Artículos Pensamiento crítico

La psicología de la desinformación: cómo prevenirla

Print Friendly, PDF & Email

¿Cómo podemos usar nuestra psicología para evitar que la información errónea se difunda e influya en las personas?

La psicología de la información errada (los atajos mentales, las confusiones y las ilusiones que nos animan a creer cosas que no son ciertas) pueden decirnos mucho sobre cómo prevenir sus efectos dañinos. Es lo que afecta si las correcciones funcionan, lo que deberíamos enseñar en los cursos de alfabetización mediática y por qué somos vulnerables a la información errónea en primer lugar. También es una visión fascinante del cerebro humano.

Aquí explicamos los conceptos psicológicos que pueden ayudarnos a construir nuestra resiliencia mental (y por lo tanto social). Lo que encontrará es que muchos de los recursos que necesitamos para frenar la desinformación están ahí en nuestro cerebro, esperando ser utilizados.

Escepticismo

El escepticismo es la conciencia del potencial de manipulación y el deseo de comprender con precisión la verdad. Es diferente del cinismo, que es una desconfianza generalizada.

El escepticismo involucra más recursos cognitivos en la evaluación de la información y, como resultado, puede reducir la susceptibilidad a la desinformación. Se puede contrastar con la ‘receptividad de mierda’ y contribuye a la tesis de Gordon Pennycook y David Rand de que la susceptibilidad a la información errónea no se deriva de un razonamiento motivado (persuadirse a uno mismo de que algo es verdad porque quiere que lo sea), sino de la falta de pensamiento analítico.

Escepticismo emocional

El escepticismo emocional es la conciencia de una posible manipulación a través de sus emociones. Podría implicar tomarse un momento para calmarse antes de compartir una publicación impactante pero falsa.

A pesar de que la emoción es un fuerte impulsor de las acciones en las redes sociales y, por lo tanto, un poderoso impulsor de las campañas de desinformación, a menudo se pasa por alto en las campañas de alfabetización mediática. Se necesita más investigación para comprender qué técnicas pueden cultivar el escepticismo emocional y cómo esto puede ralentizar el intercambio de información errónea.

Vigilancia

El estado de alerta es una mayor conciencia de los efectos de la desinformación.

En 2010, el investigador de desinformación Ullrich Ecker y sus colegas descubrieron que advertir a las personas sobre los efectos de la desinformación, como el efecto de influencia continua, puede hacerlas más alertas. Al estar alerta a ellos, se reducen los efectos de la desinformación.

Pensamiento analítico

El pensamiento analítico, también conocido como deliberación, es un proceso cognitivo que implica una evaluación reflexiva en lugar de juicios rápidos e intuitivos.

Dedicar más de unos segundos a pensar puede ayudarlo a detectar información errónea. Los investigadores de la desinformación encontraron que “el pensamiento analítico ayuda a discernir con precisión la verdad en el contexto de los titulares de las noticias”.

Fricción

La fricción ocurre cuando algo es difícil de procesar o realizar, como a través de un obstáculo técnico como un botón de confirmación. Es lo opuesto a la fluidez. 

Introducir fricciones puede reducir la creencia en la desinformación. Lisa Fazio, investigadora de la Universidad de Vanderbilt, descubrió que si crea fricciones en el acto de compartir, como pedirle a las personas que expliquen por qué creen que un titular es cierto antes de compartirlo, es menos probable que difundan información errónea.

Inoculación

La inoculación, también conocida como “prebunking”, se refiere a técnicas que crean una resistencia preventiva a la información errónea. Como una vacuna, funciona exponiendo a las personas a ejemplos de desinformación o técnicas de desinformación, para ayudarlas a reconocerlas y rechazarlas en el futuro.

Se ha descubierto que la inoculación es eficaz para reducir la creencia en las teorías de la conspiración y aumentar la creencia en el consenso científico sobre el cambio climático.

Empujones

Los empujones son pequeñas indicaciones que sugieren sutilmente comportamientos. El concepto surgió de la ciencia del comportamiento y, en particular, del libro de 2008 “Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness“.

Cuando se trata de desarrollar la resistencia a la información errónea, los empujones generalmente intentan impulsar el pensamiento analítico. Un estudio reciente encontró que empujar a las personas a pensar en la precisión antes de compartir información errónea mejora significativamente el discernimiento de las personas sobre si es verdad.

Via

A %d blogueros les gusta esto: