Sociedad Tecnología (general)

Los trabajadores remotos trabajan más tiempo, no de manera más eficiente

Print Friendly, PDF & Email

El regreso a la oficina está en camino (en USA), justo cuando comienza el verano en el hemisferio norte. Muy pronto, la gente podrá retomar el hábito de mirar con nostalgia por la ventana, esperando que aún haya sol el fin de semana. Dado que muchos trabajadores adoptan un patrón híbrido, tal vez viajando 2-3 días a la semana, el experimento del trabajo a domicilio a tiempo completo está terminando. Al mismo tiempo, proliferan las evaluaciones de su eficacia.

Las primeras encuestas de empleados y empleadores revelaron que el trabajo a distancia no reducía la productividad. Pero un nuevo estudio de más de 10,000 empleados en una empresa de tecnología asiática entre abril de 2019 y agosto de 2020 muestra un panorama diferente. La empresa utiliza software instalado en las computadoras de los empleados que rastrea qué aplicaciones o sitios web estaban activos y si el empleado estaba usando el teclado o el mouse. (Las compras en línea no cuentan).

La investigación ciertamente concluyó que los empleados estaban trabajando duro. Las horas totales trabajadas fueron un 30% más altas que antes de la pandemia, incluido un aumento del 18% en el trabajo fuera del horario normal. Pero este esfuerzo adicional no se tradujo en ningún aumento de la producción. Esto puede explicar la evidencia de la encuesta anterior; tanto los empleadores como los empleados sintieron que estaban produciendo tanto como antes. Pero la forma correcta de medir la productividad es la producción por hora de trabajo. Con todo ese tiempo extra en el trabajo, esto se redujo en un 20%.

Lo interesante es por qué sucedió esto. Los académicos pudieron analizar cuánto tiempo dedicaban los empleados a las “horas de colaboración”, definidas como varios tipos de reuniones, y cuánto tiempo tenían como “horas de enfoque”, ininterrumpidas por llamadas o correos electrónicos, donde podían concentrarse en sus tareas. A pesar de trabajar más horas, los empleados tenían menos tiempo de concentración que antes de la pandemia. En cambio, todo su tiempo extra lo ocuparon las reuniones. Los lectores veteranos pueden recordar la ley de Bartleby: el 80% del tiempo del 80% de las personas en las reuniones se pierde. Este estudio ciertamente ofrece evidencia de está.

Una posibilidad es que los gerentes estén menos seguros del compromiso de su equipo y estén celebrando más reuniones para verificarlos. Otra es que los gerentes convocan a tantas reuniones para validar su propia existencia cuando no están en la oficina. Sin embargo, los académicos sugieren que la mayor necesidad de reuniones es el resultado de la mayor dificultad de coordinar a los empleados cuando trabajan de forma remota, otro indicio de que el proceso es ineficiente. Cuando trabajan de forma remota, los empleados también pasan menos tiempo siendo evaluados, capacitados y entrenados.

Esto parece un trato injusto para los empleados. No recibieron más dinero por las horas extraordinarias. Aunque ahorraron tiempo en los desplazamientos, esto no compensó las horas extra dedicadas a las reuniones. No todos los trabajadores se comportaron de la misma manera. Aquellos que habían trabajado durante más tiempo en la empresa tendían a ser más productivos, lo que sugiere que les resultó más fácil sortear los peligros del trabajo desde casa. Los empleados con niños trabajaron alrededor de 20 minutos al día más que los que no lo tenían, lo que implicaba una caída aún mayor en su productividad, presumiblemente porque estaban distraídos con las tareas del cuidado infantil.

Entonces, ¿significa esto que las empresas abandonarán el trabajo remoto por completo, incluso su versión híbrida? Los académicos señalan que el personal de la empresa en estudio tiene casi todos sus estudios universitarios y sus funciones “implican un trabajo cognitivo significativo, el desarrollo de nuevas aplicaciones o soluciones de software o hardware, la colaboración con equipos de profesionales, el trabajo con los clientes y la participación en la innovación. y mejora continua”. Tal trabajo puede haber planteado un desafío particular en entornos remotos, en comparación con ocupaciones como responder a las llamadas de los clientes, por ejemplo, donde los empleados pueden trabajar con un conjunto de respuestas programadas.

No es de extrañar que haya algunos problemas iniciales y de coordinación relacionados con el trabajo a distancia. Después de todo, la práctica se impuso de repente. El estudio se detuvo en agosto pasado y uno se pregunta si los empleados han aprendido a usar su tiempo de manera más eficiente desde entonces. Y la investigación muestra que los empleados pudieron lograr la misma producción con un “tiempo de concentración” ligeramente menor que el que tenían en la oficina. La verdadera fuente de ineficiencia — sorpresa, sorpresa — fue el tiempo dedicado a las reuniones. Y la respuesta es simple; no llame a tantos, y manténgalos cortos.

* “Trabajo desde casa y productividad: evidencia de personal y datos analíticos sobre profesionales de TI”, por Michael Gibbs, Friederike Mengel y Christoph Siemroth

Fuente: The Economist

A %d blogueros les gusta esto: