Redes Sociales

¿Su teléfono realmente escucha sus conversaciones? Bueno, resulta que no tiene por qué

Print Friendly, PDF & Email

por Dana Rezazadegan

¿Alguna vez ha conversado con un amigo acerca de la compra de un determinado artículo y ha recibido un anuncio de ese mismo artículo al día siguiente? Si es así, es posible que se haya preguntado si su teléfono inteligente lo estaba “escuchando”.

¿Pero lo es realmente? Bueno, no es una coincidencia que el artículo que le interesaba fuera el mismo que le apuntaba.

Pero eso no significa que su dispositivo esté escuchando sus conversaciones, no es necesario. Es muy probable que ya le esté dando toda la información que necesita.

¿Pueden oír los teléfonos?

La mayoría de nosotros divulgamos regularmente nuestra información a una amplia gama de sitios web y aplicaciones. Hacemos esto cuando les otorgamos ciertos permisos o permitimos que las “cookies” rastreen nuestras actividades en línea.

Las llamadas “cookies de origen” permiten que los sitios web “recuerden” ciertos detalles sobre nuestra interacción con el sitio. Por ejemplo, las cookies de inicio de sesión le permiten guardar sus datos de inicio de sesión para que no tenga que volver a ingresarlos cada vez.

Una cookie web (también conocida como cookie HTTP) es un paquete de datos que almacena información basada en su actividad en un sitio web. Cuando visita un sitio web, el sitio web envía la cookie a su computadora y su computadora la almacena en un archivo ubicado dentro de su navegador web. Shutterstock

Las cookies de terceros, sin embargo, son creadas por dominios que son externos al sitio que está visitando. El tercero a menudo será una empresa de marketing en asociación con el sitio web o la aplicación propios.

Este último alojará los anuncios del comercializador y le otorgará acceso a los datos que recopile de usted (para lo cual le habrá dado permiso para hacerlo, tal vez haciendo clic en una ventana emergente de apariencia inofensiva).

Como tal, el anunciante puede construir una imagen de su vida: sus rutinas, deseos y necesidades. Estas empresas buscan constantemente medir la popularidad de sus productos y cómo varía en función de factores como la edad, el sexo, la altura, el peso, el trabajo y los pasatiempos del cliente.

Al clasificar y agrupar esta información, los anunciantes mejoran sus algoritmos de recomendación, utilizando algo llamado sistemas de recomendación para dirigirse a los clientes adecuados con los anuncios adecuados.

Las computadoras trabajan detrás de escena

Existen varias técnicas de aprendizaje automático en inteligencia artificial (IA) que ayudan a los sistemas a filtrar y analizar sus datos, como la agrupación de datos, la clasificación, la asociación y el aprendizaje por refuerzo (RL).

Un agente de RL puede capacitarse a sí mismo basándose en la retroalimentación obtenida de las interacciones del usuario, similar a cómo un niño pequeño aprenderá a repetir una acción si conduce a una recompensa.

Al ver o presionar “me gusta” en una publicación de redes sociales, envía una señal de recompensa a un agente de RL confirmando que se siente atraído por la publicación, o tal vez interesado en la persona que la publicó. De cualquier manera, se envía un mensaje al agente de RL sobre sus intereses y preferencias personales.

Si comienza a darle me gusta activamente a publicaciones sobre “atención plena” en una plataforma social, su sistema aprenderá a enviarle anuncios de empresas que pueden ofrecer productos y contenido relacionados.

Las recomendaciones de anuncios también pueden basarse en otros datos, que incluyen, entre otros:

  • otros anuncios en los que hizo clic a través de la plataforma
  • datos personales que proporcionó a la plataforma (como su edad, dirección de correo electrónico, sexo, ubicación y en qué dispositivos accede a la plataforma)
  • información compartida con la plataforma por otros anunciantes o socios de marketing que ya lo tienen como cliente
  • páginas o grupos específicos a los que se ha unido o le han dado “me gusta” en la plataforma.

De hecho, los algoritmos de inteligencia artificial pueden ayudar a los especialistas en marketing a tomar grandes cantidades de datos y utilizarlos para construir toda su red social, clasificando a las personas que lo rodean en función de lo mucho que les “preocupan” (interactúan con ellas).

Luego, pueden comenzar a dirigirse a usted con anuncios basados ​​no solo en sus propios datos, sino también en los datos recopilados de sus amigos y familiares que usan las mismas plataformas que usted.

Por ejemplo, Facebook podría recomendarte algo que tu amigo haya comprado recientemente. No era necesario “escuchar” una conversación entre tú y tu amigo para hacer esto.

Ejercer su derecho a la privacidad es una elección

Si bien se supone que los proveedores de aplicaciones deben proporcionar términos y condiciones claros a los usuarios sobre cómo recopilan, almacenan y usan los datos, hoy en día los usuarios deben tener cuidado con los permisos que otorgan a las aplicaciones y sitios que usan.

En caso de duda, otorgue permisos según sea necesario. Tiene sentido darle acceso a WhatsApp a su cámara y micrófono, ya que no puede proporcionar algunos de sus servicios sin esto. Pero no todas las aplicaciones y servicios pedirán solo lo necesario.

Quizás no le importe recibir anuncios dirigidos en función de sus datos y puede que le resulte atractivo. Las investigaciones han demostrado que las personas con una visión del mundo más “utilitaria” (o práctica) en realidad prefieren las recomendaciones de la IA a las de los humanos.

Dicho esto, es posible que las recomendaciones de IA puedan limitar las elecciones de las personas y minimizar la serendipia a largo plazo. Al presentar a los consumidores opciones seleccionadas algorítmicamente de qué ver, leer y transmitir, las empresas pueden mantener implícitamente nuestros gustos y estilo de vida dentro de un marco más estrecho.

¿No quieres que te predigan? No seas predecible

Hay algunos consejos sencillos que puede seguir para limitar la cantidad de datos que comparte en línea. Primero, debe revisar los permisos de las aplicaciones de su teléfono con regularidad.

Además, piénselo dos veces antes de que una aplicación o un sitio web le pida ciertos permisos o que permita las cookies. Siempre que sea posible, evite usar sus cuentas de redes sociales para conectarse o iniciar sesión en otros sitios y servicios. En la mayoría de los casos, habrá una opción para registrarse por correo electrónico, que incluso podría ser con un correo electrónico de un uso.

Una vez que inicie el proceso de inicio de sesión, recuerde que solo tiene que compartir tanta información como sea necesaria. Y si es sensible a la privacidad, quizás considere instalar una red privada virtual (VPN) en su dispositivo. Esto enmascarará su dirección IP y encriptará sus actividades en línea.

Inténtalo tú mismo

Si todavía cree que su teléfono lo está escuchando, hay un experimento simple que puede probar.

Ve a la configuración de tu teléfono y restringe el acceso a tu micrófono para todas tus aplicaciones. Elija un producto que sepa que no ha buscado en ninguno de sus dispositivos y hable sobre él en voz alta con otra persona.

Asegúrese de repetir este proceso varias veces. Si aún no recibe ningún anuncio dirigido en los próximos días, esto sugiere que su teléfono realmente no lo está “escuchando”.

Tiene otras formas de descubrir lo que piensas.

Fuente

1 comment on “¿Su teléfono realmente escucha sus conversaciones? Bueno, resulta que no tiene por qué

A %d blogueros les gusta esto: