Artículos DD.HH. Derechos equivalentes

Nuestros hijos no heredan las libertades de nuestros padres: La importancia de los “derechos equivalentes análogos”.

Print Friendly, PDF & Email

Una ley aprobada en la Cámara de Representantes de los EE.UU. que aprueba un proyecto de ley para exigir una orden de registro para que el gobierno registre y confisque el correo electrónico de la gente. En otras palabras, el gobierno necesitaría una orden de registro para obtener la correspondencia privada de la gente si se transmitiera electrónicamente, que es prácticamente toda la correspondencia actual.

Esta ley es extraña. Nunca debería haber pasado, porque no debería ser necesario. Si nos fijamos en la ley original que protege la privacidad de la correspondencia privada de las personas, ¿podemos encontrar algún pasaje que diga “ten en cuenta que esta ley sólo se aplica a la correspondencia privada cuando se envía en papel”? Por supuesto que no. Se suponía que era la única forma de corresponder en el momento en que se redactó la ley, y además, el enfoque de esa ley estaba donde se suponía que debía estar: en la protección de la privacidad de la correspondencia, no en la protección de un pedazo de papel como tal.

¿Qué interpretación retorcida de la ley decidió que las leyes que detallan nuestras libertades civiles sólo se aplican en los entornos analógicos del viejo mundo? ¿Quién decidió que el papel, y no la correspondencia, era la parte protegida?

He aquí una lista no exhaustiva de las protecciones que nuestros padres tuvieron, y nuestros hijos no, debido a tales interpretaciones de nuestras libertades:

  • El derecho de enviar cualquier cosa a cualquier persona de forma anónima. Las cartas anónimas eran parte de la dieta básica de nuestros padres, cartas físicas que se depositaban manualmente en un buzón físico y que se utilizaban con frecuencia para enviar pruebas de abuso de poder a los periódicos. Hoy en día, si usted argumenta que nuestros hijos deberían tener ese mismo derecho, la industria de los derechos de autor se pondrá furiosa y gritará que no puede obtener beneficios si alguien puede enviar algo a otra persona de forma anónima (y los políticos han interpretado las antiguas leyes en consecuencia). Como si alguna vez hubiéramos determinado nuestras libertades civiles de quién puede sacar provecho y quién no? Como resultado de la destrucción de esta libertad por parte de la industria de los derechos de autor, la libertad de prensa también se ha debilitado sustancialmente, y la protección de las fuentes ha sido prácticamente eliminada.
  • El derecho a mantener los datos privados. En muchas jurisdicciones, un diario personal en papel tiene una amplia protección contra el registro y la incautación, mucho mayor que las cartas privadas (de papel), que ya cuentan con protección. Por el contrario, un teléfono móvil -que contiene detalles privados mucho más delicados que un diario, ya que también contiene las cosas en las que acabas de pensar, y no lo que escribiste conscientemente- no tiene ninguna protección; se considera el equivalente legal de una herramienta de trabajo, como un martillo o una llave inglesa, a efectos de registro e incautación.
  • El derecho a leer lo que quieras sin vigilancia. La idea de que las autoridades pueden rastrear no sólo qué periódicos leemos, sino también qué artículos de esos periódicos, durante cuánto tiempo, y en qué orden, y sobre qué buscamos más información después -o con quién nos pusimos en contacto después-, esa idea habría sido absolutamente horripilante para nuestros padres. ¿Cuándo perdimos la libertad básica de buscar información sin tener que rendir cuentas por ello? (Por ejemplo: Los artículos de Wikipedia sobre grupos terroristas vieron una caída del 30% en lectores cuando se supo que la NSA monitorea lo que la gente lee en línea; la autocensura es real.)

La lista continúa, y es aterradora. (Las novelas distópicas del Big Brother de los años 50 estaban equivocadas en un aspecto importante: sí, el gobierno tiene acceso a las cámaras de nuestros hogares, pero nosotros mismos instalamos esas cámaras con la idea de comunicarnos con nuestros seres queridos).

Por eso hay que pensar en las libertades en términos de Derechos Equivalentes Análogos: si este fuera un entorno análogo, ¿qué derechos habrían tenido nuestros padres? ¿La gente nacida en los años 30, 40, 50? Estos mismos derechos deben aplicarse también en el entorno digital de nuestros hijos.

Porque al final del día, nunca se protegió el trozo de papel, sino la correspondencia privada garabateada en él.

Hasta que esto sea realizado por los legisladores, la privacidad sigue siendo su responsabilidad.

Please follow and like us:
error