Artículos Sociedad Tecnología

¿Progreso? ¿Qué progreso?

Print Friendly, PDF & Email



Listen son”, said the man with the gun
“There’s room for you inside”
Us & Them, Pink Floyd

Nos gusta creer que controlamos las tecnologías que hemos
puesto en circulación. Nos engañamos. Afectan a nuestras vidas de
maneras que a menudo se nos escapan y, en el caso de la inteligencia
artificial, ni siquiera entendemos. “La tecnología se disfraza de
progreso incuestionable”, sostuvo hace poco en una conversación a tres
bandas en Linkedin el diseñador Alberto Barreiro. “Y esto es precisamente lo que la hace tan peligrosa”.

Filósofos e intelectuales piden continuamente un debate ético sobre
el futuro que estamos creando a toda velocidad. ¿Estamos asegurando el
progreso de la humanidad? ¿No parece más bien que avanzamos
tecnológicamente simplemente porque podemos? Cuesta pensar que pueda
haber un poder que asegure que IA, big data, redes sociales o
plataformas colaborativas nos estén acercando hacia fines
benignos. En primer lugar, porque ni siquiera somos capaces de ponernos
de acuerdo sobre qué es benigno y qué no.

Ni siquiera sabemos si existe el progreso en realidad. Sabemos que la
tecnología avanza porque una innovación se basa en la anterior. Pero,
¿se aplica esto al progreso? ¿Y si la civilización, como dice el filósofo John N. Gray,
no es un estado permanente, sino algo gaseoso que puede retroceder
rápidamente en épocas de crisis (es decir, lo que estamos
viviendo ahora…)?

Entonces, la tecnología no sería avance, sino la herramienta útil que serviría para adormecernos, manipularnos y controlarnos. Y a eso difícilmente se le puede llamar progreso.

Fuente

Please follow and like us:
error