2020 Artículos Piratapedia

Por qué la educación en medios de comunicación (o mediática) en las escuelas debe ser mucho más que sólo “noticias falsas”.

Print Friendly, PDF & Email

por Frances Yeoman y Kate Morris

El foco es el Reino Unido.

Las elecciones generales de 2019 ya se recuerdan como aquellas en las que la desinformación se generalizó. Por supuesto, ya estaba en la agenda política después del referéndum de 2016 y de las elecciones estadounidenses, con un número creciente de académicos y del parlamento que hacían sonar la alarma sobre los actores extranjeros que utilizaban las llamadas “noticias falsas” para perturbar los procesos democráticos.

Pero lo que se vio durante el período electoral no fue el trabajo de actores marginales. Por el contrario, los principales partidos políticos parecieron adoptar tácticas previamente asociadas con actores marginales que operaban en los límites del ecosistema de información. Ningún partido importante era completamente inocente, como lo demuestra el First Draft’s Cross Check project. Pero la campaña de los conservadores adoptó repetidamente tácticas controvertidas. Tácticas tales como hacer que su oficina de prensa se haga pasar por un servicio de verificación de hechos y editar las imágenes de las noticias de la BBC para implicar que periodistas prominentes apoyaban la línea del partido sobre Brexit.

Los votantes, según la evidencia sugiere, fueron atrapados en una tormenta de publicaciones engañosas en Facebook, memes y videos modificados. Esta fue una campaña de propaganda encubierta y su impacto aún no se ha establecido.

La investigación del Instituto de Noticias de Reuters ha demostrado durante algún tiempo que un número creciente de personas en el Reino Unido acceden a sus noticias en línea – 74% en 2018. Más de un tercio (39%) recibe noticias a través de los medios sociales.

Pero informes recientes han revelado que la situación es aún más compleja, ya que el trabajo de The Guardian y Ofcom muestra que la gente sobredimensiona el consumo de noticias, ojeando los titulares y consumiendo las llamadas noticias a través de memes generados por el usuario, puestos de influencia de celebridades y políticos en los medios sociales.

Crisis de información

Se han hecho llamamientos para que se reformen urgentemente las leyes sobre publicidad política para tener en cuenta este confuso panorama digital durante las elecciones. Esto es algo que los políticos deben tomar en serio en los próximos meses.

Pero también hay espacio para una respuesta de abajo hacia arriba a esta crisis de la información. El futuro electorado debe aprender a navegar por el moderno paisaje de la información. También se debe ayudar a los jóvenes a comprender por qué -en esta época de desinformación- las noticias de interés público son más importantes que nunca.

Lejos de ser “nativos digitales”, la evidencia de los EE.UU. apunta a una generación de jóvenes que no tienen ni idea de dónde viene su información en línea, o por qué la están leyendo. Un informe del Grupo de Educación Histórica de Stanford evaluó las habilidades de razonamiento en línea de 3.446 estudiantes de secundaria de entre 12 y 17 años de edad entre junio de 2018 y mayo de 2019. Describieron los resultados que encontraron como “preocupantes”.

No hay evidencia que sugiera que los jóvenes del Reino Unido son mejores. De hecho, la Comisión de 2018 sobre noticias falsas y la enseñanza de conocimientos básicos fundamentales de lectura y escritura determinó que sólo el 2% de los niños tienen los conocimientos básicos necesarios para identificar una noticia creíble.

Se necesita un conocimiento de las noticias

Un número cada vez mayor de educadores, responsables políticos y grupos del tercer sector están pidiendo que se enseñe en las escuelas una alfabetización digital crítica y en materia de noticias, y más de la mitad de los docentes afirman que el actual programa de estudios nacional no dota a los alumnos de las competencias de alfabetización necesarias para hacer frente a las noticias falsas.

En su informe final sobre las noticias falsas, publicado en febrero de 2019, la Comisión de Digital, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes del Parlamento del Reino Unido reiteró sus llamamientos para que la alfabetización digital sea el cuarto pilar de la educación junto con la lectura, la escritura y las matemáticas. Pero hasta ahora estos llamamientos han caído en saco roto.

En su respuesta al informe de la comisión, el gobierno insistió en que no era necesario, argumentando que los estudiantes ya estudian los componentes básicos de la alfabetización digital en historia, inglés y TI. También se ha sugerido que la acción gubernamental no es necesaria porque otros están activos en este espacio.

En efecto, hay organizaciones de noticias, organizaciones benéficas y otras que organizan talleres de alfabetización de noticias en las escuelas, cubriendo temas tales como la manera en que se elaboran los artículos y por qué las noticias son importantes. El informe de Cairncross sobre el futuro del periodismo, encargado por el Gobierno, destacó algunos de ellos y sugirió que se podría fomentar una mayor colaboración entre ellos como parte de una estrategia gubernamental de alfabetización mediática.

Estas iniciativas, como NewsWise, una asociación financiada por Google entre la Guardian Foundation y el National Literacy Trust, dirigida a niños de escuela primaria, realizan una valiosa labor. Sin embargo, muchas de ellas tienen un alcance y una escala limitados, dependen de la financiación externa y en la mayoría de los casos no están sujetas a ninguna evaluación independiente ni a ningún punto de referencia.

Y las cifras no cuadran. Según las cifras del Departamento de Educación, en Inglaterra hay cerca de nueve millones de escolares entre 2018 y 2019. Sin embargo, esas iniciativas no llegan a más de 10.000 niños, y esa es una estimación generosa. Esto es insuficiente para hacer frente a la magnitud del desafío.

Compruebe sus fuentes

Después de que se encontrara en el centro de una fila de “noticias falsas” sobre una foto genuina que su periódico publicó de un niño tendido en el suelo de la enfermería general de Leeds durante la última semana de la campaña electoral, el editor del Yorkshire Post instó a los lectores a no confiar en un cartel de los medios sociales que “desaparece en la noche”. En su lugar, les instó a apreciar la diferencia entre eso y el periodismo verificado, independiente y responsable.

Pero esto es más fácil de decir que de hacerlo. Las noticias ya no son alimentadas con cuchara por un puñado de medios de comunicación que son guardianes. Esto no es algo malo, pero para permitir que los votantes de mañana adopten una dieta saludable de noticias, las escuelas deben equiparlas con las habilidades para hacerlo. Y el gobierno debe actuar para que esto suceda lo antes posible.