No soy la suma de mis datos personales

Print Friendly, PDF & Email

por J. Peter Burgess

Lo de Cambridge Analytica escandaliza a todo el mundo… y al mismo tiempo, a nadie. Del mismo modo, el testimonio solemne pero insolente de Mark Zuckerberg ante el Congreso de los Estados Unidos es a la vez tranquilizador y preocupante.

Somos extrañamente complacientes y ambivalentes, perdidos en un laberinto jurídico y técnico que ha hecho que este robo silencioso no sólo sea perfectamente legal, sino también un ejemplo consumado de nuestra nueva realidad digital.

Más allá de nuestra propia credulidad e indignación

En primer lugar, está el problema de la ciberinterferencia en nuestros sistemas democráticos (USA). Al parecer, Cambridge Analytica obtuvo datos de segunda mano recogidos a través de una laguna en el entonces algoritmo de alimentación de noticias de Facebook. En 2014, cuando, con ingenua indignación, los usuarios descubrieron esta deficiencia, la empresa tomó la decisión unilateral de cerrar la laguna.

Parece que el equipo de campaña de Trump le pidió a Cambridge Analytica que diseñara campañas publicitarias con objetivos altamente científicos con el objetivo de aumentar exponencialmente el apoyo al candidato durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

Más allá de nuestra indignación, hay un problema más profundo.

El hecho de que Cambridge Analytica haya accedido a los datos personales de unos 87 millones de usuarios de Facebook refleja una realidad mucho más convincente, aunque menos obvia. Estamos indignados, incrédulos: ¿cómo pudieron haber sido tan intrusos sin que nos diéramos cuenta?

¿Han sido robados mis datos personales? ¿Perdido? ¿Extraviado? ¿En qué consisten exactamente estos datos? ¿De qué manera es personal y cómo es realmente mío? ¿Por qué necesita protección? ¿Mis datos personales son “míos” de la misma manera que una bicicleta es mía? ¿Puedo venderlo? Y si es así, ¿a quién y a qué precio?

Un poco de información

“57” – Esto es un pedazo de datos, de información digital. Por supuesto, ese número no es mío. No pertenece a nadie. Incluso si pudiera rastrear mi linaje directamente a los inventores árabes de nuestro sistema numérico, nunca intentaría reclamar este número como mi propiedad.

Pero si te digo que “57” es mi edad, entonces has obtenido un dato personal. Los datos personales son una agregación de diversos tipos de información, constituida, por una parte, por un hecho y, por otra, por la persona a la que se aplican. Los datos personales son información que puede identificarme a mí, y sólo a mí, como individuo.

Pero si la nueva consigna de nuestro tiempo es “protección de datos personales”, ¿qué es exactamente lo que se protege? ¿De qué o de quién necesita protección? ¿Cuál es la relación entre “mis” datos personales y yo mismo?

Voluntad y complicidad en la recogida de datos

Lo que está claro es que proteger los datos personales de una persona no es lo mismo que proteger a la propia persona, al menos en un sentido simple. No podemos proteger los datos de la forma en que lo haríamos con un objeto real, tomando precauciones físicas.

file-20180417-164001-qnnawr

En otras palabras: No soy la suma de mis datos personales. No soy idéntico a la información digital que se recopila constantemente sobre mí y a mi alrededor, sin importar dónde esté o qué esté haciendo.

Por supuesto, aunque no soy mis datos personales, estoy cada vez más representado por ellos en lo que hago, en mi trabajo y en mi tiempo libre. Estoy representado por los datos personales de mis amigos y conocidos, mi universidad, mi empleador, el gobierno, las fuerzas de seguridad, etc.

Pero lo que hace que esta situación sea aún más preocupante es que cada vez me presento más a través de mis datos personales. Y lo que es más curioso, a menudo soy cómplice de la recogida sistemática de mis datos personales. Lo busco, incluso lo deseo.

Afirmar una representación fabricada

El ecosistema moral de nuestros medios sociales depende en gran medida de un tipo sin precedentes de fabricación y manipulación del yo. Nuestra afirmación de nosotros mismos depende de nuestra afirmación de todos los que nos rodean – la afirmación de una representación necesariamente incompleta, inauténtica, fabricada de nosotros mismos, cuya inautenticidad es cada vez más el vector de nuestro yo.

Nos dirigimos hacia una situación en la que la forma más “natural” (y sobre todo más eficaz) de protegernos es proteger nuestros datos personales, que están siendo recogidos y procesados por algoritmos automatizados, codificados por programadores que no nos conocen, y que no podrían importarnos menos.

Cuando Michel Foucault afirmaba en las últimas páginas de su libro, El orden de las cosas, que “como lo demuestra fácilmente la arqueología de nuestro pensamiento, el hombre es un invento reciente. Y quizás uno que se acerca a su fin”, se refería, sin poder nombrarlo con precisión (escribía en 1966), a la creciente digitalización implícita de las ciencias humanas desde la “era clásica”.

La desaparición del yo en la economía digital

En un país y en un continente basado en principios universales, incluido el de la soberanía individual, debemos preguntarnos adónde nos llevará la recogida, el almacenamiento y la reventa (automatizados) de datos personales.

Extrañamente, los datos personales, de vital importancia para usted y para mí, no interesan a empresas en línea como Facebook y Cambridge Analytica. Paradójicamente, es sólo cuando desaparezco entre la multitud digital que mis datos personales se vuelven interesantes. En otras palabras, sólo cuando mis datos se agregan a los de millones de otros, puede generar valor comercial.

A los profesionales de los datos no les importa que hubiera un profesor sentado frente a su computadora en el Barrio Latino de París, de 57 años. Sin embargo, saber que la edad promedio de los residentes en el Barrio Latino es de 57 años -especialmente si se puede comparar con la edad mediana en los otros barrios parisinos- es información con valor agregado.

Ese es el momento en que mi identidad personal retrocede, volviendo a su empresa original, la de todas las personas pensantes: tratar de ser uno mismo.

Este artículo fue publicado originalmente en francés

Please follow and like us:
This entry was posted in Artículos, DD.HH., Sociedad, Tecnología. Bookmark the permalink.

Comments are closed.