
. Y entre estos los motivos son múltiples. A veces incluso ni siquiera ideológicos.

También es cierto que la espectacularidad de las informaciones suele motivar más que sofocar los disturbios. El Porno Riotes
eso. Apela a la emoción. Unos se creen que España está al borde del
apocalipsis y apelan a suspender cualquier derecho fundamental para
reestablecer el orden. Otros se indignan al ver la violencia policial y
el relato de los medios, y acaban uniéndose a las protestas. Pero todos siguen sin recibir una interpretación razonada. Tan solo estímulos. Y, además, muy pocas veces, hablan los protagonistas de los hechos.

Hace unos días, el compañero Hibai Arbide publicaba un artículo
en El Salto donde precisamente denunciaba esta falta de información.
Conoce bien Catalunya y lo que son los disturbios pues lleva años
viviendo en Grecia, donde los cócteles molotov son más que habituales en
muchas manifestaciones. Lo que hemos visto estos días en la mayoría de
medios justifica sobradamente el título de su artículo: ‘Vivir en otro
mundo’.

Lo preocupante es que los periodistas han sido también víctimas estos
días. Algunos increpados al grito de “prensa española, manipuladora”
por aquellos a los que llevan años llamando borregos, golpistas y
violentos, mientras llaman “constitucionalistas” o “ciudadanos con banderas de España” a neonazis que gritan Sieg Heil y franquistas con la bandera del águila de San Juan. Otros, sobre todo fotoperiodistas, agredidos (e incluso detenidos, como Albert Garcia de El País) por policías que se incomodan cuando los retratan excediéndose en sus funciones.

Son decenas de periodistas los que han denunciado estos excesos, y de muy diversos medios. Hasta 58 periodistas agredidos ha contado el Grup de Periodistes Ramón Barnils. Pero las agresiones a la prensa que solemos ver por televisión son las de manifestantes increpando a reporteros. De los excesos policiales contra la prensa vemos poco, y lo sabéis.

Normalizar estos excesos, ya no contra la prensa, sino contra
cualquiera, por las “situaciones de estrés” o la “tensión” a la que sin
duda están sometidos los agentes, es más preocupante de lo que parece. A
nadie le gusta que un político cometa irregularidades en su gestión,
que un empresario no cumpla los protocolos de riesgos laborales o que un
trabajador ponga en riesgo su seguridad o la seguridad de nadie. Pero a la policía se le permite saltarse sus propios protocolos con una asombrosa condescendencia.
Los agentes se supone que están entrenados para afrontar este tipo de
situaciones. La responsabilidad que tienen es enorme, pues tienen el monopolio de la violencia
y representan al Estado. Y aquí no deberían valer excusas. Y menos aún
cuando muchas de las actuaciones que hemos visto estos días no son fruto
de ninguna situación límite en la que el agente está acorralado, sino
de una rabia acumulada y una ira desatada que se siente impune y que
roza la crueldad de una manera preocupante. Aún más, cuando esta
agresividad se exhibe desde sus propias redes sociales, como una
declaración de guerra hacia los manifestantes, como se ve en el vídeo
que colgaron en la cuenta de Twitter “Antidisturbios”, donde aparece un
agente de la Policía Nacional mostrando una bala de goma en la que habían escrito “La republica no existe, idiota. En recuerdo del pelotazo que te di”.

Pero también hay que preocuparse por entender el porqué de todo esto.
Y aquí es cuando debemos cuestionar sin miedo a nuestros medios, a
quienes eligen los titulares, los contenidos y los relatos, quienes
construyen una realidad y un ambiente que puede ser explosivo a pie de
calle. Y, por supuesto, a nuestros políticos. A los que saben jugar bien
al espectáculo al que se han subordinado los medios y actúan como pirómanos,
creyéndose dioses, sin ninguna empatía hacia la ciudadanía, vendiendo
un relato calculado para su público y sin ninguna intención de resolver
nada. Aunque aquí, de nuevo, la correlación de fuerzas no puede ser
obviada. El Estado tiene la obligación de resolver un conflicto político con política,
no con la fuerza ni tratándolo como un problema de orden público, como
viene haciéndolo desde el 1 de octubre de 2017. Y, por otra parte,
quienes se erigen como portavoces de un movimiento que ya ha pasado por
encima de ellos hace tiempo, mientras envían a su propia policía contra
“sus” manifestantes.

Finalmente, más allá de los medios y de los políticos existe la gente. La que sigue sin entender qué está pasando. La que ha visto su calle en llamas, la que ha recibido un porrazo sin estar haciendo nada, o la que desde su casa hace zapping y pasa de los disturbios a un concurso de cocina. El Porno Riot entretiene pero no informa. Y cuando se apagan las llamas cambias de canal. Condenar a la sociedad a ser mera espectadora sin darle herramientas para que razone y saque sus propias conclusiones tiene repercusiones irreparables. Aleja al ciudadano de la razón y lo subordina a la emoción. Y esto no ayuda en nada a que estos hechos no se vuelvan a repetir. Es más, contribuye a que los problemas se enquisten. Mientras, políticos y medios siguen interpretando su sainete, ajenos y bien lejos del chico que ha perdido un ojo por una bala de goma, del que ha terminado en prisión, del policía herido y del vecino al que le han quemado el coche.

Via