Artículos DD.HH. Sociedad Tecnología

¿Por qué no es una buena idea rastrear la actividad de los niños con apps?

Print Friendly, PDF & Email

Actualmente podemos encontrar una app para cada necesidad que tengamos que resolver, muchas de ellas tienen el objetivo de hacerle seguimiento a nuestros hábitos diarios como tomar agua, hacer ejercicio, llevar una agenda, medir nuestra actividad en redes sociales, y en el caso de las mujeres, incluso se puede llevar un control de sus periodos menstruales.

Dentro de este amplio rango de aplicaciones para rastrar nuestras actividades existe un grupo que se venden como un apoyo para los padres para conocer lo que sus hijos hacen en el internet, desde conocer su ubicación específica, con quiénes se comunican, qué mensajes envían, qué juegan y qué ven en internet. Aunque para un padre esto pueda significar una manera de proteger a sus hijos del lado oscuro del internet, no saben que, en realidad al incurrir en estas acciones, está entrando en sí en uno de los lados más oscuros del mundo digital.

Porque estas apps representan lo opuesto a proteger a los pequeños de la casa

Las llamadas “tracking apps” se venden como vigilantes y protectores de los niños, pero en realidad su objetivo principal es lucrarse con los datos de los pequeños.

Estas “tracking apps” para niños representan todo lo contrario a lo que venden: protección para los más jóvenes de la familia. No solo motiva a los padres a ser sobreprotectores y controladores, sino que también utiliza a sus hijos como una fuente de dinero, al comercializar sus datos para venderlos a terceros. Al igual que ocurre con los criticados juegos móviles para niños, estas apps están diseñadas para obtener todos los datos posibles sobre menores para conocer su comportamiento y diseñar estrategias altamente personalizadas para vender publicidad.

En realidad, el rastreo de las actividades de los niños es una fachada para sus verdaderas intenciones: lucrarse a costillas de información privada. Un estudio publicado en 2017 sobre las apps de seguimiento para la salud proyectó que en 2022 estas aplicaciones habrán alcanzado una ganancia de 71.9 mil millones de dólares.

Y tan solo si ese dinero se utilizara para un bien mayor, pero, tal como hemos visto con Facebook desde que explotó la polémica de Cambridge Analytica, estos datos se venden para campañas políticas y compañías de publicidad. De manera que, estos padres que critican tanto cómo otras aplicaciones utilizan los datos de sus hijos sin su consentimiento, entregan sus datos deliberadamente al utilizar aplicaciones para rastrear su actividad.Los antihistamínicos no son la mejor opción para el resfriado común en niños

Porque no escapan del riesgo de la filtración de datos

En este sentido, hemos visto que ningún dato está realmente seguro en internet y que las filtraciones pueden ocurrir en cualquier momento, dejando expuestos millones de datos privados. Ninguna aplicación se escapa de este riesgo, incluso aquellas aplicaciones que aparentemente no se pueden rastrear, en realidad si pueden bajo conexión inalámbrica, según un estudio de Symantec.

La mayoría de estas aplicaciones monitoriza y rastrea la ubicación del usuario, aunque no lo sepan, haciendo que sus esfuerzos por pasar desapercibidos queden diezmados. De acuerdo con un reporte del MIT y de la Universidad Católica de Louvain sobre cómo la privacidad de los usuarios queda anulada con respecto a su movilidad, determinó que tan solo cuatro puntos de espacio temporal son necesarios para identificar a 95% de los individuos que transitan por dichos puntos.

En consecuencia, la intención de los padres de vigilar a sus hijos se potencia con estas aplicaciones en las que los datos dejan de ser privados cuando llegan a terceros que buscan lucrarse a cuestas de ello. Además, la confianza entre hijos y padres puede verse afectada al saber que están actuando de una manera tan controladora. Si es verdad que todos los padres quieren proteger a sus hijos, pero también deben darles libertad para crecer, y ciertamente las aplicaciones que prometen vigilarlos para su protección tienen un efecto contraproducente.

Así que, tal vez leyendo esto, pienses dos veces antes de descargar una app para rastrear la actividad de los niños de la casa.

Via

Please follow and like us:
error