2020 Artículos

Las “soluciones” técnicas para el coronavirus llevan el estado de vigilancia al siguiente nivel

Print Friendly, PDF & Email

por Evgeny Morozov

En cuestión de semanas, el coronavirus ha cerrado la economía mundial y ha puesto al capitalismo en cuidados intensivos. Muchos pensadores han expresado su esperanza de que esto marque el comienzo de un sistema económico más humano; otros advierten que la pandemia anuncia un futuro más oscuro de vigilancia estatal tecno-totalitaria.

Los clichés anticuados de las páginas de 1984 ya no son una guía fiable de lo que está por venir. Y el capitalismo de hoy es más fuerte -y más raro- de lo que sus críticos imaginan. Sus numerosos problemas no sólo presentan nuevas vías para obtener beneficios, sino que también refuerzan su legitimidad – ya que la única salvación será dispensada por personas como Bill Gates y Elon Musk. Cuanto peores son sus crisis, más fuertes son sus defensas: definitivamente no es así como termina el capitalismo.

Sin embargo, los críticos del capitalismo tienen razón al ver el Covid-19 como una reivindicación de sus advertencias. Ha revelado la bancarrota de los dogmas neoliberales de privatización y desregulación – mostrando lo que sucede cuando los hospitales son administrados con fines de lucro y la austeridad recorta los servicios públicos. Pero el capitalismo no sobrevive sólo gracias al neoliberalismo: éste sólo juega el papel del policía malo, insistiendo, en palabras de Margaret Thatcher, que “no hay alternativa”.

El policía bueno en este drama es la ideología del “solucionismo“, que ha trascendido sus orígenes en Silicon Valley y ahora conforma el pensamiento de nuestras elites gobernantes. En su forma más simple, sostiene que como no hay alternativa (o tiempo o financiación), lo mejor que podemos hacer es aplicar yesos digitales al daño. Los solucionistas despliegan la tecnología para evitar la política; ellos abogan por medidas “post-ideológicas” que mantienen las ruedas del capitalismo global girando.

Tras décadas de política neoliberal, el solucionismo se ha convertido en la respuesta por defecto a tantos problemas políticos. ¿Por qué un gobierno invertiría en la reconstrucción de los sistemas de transporte público que se están desmoronando, por ejemplo, cuando podría simplemente utilizar Big Data para elaborar incentivos personalizados para los pasajeros con el fin de desalentar los viajes en las horas punta? Como dijo el arquitecto de uno de esos programas en Chicago hace unos años, “Las soluciones del lado de la oferta [como] la construcción de más líneas de tránsito… son bastante caras”. En cambio, “Lo que estamos haciendo es buscar formas en que los datos pueden manejar el lado de la demanda… …ayudando a los residentes a entender el mejor momento para viajar”.

Las dos ideologías tienen una relación íntima. El neoliberalismo aspira a remodelar el mundo según los planos de la guerra fría: más competencia y menos solidaridad, más destrucción creativa y menos planificación gubernamental, más dependencia del mercado y menos bienestar. La desaparición del comunismo facilitó esta tarea, pero el auge de la tecnología digital ha presentado un nuevo obstáculo.

¿Cómo es eso? Si bien el Big Data y la inteligencia artificial no favorecen naturalmente las actividades no mercantiles, sí hacen más fácil imaginar un mundo posneoliberal, donde la producción esté automatizada y la tecnología sustente la atención sanitaria universal y la educación para todos: un mundo donde la abundancia se comparta, no se apropie.

Aquí es precisamente donde interviene el solucionismo. Si el neoliberalismo es una ideología proactiva, el solucionismo es una ideología reactiva: desarma, desactiva y descarta cualquier alternativa política. El neoliberalismo reduce los presupuestos públicos; el solucionismo reduce la imaginación pública. El mandato del solucionismo es convencer al público de que el único uso legítimo de las tecnologías digitales es desbaratar y revolucionar todo menos la institución central de la vida moderna: el mercado.

El mundo está actualmente cautivado por la tecnología solucionista: desde una aplicación polaca que requiere que los pacientes con coronavirus tomen regularmente selfies para probar que están en el interior, hasta el programa de clasificación de salud de los teléfonos inteligentes de China, que rastrea quién puede salir de la casa. Los gobiernos han recurrido a empresas como Amazon y Palantir para la infraestructura y el modelado de datos, mientras que Google y Apple han unido sus fuerzas para permitir soluciones de rastreo de datos “que preservan la privacidad”. Y una vez que los países entren en la fase de recuperación, la industria tecnológica prestará gustosamente su experiencia tecnocrática para la limpieza. Italia ya ha puesto a Vittorio Colao, el ex director general de Vodafone, a cargo de dirigir su grupo de trabajo post-crisis.

De hecho, podemos ver dos líneas distintas de solucionismo en las respuestas del gobierno (Reino Unido) a la pandemia. Los “solucionistas progresistas” creen que la exposición oportuna, basada en aplicaciones, a la información correcta podría hacer que la gente se comporte en el interés público. Esta es la lógica del “codazo“, que dio forma a la desastrosa respuesta inicial del Reino Unido a la crisis. Los “solucionistas punitivos”, por el contrario, quieren utilizar la vasta infraestructura de vigilancia del capitalismo digital para frenar nuestras actividades diarias y castigar cualquier transgresión.

Hemos pasado un mes debatiendo cómo estas tecnologías podrían amenazar nuestra privacidad, pero ese no es el mayor peligro para nuestras democracias. El riesgo real es que esta crisis afiance el conjunto de herramientas solucionadoras como la opción por defecto para abordar todos los demás problemas existenciales – desde la desigualdad hasta el cambio climático. Después de todo, es mucho más fácil desplegar la tecnología solucionista para influir en el comportamiento individual que hacer preguntas políticas difíciles sobre las causas fundamentales de estas crisis.

Pero las respuestas solucionistas a este desastre sólo acelerarán la disminución de nuestra imaginación pública y harán más difícil imaginar un mundo sin que los gigantes de la tecnología dominen nuestra infraestructura social y política.

Ahora todos somos solucionistas. Cuando nuestras vidas están en juego, las promesas abstractas de emancipación política son menos tranquilizadoras que la promesa de una aplicación que te dice cuándo es seguro salir de tu casa. La verdadera pregunta es si mañana seguiremos siendo solucionistas.

El solucionismo y el neoliberalismo son tan resistentes no porque sus ideas subyacentes sean tan buenas, sino porque esas ideas han reformado profundamente las instituciones, incluidos los gobiernos. Lo peor está por venir: la pandemia sobrecargará al estado solucionista, como lo hizo el 11-S para el estado de vigilancia, creando una excusa para llenar el vacío político con prácticas antidemocráticas, esta vez en nombre de la innovación y no sólo de la seguridad.

Una de las funciones del estado solucionista es desalentar a los desarrolladores de software, hackers y aspirantes a empresarios a experimentar con formas alternativas de organización social. El hecho de que el futuro pertenezca a las empresas de nueva creación no es un hecho de la naturaleza, sino un resultado de la política. Como resultado, los esfuerzos más subversivos impulsados por la tecnología que podrían impulsar las economías no mercantiles y solidarias mueren en la etapa de prototipo. Hay una razón por la que no hemos visto otra Wikipedia en dos décadas.

Una política “post-solucionista” debería comenzar por aplastar la binaria artificial entre la ágil puesta en marcha y el ineficiente gobierno que limita nuestros horizontes políticos hoy en día. Nuestra pregunta no debería ser qué ideología -la socialdemocracia o el neoliberalismo- puede aprovechar y domar mejor las fuerzas de la competencia, sino más bien: ¿qué instituciones necesitamos para aprovechar las nuevas formas de coordinación social e innovación que ofrecen las tecnologías digitales?

El debate actual sobre la respuesta tecnológica adecuada al Covid-19 se siente tan sofocado precisamente porque no se vislumbra ninguna política post-solucionista de este tipo. Se centra en las compensaciones entre la privacidad y la salud pública por un lado, y en la necesidad de promover la innovación de las empresas de nueva creación por el otro. ¿Por qué no hay otras opciones? ¿No es porque hemos dejado que las plataformas digitales y los operadores de telecomunicaciones traten todo nuestro universo digital como su feudo?

Lo dirigen con un solo objetivo en mente: mantener el micro-destino en marcha, y los micropagos fluyendo. Como resultado, se ha pensado poco en la construcción de tecnologías digitales que produzcan conocimientos anónimos a nivel macro sobre el comportamiento colectivo de los no consumidores. Las plataformas digitales de hoy en día son los sitios de consumo individualizado, no de asistencia mutua y solidaridad.

Si bien pueden utilizarse con fines no comerciales, las plataformas digitales actuales constituyen una base deficiente para un orden político abierto a otros actores que no sean los consumidores, las empresas de nueva creación y los empresarios. Si no se reclaman las plataformas digitales para una vida democrática más vibrante, estaremos condenados durante décadas a la infeliz elección entre los solucionamientos “progresistas” y “punitivos”.

Y nuestra democracia sufrirá como resultado. El festín de solucionismo desatado por Covid-19 revela la extrema dependencia de las democracias realmente existentes del ejercicio no democrático del poder privado de las plataformas tecnológicas. Nuestra primera tarea debería ser trazar un camino post-solucionista – uno que dé al público la soberanía sobre las plataformas digitales.

Por lo demás, quejarse de la respuesta autoritaria pero eficaz de China al Covid-19 no sólo es patético sino también hipócrita: hay muchas variedades de tecno-autoritarismo en nuestro futuro, y la versión neoliberal no parece mucho más atractiva que la alternativa.

The Guardian