Artículos Tecnología (general)

Lo que sugiere un patito de goma exprimido sobre los efectos persistentes de la desinformación sobre las vacunas

Print Friendly, PDF & Email

por Xingru Chen y Feng Fu

Las mutaciones del coronavirus indican que el virus se esfuerza por sobrevivir, ya que se han detectado variantes transmisibles de COVID-19 en todo el mundo. Estas mutaciones han aumentado la urgencia de vacunar a cientos de millones de personas en cuestión de meses. Aunque esa labor se ha visto obstaculizada por los errores gubernamentales, la resistencia a la vacuna podría ser, en última instancia, el mayor obstáculo para alcanzar la inmunidad de grupo.

Y sin embargo, encontramos esperanza en un pato de goma, o al menos en la forma en que un pato estrujado vuelve a su estado normal. Hemos comprobado que cambiar las creencias de la gente sobre las vacunas va a llevar tiempo, de la misma manera que un pato de goma desinflado vuelve lentamente a su estado normal después de ser estrujado. Por mucho que nos guste lanzar el amuleto “Reparo” de Harry Potter y hacer que las dudas sobre las vacunas desaparezcan al instante, tenemos que trabajar duro en ello.

Nuestra investigación en el laboratorio Fu del Dartmouth College se centra en los principios que rigen la dinámica de los sistemas en evolución en diferentes ámbitos y a diferentes escalas. Nuestra investigación actual combina modelos de teoría de juegos sobre el comportamiento de la vacunación con un proceso epidemiológico para proporcionar una visión del problema del cumplimiento de la vacunación. Hemos descubierto que el mismo efecto que provoca el retraso en la recuperación de un pato de goma estrujado -el efecto de histéresis- puede aparecer como un obstáculo imprevisto para la recuperación de las tasas de vacunación. Aunque la vacunación ha encontrado resistencia durante mucho tiempo, algunos expertos señalan que un documental televisivo de 1982 sobre la vacunación contra la difteria, la tos ferina y el tétanos fue lo que provocó el profundo escepticismo actual sobre las vacunas.

Muchos materiales presentan histéresis, un “retraso” en el retorno a un estado original.

Cómo una propiedad física puede aplicarse también a los factores sociales

El término “histéresis” deriva de ὑστέρησις, una antigua palabra griega que significa “retraso”. Fue acuñado por Sir James Alfred Ewing para describir el comportamiento de los materiales magnéticos. El hierro mantiene cierta magnetización después de haber sido expuesto y retirado de un campo magnético.

El fenómeno también se da en otros sistemas que tienen memoria. En economía, se refiere a los acontecimientos económicos que persisten en el futuro, incluso después de que se hayan eliminado los desencadenantes. Es la razón por la que las tasas de desempleo pueden seguir subiendo a pesar de la recuperación de la economía tras una recesión.

Esta dependencia de la historia puede estar causada por las propiedades físicas de un objeto o las funciones biológicas de un organismo, y en otros casos se debe a factores sociales o psicológicos.

Un ejemplo más entrañable es el del pato de goma. Cuando un niño aprieta un pato de goma, éste cambia de forma. Incluso después de que el niño suelte el pato, éste no volverá a saltar rápidamente.

Ya sea en el laboratorio de ciencias, en el centro de negocios o en la bañera, los efectos de la histéresis son fáciles de ver. Y es la misma fuerza que entra en juego en torno a las campañas de vacunación.

La histéresis en la salud pública

Descubrimos por primera vez el efecto de histéresis y la existencia de un bucle de histéresis en el contexto de la salud pública y el comportamiento de las vacunas en un trabajo de investigación de 2019. El bucle de histéresis puede ser causado por las preocupaciones relacionadas con la eficacia y el riesgo percibido de las vacunas. Las experiencias o percepciones negativas relacionadas con la vacunación afectan a la tendencia de aceptación y hacen que la “trayectoria de vacunación” se quede atascada en un bucle de histéresis.

Imagínese, de nuevo, nuestro pato de goma estrujado. La desconfianza en las vacunas -por muy infundada que sea- provoca un aumento del riesgo percibido de la vacunación. Esto dificulta el crecimiento de la tasa de aceptación de la vacuna, ya que el pato se deforma. La gente puede seguir resistiéndose a la vacunación incluso después de que se haya corregido la información errónea. El pato de goma no volverá a brotar al instante, por muy exigente que sea el niño.

El resultado es claro: las tasas de vacunación no sólo se ven perjudicadas por los rumores en lo inmediato, sino que la recuperación de la confianza del público lleva un tiempo prolongado.

Los coches hacen cola en un centro de vacunación en Denver, Colorado, el 30 de enero.

Cumplimiento de la vacuna

Nuestros resultados tienen implicaciones prácticas para mejorar el cumplimiento de las vacunas superando el efecto de histéresis.

Los datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran que se han distribuido más de 50 millones de dosis de vacunas COVID-19 en Estados Unidos, mientras que sólo 6 millones de personas han completado el proceso de vacunación.

Aunque no es la única razón de la lentitud de la vacunación, la desconfianza está frenando el proceso. Las dudas sobre las vacunas de ARNm hacen que la gente sea escéptica a la hora de recibirlas. Parte del personal sanitario y los propios trabajadores esenciales de primera línea se niegan a vacunarse.

La indecisión y las dudas son el puño apretado que aprieta el pato de goma. Divulgar el conocimiento de las vacunas y acelerar el proceso de distribución es más vital que nunca si queremos aflojar el puño que está complicando los esfuerzos de vacunación.

Para obtener información contrastada sobre las vacunas COVID-19, los funcionarios de salud pública deben seguir promoviendo fuentes fiables, como el sitio web del CDC y la Organización Mundial de la Salud. También se está aprovechando el contenido de las redes sociales sobre las vacunas para comunicarse eficazmente con el público y combatir la desinformación en plataformas como Twitter y Facebook.

Para los residentes que esperan ansiosamente su turno, se necesita un portal de registro fácil de usar y una cita fácil para acelerar el proceso de distribución. La dosis sobrante debe entregarse a quien la quiera, independientemente de su prioridad, para evitar que las vacunas caduquen y se desperdicien.

Inmunidad de rebaño y comportamiento altruista

Las dudas sobre la vacunación son sólo un ejemplo de los problemas de cooperación humana en el mundo real. Para evitar la tragedia de los comunes, que dice, esencialmente, que las personas persiguen sus propias necesidades a expensas de las de los demás, Estados Unidos necesita una acción cooperativa y colectiva. La vacunación de un individuo contribuye a la inmunidad de rebaño, donde las personas que no son inmunes están indirectamente protegidas si la mayoría de la población es inmune a una enfermedad infecciosa.

Para mejorar el cumplimiento de la vacuna y lograr rápidamente la inmunidad de rebaño con COVID-19, Estados Unidos debería superar el efecto de histéresis reduciendo la resistencia a la vacunación. En particular, las campañas de vacunación deberían promover la vacunación como un comportamiento altruista que tiene un enorme beneficio social. Al vacunarnos, protegemos no sólo a los miembros de nuestra familia, amigos y colegas, sino también a los extraños, incluidos los que no pueden ser vacunados, como los recién nacidos.

Para poder volver rápidamente a la normalidad, los Estados Unidos no pueden dejar de confiar en una vacunación masiva rápida y eficaz antes de que sea demasiado tarde para controlar las nuevas variantes del virus. El desarrollo, la distribución y la administración de las vacunas ya han supuesto un esfuerzo hercúleo. Ahora es el momento de ayudar a que el pato de goma vuelva a estar en forma.

Fuente: The Conversation

A %d blogueros les gusta esto: